+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Campo y ciudad

Piel de cordero

 

Lanudo pellejo con el que algunos se ocultan. Como el extremista, de uno u otro signo político, o joven ladino o avejentado cretino, émulos del radicalismo; como la usada, por ejemplo, por el neocomunista de la vieja intransigencia bolchevique, que tan maltrecha quedó cuando otros derribaron el muro de Berlín, tras lo destrozado por los tanques en la primavera de Praga. Es la del alumno del comité revolucionario. La del lobo o lobezno tanto como redomado hipócrita, el que enseña sus colmillos de mala leche, se supone, cuando perora. Es la del espécimen de un rancio y trasnochado lumpen que con gestual cursilería bendice a los parias de la tierra para la prometida y el cielo por conquistar; o la esperanza de los hodiernos iluminados que en carne propia jamás han sufrido la trágica experiencia de una u otra dictadura. Verbigracia, citando un caso externo, la que otrora acabó con millones, de ucranianos, muertos de hambre, o en los gélidos campos de concentración y exterminio, para edificar sobre el montón de cadáveres el paraíso social del estalinismo.

Malas personas esas que viven de la trola y de los gastos subvencionados, a costa del erario público o de fondos de alambicadas y delictivas procedencias. Benéfica tolerancia que es en cierta medida el débil talón de Aquiles de la democracia. Y con ella cabalgándola, utilizándola con precisión, vuelven a arrastrar, una vez más, a batallones de incautos infectados de hartazón, intransigencia, violencia, odio y resentimiento, contaminándolos con proclamas irreales, si bien sea verdad que aprovechando la miopía, cerrazón y escasas luces de aquellos que tenían que haber operado, como era su obligación, para evitar, aunque siempre a beneficio de sus nunca repletas faltriqueras, el renacimiento de una situación que se creía superada, oponiéndose a que fuerzas propias tanto como foráneas volvieran a intentar la balcanización y la radicalidad como acaece, verbigracia, con los nacionalismos de tan infaustas connotaciones tan conocidas por muchos e ignoradas por otros instrumentalizados al efecto.

* Doctor ingeniero agrónomo. Licenciado en Derecho

Opinión

Los nombres de negro

ALBERTO Barciela

Matar al mensajero

Cristina Pardo

Flamenco

Marcos Santiago Cortés

La Térmica

Miguel Ranchal

Estrategia española de economía circular

FRANCISCO SOLANO Cobos Ruiz

Democracia maloliente

Alberto Díaz-Villaseñor

Jesucristo iría en bicicleta

Julián Blanco Ramírez

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Fernando Casado Raigón. Médico del Hospital de Cabra

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...