+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Campo y ciudad

Piel de cordero

 

Lanudo pellejo con el que algunos se ocultan. Como el extremista, de uno u otro signo político, o joven ladino o avejentado cretino, émulos del radicalismo; como la usada, por ejemplo, por el neocomunista de la vieja intransigencia bolchevique, que tan maltrecha quedó cuando otros derribaron el muro de Berlín, tras lo destrozado por los tanques en la primavera de Praga. Es la del alumno del comité revolucionario. La del lobo o lobezno tanto como redomado hipócrita, el que enseña sus colmillos de mala leche, se supone, cuando perora. Es la del espécimen de un rancio y trasnochado lumpen que con gestual cursilería bendice a los parias de la tierra para la prometida y el cielo por conquistar; o la esperanza de los hodiernos iluminados que en carne propia jamás han sufrido la trágica experiencia de una u otra dictadura. Verbigracia, citando un caso externo, la que otrora acabó con millones, de ucranianos, muertos de hambre, o en los gélidos campos de concentración y exterminio, para edificar sobre el montón de cadáveres el paraíso social del estalinismo.

Malas personas esas que viven de la trola y de los gastos subvencionados, a costa del erario público o de fondos de alambicadas y delictivas procedencias. Benéfica tolerancia que es en cierta medida el débil talón de Aquiles de la democracia. Y con ella cabalgándola, utilizándola con precisión, vuelven a arrastrar, una vez más, a batallones de incautos infectados de hartazón, intransigencia, violencia, odio y resentimiento, contaminándolos con proclamas irreales, si bien sea verdad que aprovechando la miopía, cerrazón y escasas luces de aquellos que tenían que haber operado, como era su obligación, para evitar, aunque siempre a beneficio de sus nunca repletas faltriqueras, el renacimiento de una situación que se creía superada, oponiéndose a que fuerzas propias tanto como foráneas volvieran a intentar la balcanización y la radicalidad como acaece, verbigracia, con los nacionalismos de tan infaustas connotaciones tan conocidas por muchos e ignoradas por otros instrumentalizados al efecto.

* Doctor ingeniero agrónomo. Licenciado en Derecho

Opinión

Ser alcalde

María Olmo

Solidaridad

Francisco García-Calabrés Cobo

La Navidad de la infancia

Manuel Fernández

Un nuevo republicanismo

José Naranjo Ramírez

Luces

Magdalena Entrenas

Naciones y sentimientos

Francisco Dancausa

Personajes de cuento

José Manuel Ballesteros Pastor

El décimo

Raúl Ávila

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / IGUALDAD Y POLÍTICA

Los grandes y valientes feministas y 'feministos'

Ya muchas veces los que se dicen demócratas y defensores de la libertad de expresión (pero para ...

CARTAS AL DIRECTOR / CAMBIO CLIMÁTICO

¿Pensar en global, actuar en local?

Lo que puede hacer cada persona y lo que pueden hacer las ciudades para combatir el cambio climático

CARTAS AL DIRECTOR / CUMBRE DEL CLIMA

A Greta no le gustan los burros

Antes de IKEA, y ABBA (este era un grupo musical de los 70, no una tienda de “todo a ...

CARTAS AL DIRECTOR / MESA DEL CONGRESO

Al final se cumplió lo de volver al redil

En la formación de la Mesa del Congreso, por culpa del cainismo, las zancadillas y la soberbia ...