+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Al contrataque

El pequeño Simenón

 

Ramón de España Ramón de España
19/08/2019

El francés Frédéric Dard (1921–2000) ha pasado a la historia de la literatura en minúsculas gracias a las ciento setenta y cinco novelas que consagró a las andanzas del comisario Antoine Saint-Antonio entre finales de los años cuarenta y principios de los noventa y que se vendieron como rosquillas en su país natal.

Se trataba de unos thrillers humorísticos de difícil traducción que solían encontrarse en quioscos y estaciones de tren --como las novelas de Guy de Cars, apodado Guy des Gares por ese motivo-- y que eran bastante entretenidos, aunque el ritmo de publicación de su autor no daba para muchos remilgos literarios. Entre los personajes secundarios brillaba con luz propia el ayudante de San Antonio, el catastrófico Berurier, que era a su jefe lo que el inefable Cattarella al comisario Silvio Montalbano de Andrea Camilleri.

Dard escribió, en total, más de trescientas novelas, y algunas de ellas mostraban cierta ambición literaria. Es el caso de El montacargas, que ha publicado entre nosotros Siruela y que es un notable ejemplo de lo que Dard podría haber dado de sí de no pasarse la vida con el comisario San Antonio y el merluzo de Berurier. El montacargas recuerda poderosamente a las novelas psicológicas de Georges Simenon y harían bien en no perdérsela los devotos del célebre escritor belga, cuyo comisario Maigret no deja de ser una versión mucho más digna de las gamberradas de San Antonio.

La acción transcurre en París durante una sola noche. El protagonista, recién salido de la cárcel, se obsesiona con una mujer que conoce en la calle y se deja arrastrar por ella a una peripecia turbia y con tintes de pesadilla que no va a salirle nada a cuenta. Es Nochebuena, el hombre se agobia en casa de su madre muerta, sale a beber y a que le dé el aire y topa con una mujer en la que atisba una posible redención. Lamentablemente, las cosas no saldrán según lo previsto: hay un muerto por en medio y todo parece indicar que se lo van a adjudicar a él.

El montacargas es una historia sobre el amor imposible y la desesperación inherente, sobre las ilusiones que nos hacemos y que no nos conducen a ninguna parte, y también un thriller a lo Simenon de mucho fuste. Esta novela excelente demuestra que el señor Dard servía para mucho más que para redactar las aventuras cómico-policíacas del comisario San Antonio. Apareció en 1961 y fue llevada al cine.

* Periodista

Opinión

Virtudes parentales

Miguel Ranchal

Se puede ser republicano

José Luis Casas Sánchez

Un «poner»

Clara Gregorio Rey

La patronal del machismo

Emma Riverola

Tiempos sinceros

Alberto Díaz-Villaseñor

Troya

Ricardo Rivera Pereira

Patio de colegio

David Márquez

La transición justa

AZAHARA Merino Martos

Turismo, cultura y ciudad creativa

TOMÁS López-Guzmán

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / EL PIN PARENTAL

¿Quién tiene el deber preeminente de educar? ¿Estamos educando en libertad?

Ante las polémicas declaraciones en estos últimos días, de algunos de nuestros representantes de ...

CARTAS AL DIRECTOR / EDUCACIÓN

Visitas obligadas, como formación

Leo con satisfacción en la contraportada del semanario católico Alfa y Omega nº 1.150, este ...

CARTAS AL DIRECTOR / INDIVIDUOS Y ESTADO

El Registro Civil no es un Registro de la Propiedad

El Registro Civil no es un Registro de Propiedad sobre las personas menores, del mismo modo que ...

CARTAS AL DIRECTOR / EL PIN PARENTAL

Derecho del niño

Algunos están reintentando reconstruir desde la base, el hogar, la feroz y aún reciente dictadura. ...