+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La retranca

Peligro para caminantes

 

Jesús Vigorra Jesús Vigorra
28/07/2019

Recuerdo algo que un maestro, excelente fabulador, nos contaba en el curso de ingreso al bachiller, éramos alumnos de entre diez y once años. Imaginaba él, que vio truncada su carrera y menguada su capacidad para las mates por una parálisis, que nosotros veríamos cosas extraordinarias a tenor de la imparable velocidad de la ciencia. Cuando comenzaba diciendo «yo no lo veré, pero vosotros sí...» ya sabíamos que habría hueco para la fantasía, pausa para los problemas y que estábamos liberados de salir a la palestra. Entre los muchos sueños que el maestro describía con entusiasmo recuerdo uno que jamás he olvidado: Yo no lo veré..., pero vosotros o vuestros hijos muy pronto irán a la escuela volando. De la mochilacóptero colgada a vuestras espaldas saldrán unas hélices que se activarán tras un impulso de propulsión y por el aire os desplazaréis tan ricamente, jugando y viendo la calle desde lo alto. Qué lejos estaba mi antiguo maestro soñador de lo que el futuro traería. Qué diría si viera hoy las ciudades llenas de patinetes eléctricos, ruedas como zancos y otros vehículos deslizantes que han complicado el tráfico sobremanera y han saturado las aceras de cacharros pedestres con amenazador peligro para caminantes. Espabilados fabricantes, aliados con los supuestos emprendedores locales, han burlado todas las normas, la educación vial y la regularización de los aparcamientos. Tanta exigencia para circular en moto, permiso, casco, ITV y los consiguientes impuestos municipales, tan larga lucha para conseguir el carril bici y ahora, de la noche a la mañana, ese carril costeado con dinero público para el pedaleo se ha llenado de insensatos circulando a todo trapo encima de un juguete. Por supuesto van sin casco, no pagan impuesto alguno, no necesitan ningún permiso ni control del vehículo y no contribuyen en nada por la utilización de la calzada. Los alcaldes, mariacomplejados por naturaleza y celosos siempre de que se les escape un voto, contemplan está tropelía, esta usurpación del terreno público, esta invasión de las aceras, este arrinconamiento de los peatones, esta barra libre de aparcar en cualquier sitio, con una tibieza inexplicable y un apocamiento incomprensible en un regidor serio y comprometido con el bienestar de sus vecinos y con el tan cacareado desarrollo sostenible. Y eso sin hablar de las motocicletas chinas diseminadas por la ciudad que han convertido a los transeúntes en hormigas atómicas que nos asaltan como mosquitos. Ojalá y nuestro paisano el fiscal de Tráfico Bartolomé Vargas ponga pies en pared antes de que el parlanchín Pere Navarro, director general de Tráfico, venga con la lista de víctimas y daños colaterales, que no serán ni pocos ni baratos. Celebramos la llegada del hombre a la luna hace cincuenta años pero sin dejar de arrastrar los zapatos. Feliz verano.

* Periodista

Opinión

Zapatero a tus zapatos

Juan M. Niza

¿Y ‘Ciutadans’?

Marcos Santiago Cortés

El estadio de El Arcángel

Francisco Dancausa

La guasa de los whatsapp

Isabel Agüera

Parálisis planetaria

Nerea Vadillo

Leones

Miguel Ranchal

Obituarios de un presidente

José Luis Casas Sánchez

Ahorrar con la eutanasia

Silvia Cóppulo

Lectores
VIVIENDA

Los desplazados

Todavía en Córdoba se puede comprar un piso o alquilarlo. Sin grandes exigencias si no tienes una ...

POBREZA

El cuarto mundo de España

El 30 de enero se publicó que el FMI alertaba de que el gasto social en España se dirigía más a ...

POBREZA

La ONU nos quiere pobres

Mandan como relator a nuestro país al señor Philip Aston, australiano, alto, buen porte, con pinta ...

nuevas iniciativas

Felicitación al Ayuntamiento

Aunque con retraso, permitirme que felicite a nuestra Corporación Municipal por la programación ...