+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Colaboración

El paro y el trabajo

 

Ricardo Crespo Ricardo Crespo
25/04/2019

Hace unos días en una plaza oí unos gritos. Alarmado miré: eran gritos de júbilo que una joven daba. Como se abrazaba a una persona que vendía cupones, pensé que le habría tocado la lotería y que debía ser un buen pellizco por el modo que exteriorizaba el sentimiento. Se plantó en medio de la calle y, excitada, empezó a hablar por el móvil, daba saltitos y pequeñas carreras de un lado para otro, como alocada. La gente en las terrazas y viandantes se miraban extrañados. Me acerqué al lotero y le pregunté cuánto le había tocado a la afortunada. «No es la lotería. Es que le han dado un trabajo». «¿Un trabajo?» «En un bar, de esos que venden montaditos», me aclaró, feliz por la suerte de la mujer a quien conocía de venderle cupones. Algunos extranjeros que oyeron el caso, estaban estupefactos.

Y es que, si usted estuviera en paro, ¿qué pediría? Trabajo, ¿verdad? Y si usted y su mujer y sus hijos en edad laboral estuvieran en el paro, pedirían ¡un trabajo ya! Y si tuviera un trabajo de esos que llaman precarios, pediría un trabajo a tiempo completo con un salario justo que le permitiera vivir con dignidad. Es decir, pediría ¡trabajo! Desde que yo sé y hay estadísticas el paro es la principal preocupación de los españoles con gran diferencia respecto a cualquier otra que se saquen de la manga los políticos. Preocupación que te hace vivir en un estado de angustia permanente. Y si encuentra un trabajo aunque sea precario, de esos que te deslomas en jornadas de diez o doce horas por un salario de miseria, es como si te hubiera tocado la lotería, ¿verdad?

Así está el trabajo aquí, con unos 7 millones de españoles, sumando en paro y en precario. Claro que hay que crear empleo y que la economía crezca. Es el reclamo de los reclamos. Pero es una falacia la doctrina, apoyada sobre todo por la derecha, de que el capital a través de los mercados (mejor cuanto más libres de la intervención del Estado) pueden ofrecer una más justa distribución de la riqueza y mejorar la vida de los trabajadores, cuando las desigualdades sociales no hacen más que crecer y aumentan los «trabajadores pobres». Hablando en plata, es un engaño como la copa de un pino.

Porque lo cierto es que el beneficio, en vez del empleo, es el alfa y el omega del sistema. La verdad es que nadie se pregunta por qué las horas de trabajo no han decrecido a pesar de la mayor capacidad productora de la tecnología, ni cómo se puede reconciliar la mayor precariedad en el empleo y la disminución de los salarios con la supuesta eficiencia del mercado. Y la verdad de las verdades es que el objetivo no es crear empleo, sino convertir el trabajo en una actividad que no transforme la realidad ni satisfaga las necesidades físicas y espirituales del trabajador, sino para que este sea mejor explotado y amarrar a las organizaciones obreras.

Las políticas económicas vía UE buscan mantener el crecimiento a muy largo plazo, minimizar la inflación y promover la estabilidad de los precios. No lograr el pleno empleo, que sería lo ideal para mayor consumo y recaudación fiscal que desarrollen políticas sociales. Ya Keynes dio la receta en la crisis de los años 30 de pasado siglo cuando observó la relación entre la restricción del crédito y el desempleo y que habría de mantenerse «hasta que los trabajadores acepten las reducción de los salarios». De hecho en la última década se han reducido un 16% en nuestro país. Harry Gordon Johnson, economista conservador de la Universidad de Chicago, lo expresó de forma sintética y clara en fecha más reciente: «Evitar la inflación y conseguir el pleno empleo puede considerarse como el conflicto entre la burguesía y el proletariado.» Y en esas estamos y la ultraderecha sale a la calle «sin complejos» (cuando debería meterse bajo una manta) en apoyo de la burguesía más reaccionaria.

* Comentarista político

Temas relacionados
 
Opinión

Augures

Miguel Ranchal

Poderes previsibles

Alberto Díaz-Villaseñor

Satisfacción

José Luis Casas Sánchez

Ser escritor

Isabel Agüera

‘Morrosidad’

Rosa María Sánchez

Sobre el Día de la Arquitectura

Juan E. Benito Pérez

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Sobre el Día de la Arquitectura

El Colegio de Arquitectos de Córdoba programa cuatro líneas de acción en el marco de la efeméride

CARTAS AL DIRECTOR / CATALUÑA

Autoridad y libertad

Existen dos palabras claves en todo orden democrático: autoridad y libertad, que no son conceptos ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Al doctor Sánchez, experto en economía

De un tiempo a esta parte, supongo que bastantes españoles se habrán dado cuenta de los progresos ...

CARTAS AL DIRECTOR / BOMBARDEO EN SIRIA

Carta del arzobispo Kissag Mouradian

Con profundo dolor recibí la noticia de un nuevo bombardeo del gobierno turco en el norte de ...