+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hoy

Paquita

 

Porque el tiempo es el dolor que acaba siempre por hundirme en la rutina del olvido; porque vivir se me convierte en una pátina de polvo y de melancolía, no he podido darme cuenta de que se nos iba nuestra Paquita. Paquita Jiménez Yepes. Poeta, maestra, mujer. ¡Qué pena nombrarla cuando ya no está! ¡Este silencio y sus palabras, vacíos de cobijo y compañía! ¡Y derruirme en las distancias, nieblas de abismos donde siempre me reciben la noche y la tristeza, lago oscuro en el que alguna vez vislumbro la luz de alguien tan extraviado como yo! ¡Tanto por decir que ya no diré nunca! ¡Tanto por esperar que ya no tiene esperanza! Escribo mojando la pluma en el temblor del corazón. Nuestra Paquita se sentiría feliz de verse en estas líneas, pero para ello ha tenido que irse y nunca regresar. Cada recuerdo se convierte en un clavo de fuego, que cae en mi alma como ascua sobre seda. ¡Oh sí, amigos, amigas mías, salid, gritad que las palabras, ¡todas las palabras!, están siendo traicionadas; que la mentira prospera como hierba abandonada por la luna! ¡Gritad en cada plaza que no hay nadie y nunca vendrá nadie, sólo la soledad más sola que la nada! ¡Escribid el triste vacío de los muros, el interminable silencio de las paredes sin niños que las pinten! ¡Narrad el pobre perro poseído por la lluvia; sus ojos, su abandono, su súplica de amor! ¡Oh sí, poetas del mundo y sus ruinas, no dejéis de cantar que el tiempo no regresa, que la poesía se escribe con dolor de ausencias y tardes de domingo y anocheceres de diciembre! No, no volverán las golondrinas donde habite el olvido. Asesinado por el cielo, entre las formas que van hacia la sierpe, soñando caminos de la tarde, puedo escribir los versos más tristes esta noche. Sí, poeta: el amor y el dolor son tu reino, porque las piedras que amabas a la tarde han sido derribadas, y se fue el hortelano del huerto que ocupas y estercolas. Porque tú no puedes volver atrás, entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí. Soledad, aprieta mi corazón como las uvas. Ayer y mañana comen oscuras flores de duelo. ¡Ay cómo canta la noche! Cerrar podrá mis ojos la postrera sombra aquí, ante esta inmensidad de luz y de horizontes o en una noche oscura, con ansias… Perdóname; no sé decirte nada más; yo aún estoy en el camino.

* Escritor

Opinión

Póngase la mascarilla

José Antonio López García

La guerra comercial de EEUU

Manuel Valencia

'Fake'

Carmen Martínez-Fortún

Los argentinos y Maradona

Joaquín Pérez Azaústre

Diga adiós a Maradona

Ricardo Crespo

Quim Torra: inútil

Emma Riverola

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Familias pobres sin recursos

En esta situación de emergencia social por la pandemia, muchas familias de nuestros barrios, se ...

CARTAS AL DIRECTOR

El opio del pueblo

El fútbol no es un deporte, sino una religión. Si con la que está cayendo en todos los sentidos y ...

CARTAS AL DIRECTOR

Colegios

Es una vieja aspiración de la izquierda el que desaparezcan los colegios concertados. Ya por el ...

CARTAS AL DIRECTOR

Agricultura ignora el 25-N

Un año más quiero mostrar la gran decepción que siento ante la actitud de la Delegación de ...