+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cielo abierto

Pancartitas

 

Ortega Smith se cruza con Almeida y boicotea con otra pancartita la concentración del Ayuntamiento de Madrid, se salta la Cibeles del dolor matriarcal para reivindicar cualquier dolor humano. El riego de obviedades solo ha servido para escuchar reconocer al alcalde lo que nadie le había preguntado: que está contra la ideología de género y el feminismo del 8 de marzo. Existe cierto feminismo, en el 8 de marzo y en todas las demás fechas, que anda últimamente en estampida a lugares sombríos como la abolición de la presunción de inocencia para el hombre, por el mero hecho de ser hombre. Es lo que se colige de afirmar que una mujer siempre dice la verdad. Porque si la mujer siempre dice la verdad, también únicamente por el hecho de serlo, significa que el hombre miente por sistema. O sea, un disparate: porque un hombre puede mentir y una mujer también, como un hombre puede matar y una mujer también, que es lo que dice Vox. Pues claro: bienvenidos al reino de las obviedades. Pero si lo que Ortega Smith iba buscando era sacar a Almeida de su presunta esfera moderada, lo ha conseguido con esa afirmación del alcalde contra el 8 de marzo. Y eso se entiende menos: por muchos excesos que se cometan desde el feminismo, como los hay en cualquier paisaje de nuestro desequilibrio social y nuestro pulso, no se puede negar la reivindicación de igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Porque en esa igualdad aún hay que trabajar y en dos direcciones. Si hay denuncias falsas o mujeres que matan, como vemos con la siniestra Ana Julia Quezada, nada tiene que ver con la necesidad de seguir condenando sin ambages el terrorismo contra la mujer. Las denuncias falsas y los asesinatos cometidos por mujeres no refutan tantos asesinatos continuos, como un pavor endémico. Esta realidad no la transforma ningún pantano retórico. Ningún lenguaje oculta el sufrimiento de los hijos ni resucitará a las mujeres asesinadas. Este oportunismo electoral ha nacido muriendo.

* Escritor

Opinión

La agonía del Mar Menor

Diario Córdoba

El segundo de la lista

Raúl Ávila

Flores de otoño

Carlos Miraz

La sedición continúa

Mercedes Valverde Abril

Unamuno, un intelectual disidente

Antonio González Carrillo

La belleza es verdad

Ángel Aroca Lara

En la basura

David Márquez

Lectores
DÍA INTERNACIONAL

Cáncer de mama

El cáncer de mama, por modos de vida, factores ambientales, genéticos o nutricionales, es el más ...

REIVINDICACIÓN

Pensionistas

Cada día que pasa hay más pensionistas dispuestos a reivindicar su pensión. Y es que los ...

CONFLICTO CATALÁN

Futbolistas contra la justicia

Faltos de portavoces más populares, ya en la cárcel o todavía fuera de ella (como Pujol o ...

POBREZA

En la mesa de los manjares

El evangelista Lucas nos relata la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro. Dos figuras ...

   
1 Comentario
01

Por vecino 14:09 - 21.09.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ayuntamiento y empresarios se unen al Obispado para expulsar a los vecinos de la Judería, ya convertida en un mero escenario. No tenemos derecho al descanso, no nos dejan vivir aquí. Nuestras calles, nuestras casas y nuestras vidas están condicionadas a las necesidades económicas y políticas de una élite cutre que ve en el turismo de garrafón la única salida para esta ciudad moribunda. Debemos irnos de nuestras casas para que otros ganen dinero.