+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hoy

Padres de la patria

"Agradeceríamos que no nos azucéis para pelearnos entre nosotros mientras os repartís el poder"

 

Estimados padres y madres de la patria: Los de aquí abajo, los que pululamos a ras de esta tierra y su pan, que debería ser de todos, los que levantamos las tristes pirámides de cada día, os agradeceríamos que no nos azucéis para pelearnos entre nosotros mientras allá en vuestras alturas os repartís el poder que os damos y pagamos; os agradeceríamos que os dedicaseis a resolver nuestros problemas y no los vuestros, porque aquí abajo estamos ahítos de injusticias y desdenes, y nos sentimos solos en las colas del paro, del hospital, de cualquier gestión administrativa; en las mujeres que violan y asesinan; a las puertas de las escuelas; ante las fronteras que hemos de atravesar para ir a otra región de nuestra patria. Nos sentimos solos bajo vuestras leyes y vuestros parlamentos, vuestras inquinas, vuestras vendetas y vuestros amaños. Estamos hartos de sufrir a los nacionalistas que costeamos. Tenemos el rostro ensangrentado de tanto pagar con el sudor de nuestra frente. No necesitamos más palabras, porque nosotros no poseemos tribunas donde elevar este clamor que no llega nunca a vuestras cumbres. No queremos más que nos metáis en vuestras guerras y nos abandonéis en ellas, mientras corréis a salvaros siempre. Necesitamos que nos arregléis la falta de dignidad que sufrimos al ser siempre engañados, manipulados, anulados y abandonados. Nuestra soledad es ya un infinito desierto de desesperación, porque para vuestro poder no somos nada tomados de uno en uno, hormigas que a costa de sueños rotos levantan frontispicios y oropeles, soberbias y mentiras. Nosotros sólo poseemos la verdad de las injusticias que sufrimos, porque vuestra voz nos pertenece pero nos la sustraéis para corromperla. Necesitamos que bajéis de vuestras nubes y no nos acoséis con promesas incumplidas. Porque lo que para allá arriba sólo es una montaña de papeletas sin rostro, para nosotros es nuestro corazón, nuestra mano, nuestra voz, que clama en un desierto; nuestra dignidad, nuestra esperanza, nuestras ansias de justicia y de vivir. No poseemos nada más frente a las incertidumbres y los miedos de la Historia, que manipuláis para vuestra recova; aquí abajo no queremos repetir nunca más el rencor ni la revancha. Callad y devolvednos la paz de la justicia y la verdad.

* Escritor

Opinión
Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...