+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

A pie de tierra

¿Ortografía...; qué es eso?

Lo que hay detrás de estos errores en términos de la formación que reciben los jóvenes españoles

 

¿Ortografía...; qué es eso? -

Desiderio Vaquerizo Desiderio Vaquerizo
19/11/2018

En estas últimas semanas, fiel a esa doble moral que lo gobierna todo, la sociedad española se ha mostrado escandalizada hasta el punto de rasgarse farisaicamente las vestiduras ante la proliferación de faltas de ortografía en nuestro entorno, ya no solo entre los estudiantes de enseñanza secundaria y universidad, sino también entre los propios docentes. «Si un profesor escribe con faltas se desautoriza», rezaba el titular de un periódico de tirada nacional reproduciendo las palabras de Darío Villanueva, actual director de la Real Academia Española de la Lengua. Y yo me pregunto: ¿ahora se enteran...? Este es un problema que muchos profesionales venimos denunciando desde hace años, quizás porque lo vivimos y lo sufrimos en primera persona. Si en la universidad suspendiera todo aquél que comete algún error ortográfico, superaría los exámenes un porcentaje mínimo de alumnos. Las prisas o los lapsus momentáneos están a veces detrás de ellos, pero también los hay reiterativos; y no faltan quienes acumulan un buen número, terribles y habitualmente perdonados ante el riesgo cierto de vaciar nuestras aulas. ¿Cómo, en consecuencia, no va a haber docentes que las cometan, si ellos mismos son hijos del sistema? Con todo, no sería justo achacar el problema solo al ámbito académico. Sus ramificaciones van mucho más allá, y afectan a la sociedad en su conjunto. El triunfo de las redes sociales y el whatsapp, en los que se usa de manera habitual un idioma deformado; la permisividad por parte de la RAE, que sanciona de manera periódica esas mismas deformaciones del lenguaje y las admite en nuestra hermosa lengua con la excusa de que se trata de algo vivo; los leñazos que atizan cotidianamente al pobre español los medios de comunicación en todas sus modalidades; la pobreza intelectual y expresiva de muchos de los personajes televisivos que se imponen como modelos; o, cierto es, la ausencia clamorosa y generalizada del hábito de leer. Yo doy clase en una Facultad de Letras, y conozco de primera mano las dificultades que encontramos los profesores a diario para que nuestros estudiantes cojan un libro (por supuesto, generalizo); y, cuando lo hacen, para que entiendan de verdad lo leído, pues muchos de ellos carecen de los rudimentos mentales suficientes para una correcta lectura comprensiva; son incapaces de un razonamiento abstracto, y, huelga decirlo, pocos logran desarrollar un pensamiento o una argumentación complejos. Todo esto, como es lógico, se manifiesta en un lenguaje propio llamativamente menguado, pero también en una franca limitación a la hora de entender a quien les habla porque carecen de vocabulario suficiente y, lo que es aún más grave e importante, no alcanzan la semántica de las palabras por el hecho de que no estudiaron antes etimologías, no las han escuchado ni leído jamás, o desconocen las lenguas de las que se nutrió el español. Aun así, la pregunta clave es otra: ¿son víctimas o verdugos...?

Uno de los dramas más importantes que vive nuestro propio país es el recurrente meter mano en las leyes de educación por parte de cada uno de los gobiernos que se suceden al frente del Estado; siempre, por desgracia, para peor. Los efectos de la Lomce, que podría ser derogada de manera fulminante en los próximos meses, habrán de valorarse en perspectiva dentro de unos años; y lo que viene da miedo. Por el momento, seguimos padeciendo las terribles consecuencias de la Logse, que destrozó nuestro sistema educativo de base y se ha contagiado a la Universidad como un efecto colateral más de lo políticamente correcto, de ese querer que todos seamos iguales aunque unos rebuznen y otros teoricen sobre agujeros negros, del enrasar por abajo, de la promoción automática, de la necesidad de clientes para poder subsistir. Mientras que la dichosa Selectividad no ejerza de tal actuando de filtro real y contundente; los padres no entiendan como un demérito, desprestigio social o fracaso personal el que sus hijos elijan opciones formativas no universitarias; la financiación de las Universidades no deje de depender del número y lo haga de la calidad; no se meta mano al sistema universitario español y se racionalice, tanto en lo que se refiere al número y el reparto geográfico de aquéllas como al nivel que cabe exigir a quienes frecuentan sus aulas; y no se deje de confundir rigor y exigencia con autoritarismo o represión, estamos listos. Hace décadas que aviso a mis alumnos del bochorno que pasarán si un día se enfrentan a los suyos cometiendo faltas de ortografía, por más que seguramente estos últimos no estén en condiciones de percibirlo. La amenaza se ha materializado antes de lo previsto, pero no faltará quien la minimice restándole importancia. Para reír y llorar a la vez, dados lo esperpéntico del asunto y la gravedad del fenómeno que manifiesta.

* Catedrático de Arqueología de la UCO

Opinión

A propósito de Electra

Paloma García Barranco. Especialista en Danza Histórica y Profesora del Conservatorio de Danza de Córdoba / Córdoba

Primavera (digital)

Manuel Fernández

Estefanía García

Diario Córdoba

Aurora Genovés

Diario Córdoba

David Moscoso

Diario Córdoba

«No dejar a nadie atrás»

Isabel Ambrosio

Más humanistas

Magdalena Entrenas

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / SOBRE EL DÍA DEL PADRE

El padre invisible

El Día del Padre en España es, desde hace ya mucho tiempo, poco menos que anecdótico. No hace ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

El decretazo de los viernes

Según rumores y rumoras, el siguiente decretazo-cuponazo de los viernes será: -- Decretazo para ...

CARTAS AL DIRECTOR / FAMILIA

El reparto de la herencia

Durante el patriarcado puro y duro el patriarca tenía derecho de vida y muerte sobre toda su ...

CARTA ILUSTRADA

A propósito de Electra

El pasado sábado 9 de marzo la flor y nata de la danza se dio cita en el Gran Teatro de Córdoba ...

   
5 Comentarios
05

Por vecino 20:15 - 19.11.2018

Debe de haber alguna razón para que la prensa española considere un golpe de estado que los catalanes intentaran un referéndum pero no que los bancos hayan obligado al Supremo a rectificar una sentencia para ahorrarse miles de millones.....Hoy se han manifestado en la Plaza de Oriente 3 chicas inofensivas y unos franquistas enalteciendo una dictadura asesina que mató a miles de españoles, así que la policía española, lógicamente, se ha empleado a fondo contra las chicas

04

Por Pilniak 19:07 - 19.11.2018

Quería decir también que el español es una lengua viva, no es latín ni sumerio, por lo tanto, por supuesto que la RAE debe adaptar el lenguaje a los tiempos, de no ser así, hablaríamos como en el siglo XVI, un español más primitivo y con una ortografía anárquica. Los idiomas evolucionan, no son inmutables, si no, hablaríamos latín y nunca habría surgido el castellano. Dentro de varios siglos el español será distinto al de hoy, y eso no es una cuestión de ignorancia, sino de evolución cultural. Si la unidad lingüística del español, por cierto, no se ha roto es porque el español dialectal de Andalucía se ignora, pero es el mismo español de Latinoamérica y acabará imponiéndose al español arcaico que se habla en el norte. Y por cierto, el dialecto andaluz lo ignora y desdeña la España castellana, porque los filólogos catalanes, en sus estudios del catalán, hacen comparaciones con otras lenguas de España y consideran al andaluz un dialecto del español.

03

Por Pilniak 18:56 - 19.11.2018

En el año 1999 la RAE recomendó no poner tilde al adverbio "solo", y en 2010 aprobó que ya no lleva tilde, por lo que ponérsela es hoy una falta ortográfica. En ese año 2010 se eliminaron las diacríticas de los pronombres posesivos, y de palabras como "guion", aunque en buen lógica, guion nunca debió llevar tilde al ser un monosílabo sobre el que no cabe tilde diacrítica, y cuyo golpe de voz recae en una vocal fuerte. Pues bien, hay editoriales y medios de comunicación que no respetan las normas de la RAE, y está por ver si los profesores están al corriente de dichas reformas, y si las respetan. ¿Puede un profesor suspender a un alumno, si este profesor no respeta el Manual de Ortografía Básica de la RAE de 2010? Obviamente, hay profesores, editoriales y periódicos tan ignorantes como esos alumnos. La vanidad es que crea ignorancia.

02

Por ACastroG 11:44 - 19.11.2018

Que razón tiene Vd, en todos sus argumentos, pero me temo que es predicar en el desierto y sembrar en tierra baldía. El daño que hacen a nuestra hermosa Lengua las redes sociales y hasta algunos medios de comunicación no debería ser permitido por la RAE, que, como Vd. muy bien señala es también culpable de este desafuero, cuando admite en su seno palabras deformes, cuando se baja los ropajes de su prestigio para acomodarse a la imposición de los deformadores, con el vacuo argumento de que es una "forma viva" del lenguaje. Con este argumento se da alas a todas las barbaridades de aquellos que no respetan la pureza de nuestro lenguaje y se inventan vocablos o formas totalmente inadmisibles. Y de la sintaxis, debería Vd. hablar cualquier día.

01

Por Antonio m 8:11 - 19.11.2018

Es como las " mentes pensantes" querer llamar la LETRO que no existe en la RAE. a una avenida que se denomina PERIODISTA QUESADA CHACÓN . En fin la estupidez no tiene limites ...... estos son capaces de ponerle av . de guestinjua.