+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El obispo químico

 

SANTIAGO Navajas
15/01/2016

Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, estará contento. En las últimas semanas le han crucificado en los medios, convirtiéndolo poco menos que en un mártir de la fe. Sin ir más lejos, en este Diario CORDOBA le han llamado "cateto" y "torpe" (Rafael Mir), se ha descrito su carta pastoral navideña de "salida de tiesto" (Miguel Ranchal) y se ha pedido a la Fiscalía que actúe de oficio para que le saque "tarjeta roja" porque habría traspasado determinadas "líneas rojas" (Octavio Salazar). Realmente no creo que el señor Fernández, que ha sido profesor de Teología Dogmática y Soteriología (he tenido que buscar en Google cuál es el contenido de una asignatura tan peculiar), sea ni cateto, ni torpe, ni que tenga que ser procesado. Por el contrario, aunque no esté de acuerdo con lo que dice, defiendo su derecho a expresar sus opiniones heterodoxas por muy "salidas de tiesto" que les puedan parecer a la mayoría.

Esta cascada de descalificaciones y propuestas de censura ha venido a cuento porque el señor Fernández se permitió una metáfora brillante a fuer de polémica a costa de la fecundación in vitro , tildándola de "aquelarre químico". Se sitúa así el clérigo católico, nacido en un lugar que debemos mencionar: ¡El Puente del Arzobispo!, en una larga e ilustre tradición de enemigos de la ciencia y la tecnología, de Mary Shelley, que escribió Frankenstein o el moderno Prometeo como una requisitoria en toda regla contra la soberbia de los científicos que juegan a ser dioses, hasta Martin Heidegger, el gran filósofo del Ser que vaticinó el ocaso de la humanidad arrastrada por lo que consideraba la barbarie tecnológica: la reducción de todos los seres, sobre todo el humano, a mero instrumento, con olvido de que cada ser humano tiene un valor infinito y no puede usarse como medio para cualquier otro fin.

Es comprensible, desde su ideología religiosa, el rechazo visceral del señor Fernández a la fecundación in vitro porque en dicho proceso son "desechados" multitudes de embriones, que bajo su punto de vista están dotados de una cosa que denomina "alma". Por otra parte, aquellos que son transferidos al útero han sido seleccionados por su "calidad". Y aquí reside quizás el mayor problema que los contrarios a dichas técnicas ven en todo el proceso: la apertura de la puerta a la ingeniería social genética, a la eugenesia y a una selección artificial de la especie humana que, por su misma lógica, conduciría a una transformación esencial de la misma.

Filósofos como Nick Bostrom, de la Universidad de Oxford, no rechazarían la denominación de "aquelarre químico" para el proyecto de transformación de la condición humana, sino que lo harían suya de forma irónica, aplaudiéndola. El "transhumanismo" es la corriente filosófica que considera que la propia evolución ha evolucionado, de manera que ahora los seres humanos somos los gestores de los cambios evolutivos a través de la ingeniería genética (ahora ha llegado su turno de buscar en Google "CRISPR"). Fíjense en el perro que les hace compañía, por ejemplo, cuyos ancestros fueron orgullosos y salvajes lobos que se avergonzarían de ese descendiente que lame la mano que le da de comer. O, como sostiene el bioquímico José Miguel Mulet: "Hay más tecnología en un tomate que en un iPhone". Otros, como Ray Kurzweil, apuntan en la misma dirección de Bostrom, solo que contempla la evolución humana desde una perspectiva más bien de inteligencia artificial. Según la bola de cristal "futuróloga" del que es director de Ingeniería de Google, en el año 2049 se producirá la "singularidad", la fusión de la inteligencia humana con la artificial. ¿Han visto Terminator ? Que el obispo que tengan más a mano, a ser posible especializado en "soteriología", les pille confesados.

Cyborgs o "mutantes", o una combinación de ambos, el futuro de la especie humana pasará seguramente por una superación de la misma gracias a la ingeniería genética y a la inteligencia artificial. Francis Fukuyama ha descrito este proyecto transhumanista como "la idea más peligrosa de la humanidad". Sin duda. Pero como decía Hölderlin, "allí donde crece el peligro crece también la salvación". Permítanme que yo también les recomiende una serie, ahora que están de moda --las series y las recomendaciones de las mismas--: Humans , sobre unos robots que se rebelan contra sus creadores. Igual, al final de verla, lo que ha dicho el obispo no les parece tan idiota. Aunque da igual. Parafraseando a Quevedo, química somos, pero química enamorada.

* Profesor de Filosofía

Opinión

La joya cerrada

Magdalena Entrenas

Nosotros el pueblo

Francisco García-Calabrés Cobo

Nuestro adviento

José Manuel Ballesteros Pastor

No lo llames salud

Emma Riverola

Virólogo

Manuel Muñoz Rojo

Cómo acabar con el fútbol moderno

Miguel Donate Salcedo

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Familias pobres sin recursos

En esta situación de emergencia social por la pandemia, muchas familias de nuestros barrios, se ...

CARTAS AL DIRECTOR

El opio del pueblo

El fútbol no es un deporte, sino una religión. Si con la que está cayendo en todos los sentidos y ...

CARTAS AL DIRECTOR

Colegios

Es una vieja aspiración de la izquierda el que desaparezcan los colegios concertados. Ya por el ...

CARTAS AL DIRECTOR

Agricultura ignora el 25-N

Un año más quiero mostrar la gran decepción que siento ante la actitud de la Delegación de ...

 
 
4 Comentarios
04

Por JUSTICIERO 17:22 - 15.01.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

SEÑOR NAVAJAS, ¿USTED LLAMARIA AQUELARRE COLOMBOLOFILICO, AL ENGENDRAR UN POLOMO AL NIÑO JESUS EN EL VIENTRE DE MARIA?. CONTESTE POR FAVOR O DON DEMETRIO

03

Por carmen 12:13 - 15.01.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El Obispo podía dedicarse a limpiar su casa, antes de dar "lecciones" a nadie. Porque Córdoba es pequeña y nos conocemos todos. Todos sabemos lo que tiene cada uno, saltándose todos los votos a la torera. Y por supuesto, el Obispo no tiene derecho a insultar a nadie. Aquí os dejo una carta de internet, que lo dice muy clarito. --- http://www.cartasaldirector.org/obispo-inquisidor/

02

Por vetman 12:02 - 15.01.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Oiga profesor defienda la libertad de expresión y de opinión pero no le ponga al discurso del obispo sus propias opiniones que no son las del obispo.Por cierto tanto que mira el Google para instruirse , sepa que respecto al antepasado del perro como sabe la comunidad científica no es el lobo, como del homo sapiens no es el mono.Y gracias por dotarle al animal de conciencia para avergonzarse, lo que el señor obispo y los taurinos niegan por ignorancia.

01

Por Esto Ocurre.... 10:41 - 15.01.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

A Santiago Navajas Unas declaraciones como esas no son para convertir a nadie en mártir de la fé. Quizá aflora más la incompetencia para ocupar el cargo que otra cosa. Y si está contento por eso es que además, le sobra la soberbia por más que su artículo trate de defenderlo aportando matices muy cuestionables. Sacar a la luz, en fechas en que se conmemora el nacimiento de Jesús y días antes el Dogma de Fé de la Virginidad de María, los matices del tal aquelarre químico es una salida de tono que un Sr. Obispo no debiera permitirse, ni el cargo le da derecho a hacer necesidades menores “fuera del tiesto” como usted dice. Su artículo permitiría mucho más debate pero aun siendo profano en la materia, me permito decirle que no es “comprensible” el “rechazo” del Sr. Obispo por el “desecho de embriones” con “alma” salvo que explicara si, cuando “se hace como fruto del abrazo amoroso “ (o una zarandaja parecida que se mencionaba en la ‘pastoral’), no hay también una serie de embriones que se desechan y por tanto también sería un aquelarre de tipo fisiológico. Y hablando de fisiología y necesidades: me parece mal que el Obispo haya hecho pis fuera del tiesto pero que luego usted pondere favorablemente las declaraciones tiene también delito….