+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hoy

Nuevas elecciones

 

Nuevas elecciones, viejas decepciones. Nuevas esperanzas, viejas desesperanzas. Porque el sistema está corrompido en la base, y a todos les conviene así, elección tras elección; porque un voto no es igual a otro, según esa contabilidad perversa que se inventaron en la Transición; porque insistimos en unas campañas para un pueblo convertido en masa, adocenado por los medios de comunicación y de incomunicación; porque cuarenta años de política educativa han madurado en este fruto huero; porque la política se ha ido convirtiendo en un circo de figurones, cuyos programas electorales son aire que resuena en la oquedad de la nada; porque la palabra se ha convertido en la perversión para prometerlo todo e incumplirlo todo; porque nadie lee nada, y así unos señores y señoras se pueden cargar todo y regresar tan tranquilos a sus vidas; porque nos hemos acostumbrado a vivir de esperanza en desesperanza, de expectación en desesperación, y ser hasta la muerte números, colas desde el infinito hacia el infinito; porque hemos aceptado que lo normal sea que no nos resuelvan los problemas, vivir en la mentira y en el enfrentamiento, en la traición de las ideas; porque no valoramos ni el salario que ganamos con la sangre de nuestra frente, con la humillación de nuestra dignidad, y que nos expriman en sus recovas, sus inquinas, sus banderas; porque nos sentimos cómodos siendo los esclavos de las pirámides, los remeros de las galeras, la carne de cañón, del andamio, de la ira; porque ya no nos importa poner siempre sangre, sudor y muerte en este circo de mentiras y apariencias, de guapitos y guapitas; porque vendrá otra y otra campaña electoral, otra «fiesta de la democracia», otro lunes para ser más masa corrompida, más soledad, y otra generación que coja el relevo de gritar, lanzar piedras, blandir palos, y todo seguirá igual en esta nada maquillada de democracia, esta vieja vestal adornada con las mismas viejas joyas, que sólo eran los abalorios de una meretriz de caseta de feria. Y la cabra-pueblo haciendo equilibrios sobre la vieja lata, y el ronco tambor hueco, que la anima, y las alabanzas del director de circo, y pasar la gorra hasta esquilmar al pueblo en su ruina moral y existencial, y la trompeta enmohecida, y su estridencia, y pasar la gorra.

* Escritor

Opinión
Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...