+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

Nuestro patrimonio

 

Nuestra Medina Azahara, Patrimonio Mundial de la Humanidad. Felicitémonos pero no nos engañemos: estamos viviendo de las rentas que nos dejaron las pasadas generaciones. Nosotros ¿qué le estamos legando a las venideras? Viendo cómo se abrazaban felices nuestros gerentes políticos y culturales, no pude evitar la pena de tantos edificios y monumentos maltratados o borrados durante el gobierno de esos mismos dirigentes. ¿De qué se felicitaban? Recordé las excavadoras sobre el palacio tardo romano de Cercadillas. Siglos esperándonos para contarnos su pálpito, y en varios días y noches, destrozado de la manera más miserable. Recordé nuestro viejo Puente Romano. Aquellos adoquines y farolas que recibieron los pasos de Lorca, de Machado, de Alberti, de tantos hombres y mujeres del pueblo. Mi corazón paseó por la Judería y volvió a sufrir el borrado sistemático que padece. ¿Qué le vamos a dejar a las generaciones que nos siguen? Si es que acaso conservan algo de conciencia, y no la han perdido junto con la herencia que les estamos legando. ¿Qué sería ahora de Medina Azahara si nuestros padres hubiesen pasado una vía del tren por las ruinas? ¿Y si hubiesen convertido en pisos la Corredera, o el palacio de Viana, o el Cristo de los Faroles? ¿Qué hubiera sido de nuestra Mezquita Catedral, o Catedral, o Mezquita, ¡o qué sé yo!, porque hasta el nombre lo tenemos que zarandear, si hubiese caído en manos de estos modernos restauradores? ¿Qué valor tendría si hubiesen cambiado las columnas que vieron a al-Hakán II por unas modernas de color azul, por ejemplo? ¿Y si no tuviésemos puerta del Puente? ¿Y nuestros paisajes de la Sierra, convertidos en estercoleros? ¿Dónde quedaría la calle donde jugábamos, la casa donde nos cobijamos, los jardines donde nos enamoramos? ¿Qué personalidad tendría Córdoba? Habría acabado por ser una ciudad anodina, de fuentes de pastiche y calles sin espíritu. No, no tenemos motivos para felicitarnos, sino para callar e intentar remediar esa política que nos arranca las raíces hasta que no nos conozca ni la madre que nos trajo. Y para que no se me acuse de detractor, termino bajo el amparo de los versos de nuestro Pablo García Baena en su poema a Córdoba: «¡Oh flor pisoteada de España!». También a él lo hemos perdido ya.

* Escritor

Opinión

Auschwitz, 75 años de memoria

Antonio Barragán Moriana

Dignificados por la abuela de Barbate

Miguel Santiago Losada

Al diablo con todo

Lola Alonso del Pozo

Manual del buen negro

Antonio Pineda

Perder los trenes

José Nevado

Mártires de la democracia

Joaquín Pérez Azaústre

Salteadores de internet

Jesús Vigorra

El papel seduce

María Olmo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / PREMIOS GOYA

Pepa Flores

Creo que somos muchos los españoles, y especialmente los andaluces, que sentimos admiración y ...

CARTAS AL DIRECTOR / EDUCACIÓN

Pin parental

A propósito del «Pin parental» que está suscitando tanta polémica, desde la Asociación Presencia ...

CARTAS AL DIRECTOR / tecnologías

Sin recuerdos

Hoy en día no les damos importancia a las personas que pierden sus recuerdos, ya que estamos en ...

CARTAS AL DIRECTOR / LEGISLACIÓN Y POLÍTICA

Reforma de la ley electoral

Hay dos aspectos a modificar de la actual ley electoral que de manera recurrente se vienen ...