+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

Nuestro mundo

 

Vuelvo de un viaje en tren. Por las conversaciones que oigo, compruebo que el azar nos ha unido en un mismo vagón a españoles, ingleses, árabes, rusos, chinos, sudamericanos, africanos; mujeres, hombres, abuelos, niños. Cada uno en sus recuerdos y sus sueños, en sus ilusiones por llegar o sus tristezas por partir; sus ojos hacia dentro, hacia el paisaje o había el insomnio. Cada uno en su historia y su añoranza, en su niñez, su casa, su calle y su amor. El tren llega. Cada cual, a su vida. Adiós. Nunca más volveremos a unirnos, compañeros. Me asalta una profunda soledad. Minutos antes del final, me hubiese levantado para despedirme, porque soñé decir estas palabras: «Hermanas, hermanos, sigamos todos en contacto para siempre. Hagamos entre todos un solo mundo en paz; una sola bandera de todas las banderas; una sola piel de todas las caricias; un idioma con todas las palabras de amor y de cobijo. Que el rico ayude al pobre; el inteligente, al torpe; el animoso, al triste; el fuerte, al débil; el joven, al anciano. No transmitamos más violencia en los nuevos corazones que traigamos a este mundo. No dejemos nunca más morir a nadie. Es puro el corazón de cada ser humano cuando nace. Tiremos para siempre las semillas de la guerra. Olvidemos para siempre las palabras que hablan de venganza. Derribemos las fronteras, los muros, las distancias; alcemos puentes; tracemos caminos y caminos, por mares, por montañas. Abramos los brazos, las manos, la sonrisa. Cultivemos el árbol de la paz. No dejemos nunca más en el olvido la conciencia de nuestra dignidad; no dejemos nunca más de ser humanos, para que nunca más el Poder nos tiente con el miedo a la libertad y nos esclavice con las cadenas de la nada». El tren llegó. Cogí mi bolsa de viaje. Bajé. ¡Tanta gente! ¡Tantos pasos! ¡Tanta tanta soledad! Me invadió mi amiga tristeza, porque necesité que alguien hubiese venido a recibirme para darme esperanza y abrazarme con ella y aliviar por fin en su abrazo el deseo de descansar; alguien que me cobijase y me dijese entre las lágrimas que ya nunca iba a estar solo, que nunca habría otra guerra, otra crueldad, otro egoísmo; que levantase mis ojos y entre las lágrimas viese que había llegado por fin a la vida que soñaba para mí, al mundo que soñaba para todos.

* Escritor

Opinión

Carta abierta de la sanidad privada

GINÉS Delgado Cerrillo

Referimiento

Antonio Agredano

Un verdadero acontecimiento

José Manuel Cuenca Toribio

Semana de penitencia

Manuel Piedrahita

Para recordar

Joaquín Pérez Azaústre

Coronavirus y el mundo rural

JAVIER CABRERA DE CASTRO *

Dolores

Francisco García-Calabrés Cobo

Cuando llegue el martes

Miguel Aguilar

Primavera de duelo

Desiderio Vaquerizo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

Gente que vale

Solo quiero decir que en estos días de encierro forzoso por el covid-19 estoy viendo algunas ...

CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

'Arenga' a los vecinos

Oído en una comunidad después de los aplausos de las ocho: «Queridos vecinos, los que ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

La verdad duele

Ante la ruina que padecemos y con el fin de financiarnos para luchar contra el coronavirus, hemos ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

Anhelos

En estos tiempos de incertidumbre, en estos momentos de preocupación, no cabe otra cosa que ...