+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CARTA ILUSTRADA

Nuestra rosaleda

 

16/06/2014

El pasado martes, 10 de junio, pude leer con satisfacción en este periódico una carta ilustrada firmada por Blanca Martínez Carrascosa, a favor de la recuperación de la Rosaleda de los Jardines de Agricultura, cuyo contenido subscribo.

En la foto que adjunto se ve el estado actual de dicha Rosaleda: en primer plano, envuelto en un enrejado metálico tenemos un antiguo y caudaloso pozo, cuya agua se bombeaba a primeros del siglo pasado a la torre de estilo neomudéjar que se ve al fondo, distribuyéndose desde aquí hasta todos los puntos del nuevo eje ajardinado del Paseo de la Victoria, que nuestros antepasados construyeron con orgullo en el siglo XIX, como símbolo de la modernidad de la ciudad.

En esa época no existía el Canal del Guadalmellato, y nuestra ciudad se surtía de agua potable a través de más de diez conducciones distintas, procedentes de diversos veneros ubicados en la falda de la Sierra e intramuros, debiendo la mayoría de las personas acudir a la fuente más próxima para acopiar agua potable, ya que la de los pozos estaba contaminada por los pozos negros. Fue entonces cuando nuestros regidores apostaron por un lugar de esparcimiento para todos los cordobeses sin menoscabo de las capacidades hídricas de la ciudad, y en 1866 nació el proyecto de riego de los jardines, que no se llegó a materializar hasta 1894, eso sí, con una torre metálica que poco después se substituyó por la que, por ahora, podemos ver en su enclave original.

Pienso que es un ejemplo de lo que ahora llamamos "sostenibilidad" el aprovechamiento del acuífero existente en la zona, y de "modernidad" dotar a la ciudad de un pulmón verde, el cual, cada vez más, parece un pulmón de acero. Es simplemente una cuestión de respeto por los ciudadanos y por sus mayores.

Manuel Martorell Martínez

Córdoba

Opinión

De uñas

Miguel Ranchal

Vergüenza política

José Luis Casas Sánchez

La perdida batalla de la caspa

Alberto Díaz-Villaseñor

Reivindicando a Pepe Escalante

Antonio Rodríguez de la Fuente

La dignidad de Manuela

Francisco Gordón Suárez

Salvador Ruiz

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

En el cincuentenario del Colegio de Administradores de Fincas

El signo de los tiempos va imponiendo sus indiscutibles modificaciones estructurales en el ...

CARTAS AL DIRECTOR / COLEGIO LA SALLE

Carta a una profesora

Este curso escolar empezó lleno de incertidumbre para 2ºA de Primaria del colegio de La Salle. ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Más de lo mismo y de los mismos

Ese es el resumen real de los acontecimientos políticos españoles, habidos y por haber. La casta ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Adiós, Sr. Abascal

Escribo en nombre de cinco votantes de Vox que, las cosas de la vida, no quieren que aparezcan ...

   
3 Comentarios
03

Por G.Pedros 18:44 - 16.06.2014

Hay que recuperar la zona verde en vez de hacer un edificio. De nuevo domina el hardware vs el software. No hay dinero desde hace cinco años para comprar novedades en la Biblioteca Provincial pero sí hay doce millones de euros para ladrillos y cemento. No hay dinero para comprar libros y productos audiovisuales pero sí hay presupuesto para hormigón. Como usuario de la biblioteca prefiero que esté actualizada en cuanto a novedades a que me hagan un contenedor bonito pero sin contenidos. El periodo de apertura de las Bibliotecas Provinciales se ha acortado mucho en los últimos años. Nada menos que tres meses cerradas tardes y sábados, siendo las bibliotecas de la Junta de Andalucía además las que tienen la competencia fundamental en este tema de las bibliotecas a través de la Consejería de Cultura. Desde el 15 de junio al 15 de septiembre la biblioteca provincial cerrada todas las tardes. Se cierran además sin presentar ningún estudio justificativo del uso.

02

Por Pancho Gamero 12:09 - 16.06.2014

No puede estar de acuerdo en algunas de las afirmaciones que se hacen en la carta ilustrada. Creo que muestra desconocimiento de la injusticia que sobre cierto sector de la población de la ciudad se llevó a cabo. Se creó una situación de menosprecio al abastecimiento de la ciudad en determinadas zonas humildes en favor de la clase social más adinerada. Con el riego de estos jardines con agua potable se dejó de abastecer fuentes de la ciudad carentes de agua. Fue en 1891 cuando el señor don Gabriél de Lamba el que solicitó que esta situación injusta terminara. Las aguas de la Torrecilla se empleaban desde 1888 a los jardines dejando desabastecida zonas de la Axerquía. Ya unos 30 años antes las aguas de Santa Clara se dedicaban a estos jardines dejando de abastecer las fuentes de la ciudad.

01

Por Funcionario 9:29 - 16.06.2014

Señor Martorell ayudenos a que respeten esta zona verde y pongan la biblioteca fuera del parque.