+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Al contrataque

Notre Dame

 

Milena Busquets Milena Busquets
22/04/2019

Es una ciudad fácil París, es fácil enamorarse de ella, es fácil enamorarse en ella, es fácil ser feliz allí. Hay ciudades magníficas pero más cerradas, más lentas y antipáticas, pero París es arrebatadora desde el primer momento, la felicidad está allí al alcance de la mano, como con algunas personas. No conozco a nadie que no le guste París y que no haya establecido al visitarla una relación personal con la ciudad. «Mi librería, mi restaurante favorito, mi calle favorita», te cuentan al regresar, como si llevasen años recorriendo sus calles. Y así es, París es uno de esos lugares que uno visita muchas veces antes de haber puesto un pie allí. Yo fui por primera vez a París a los 7 años. En el vestíbulo de casa había unos cuadritos y cuando le pedí a mi madre que fuésemos de viaje a París, me dijo: «Cuando tú o tu hermano lleguéis a la altura de estos cuadros, iremos a París». Llegamos (antes de lo previsto, mi hermano es altísimo y yo no soy baja) y mi madre, que siempre cumplía sus promesas, nos llevó a París.

El lunes ante las imágenes del incendio de la catedral sentí el mismo dolor profundo, el mismo zarpazo en el corazón que cuando el ISIS intentó (y logró en parte) destruir Palmira, la antigua ciudad del desierto de Siria, la misma desolación al no poder hacer nada para salvar algo que considero de mi propiedad, como mis libros o mis álbumes de fotos. Yo no creo que todo desaparezca ni que todo se acabe. Sabemos que algún día moriremos pero pensamos que nos sobrevivirán no solo algunas personas queridas sino también edificios, lugares y obras de arte, y que en todos ellos quedará algo de nosotros, de nuestros ojos que los recorrieron, de nuestros corazones que los amaron. En el caso de Notre Dame ha desaparecido un pedazo (la maravillosa, insustituible estructura de madera) de la ciudad que vieron Proust y tantísimos otros, conocidos o anónimos. Caminamos por el mundo agarrados a ese frágil hilo, los olivos de Delfos, una calle empedrada en Cadaqués, el Poseidón del Museo de Atenas, la capilla de los Medici. Estamos más o menos dispuestos a aceptar nuestra muerte, pero no lo estamos en absoluto a aceptar la desaparición de ciertas cosas y lugares. Me parece justo saber que yo moriré y que el campanario de Cadaqués seguirá allí, me parece bien, estoy de acuerdo. Pero la idea de que desaparezca el mundo en que hemos vivido, las calles que hemos recorrido, las obras de arte que nos constituyen como individuos pero también como parte de algo grande (europeos, seres humanos, personas) es inaceptable. Que Notre Dame siga en pie hace que la muerte (aunque sea de todos modos una putada mayúscula) me parezca más tolerable.

* Escritora

Temas relacionados
 
Opinión

Pato cojo

Ricardo Rivera Pereira

'Assassination Classroom'

Antonio Bueno Armijo

In memoriam

Federico Roca

Las cofradías cordobesas del siglo XXI

Julián Hurtado de Molina

Alerta Roja Eventos

Joaquín Pérez Azaústre

El gran cine nunca se va

Pedro de Silva

Un respiro

Joaquín Pérez Azaústre

Lectores
FELICITACIÓN

A la Legión, en su centenario

No me pasan inadvertidos los cien primeros años de la Legión, un cuerpo del ejército español ...

MANTENIMIENTO

Parque Cruz Conde

Llevo más de 2o años visitando todos los días (o casi todos) este paraíso de Córdoba. En general ...

DEPORTE EN EL BARRIO

Skatepark Arroyo del Moro

Querido alcalde de Córdoba: Soy Enrique, tengo 12 años y vivo en la zona de Arroyo del Moro. Le ...

SOCIEDAD

Se nos fue Pelagio

¡Un auténtico mazazo cuando mi hija me comunicaba por teléfono que Pelagio Forcada se había ...

 
 
1 Comentario
01

Por otras posibilidades 9:20 - 22.04.2019

La Catedral Notre-Dame de París tiene 856 años, y reina en una ciudad dos veces milenaria. El lunes 15 Abril fue una de los peores de mi vida al ver a esta enorme y singular Señora arder irremediablemente hacia la muerte. Eran escenas surrealistas, absurdas, insostenibles... Si hubiese sido un atentado o un rayo o una bomba se podría comprender, pero un "accidente" que pusiese esta joya maravillosa que es este monumento Patrimonio de la Humanidad resultaba más agresivo que el fuego que devoraba a Notre-Dame, silenciosa ante tanto clamor de amor. Nadie duda que es un santuario cristiano, pero también un espacio donde cabe no solo la población francesa sino planetaria. La reacción ante la posibilidad de haber "caído" y tal vez desaparecida del mapa de París resultó también inesperada. Reunir un BILLÓN en tres días No está al alcance de cualquiera. Su reconstrucción es un imperativo, por supuesto del Estado francés propietario del lugar excepcional, pero también de la Humanidad entera. Es en ello que Notre-Dame de París es un simbolo particular y global de reunión entre todas las tendencias religiosas u otras.