+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ELECCIONES / Dos miradas

No todo vale

 

Fake news, mucho ruido en redes sociales, mentiras directas, tertulianos y pactómetros, «que no he dicho lo que he dicho» (¡ay, la hemeroteca!), confundir mezclando folklore y creencias personales con intereses generales, supuestos hechos históricos manipulados, que digo una cosa y todo lo contrario como una chapucera paradoja de Schrödinger, insultos varios, acusaciones al contrario de lo que uno ha hecho anteriormente, discursos broncos, etc. es a lo que venimos asistiendo mucho antes de la precampaña (que como pregunta retórica no acabo de entender muy bien porqué lleva el prefijo «pre»). Nivelito. Y para mucha gente, esta espiral de crispación atizada se nos hace cansina, que nos toman por ingenuos, por no decir otra cosa. Pues eso, que tenemos la clase política que nos merecemos, y en nuestra mano está cambiarlo en esta era líquida de multipartidismo mudable

Ante tanto derroche de verborrea y falta de propuestas fundadas, se transluce la evidencia de diferentes modelos: volver la vista atrás, con planteamientos de «cuando antiguamente», retroceder en derechos y libertades ya consolidados, ocuparse solo de símbolos y no de las cosas de comer, bajadas fiscales engañosas (que no se yo cómo mantener así los servicios públicos que nos atienden a todos)..., o mirar hacia adelante en una España que avance y construya futuro junto a Europa, con sus diferencias y sus semejanzas. Porque a la ciudadanía lo que nos preocupa mayoritariamente son los servicios públicos, el empleo, la salud, la educación, la ciudad, los derechos, las pensiones... Vamos, esas cosas mundanas. Y como escribió un querido poeta, «ser español sin estridencias».

La política ha de servir para mejorar la vida y hacerla digna en todos sus aspectos. Economía social y sostenible, consolidación de derechos, respeto a la diversidad, una España inclusiva y no excluyente, igualdad de oportunidades, evitar el cortoplacismo, defensa del medio ambiente... Y diálogo es lo que necesitamos para continuar avanzando. El Estado español como suma de territorios diversos ha evolucionado en las últimas décadas de un modo exponencial, aunque sin duda hay grandes deudas pendientes. Pero ningún tiempo pasado fue mejor, y como demostró el filósofo en un lejano siglo V a.n.e., nunca nos bañamos dos veces en el mismo río.

En fin, como me enseñaron mis sabios padres, pasos atrás ni para tomar impulso.

* Presidenta del Consejo Social de la Ciudad de Córdoba

Temas relacionados
 
Opinión

Jugar con el límite

José Juan Luque

Celebrar la vida

Lola Alonso del Pozo

Re-Mi-Do-Do-Sol

Carlos Miraz

La pérdida de la inocencia

LUIS Galán Soldevilla

Help

María Jesús Monedero

Tiranía de las mentiras

Antonio González Carrillo

Malabares con platos chinos

Mercedes Valverde Abril

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los grandes olvidados del covid-19

La pandemia del coronavirus marcará un antes y un después en la historia de España y en los ...

 
 
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 9:30 - 23.04.2019

Hace mucho tiempo un político en activo se nos definió como gestor, porque a los ciudadanos solo les interesa tener trabajo, que los cuiden cuando caigan enfermo, cobrar sus pensiones, escuelas para sus niños…es decir, llenar la tripa. Definición de político en la que subyacen dos pensamientos que a este lector no le gustan. El primero que conciben que el pueblo siempre está en el tiempo del “primum vivere” del adagio latino incapaz, por tanto, de filosofar sobre su propio destino. El segundo, que consideran al pueblo como consumidores de lo que ellos elaboran en la fábrica de su política. Y esto me hace pensar que por este camino no se llega a la vida democrática, al menos. Y no me gusta.