+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Colaboración

«No te señales»

 

«No te señales» -

Clara Gregorio Rey Clara Gregorio Rey
24/01/2019

Cuántas veces habremos oído esa frase y cuánto daño nos ha hecho. Se nos quedó tan inculcada en nuestro subconsciente que ha marcado nuestra forma de actuar y comportarnos. El problema es que esas tres únicas palabras llevan en sí mismas un mensaje de sumisión, de cobardía, de aceptación de la mediocridad y de lo establecido por una sociedad insana y manipuladora, donde se castiga a quien proponga algo distinto.

Lo veo todos los días en mil detalles:

--Cuando asisto a algún curso o conferencia y nadie se atreve a ocupar la primera fila de asientos.

--Cuando se lanza una pregunta al público y la primera reacción es la de mirarse unos a otros, esperando a que sea otro el primero en levantar la mano y pronunciarse.

--Cuando uno recibe un halago y trata de quitarle importancia o incluso de negarlo, no vaya a resultar que quede de engreído por reconocerlo.

--Cuando en la empresa o cualquier colectivo hay malestar por ciertas cuestiones pero nadie se atreve a exponerlas a la dirección.

--Cuando uno tiene una magnífica idea o proyecto pero no la expone ni la desarrolla a no ser que alguien ya lo haya hecho antes.

--Cuando no te pones cierta prenda que te encanta porque no esté de moda o pueda resultar extravagante.

--Cuando al exponer tus ideas en alguna reunión te cuidas mucho de decir algo que no sea políticamente correcto.

--Cuando vamos a los mismos sitios que todo el mundo, escuchamos la música que todo el mundo, hacemos las mismas cosas que todo el mundo, consumimos las misma cosas e ideas que todo el mundo...

Sí, de eso se trata esto, de «todo el mundo”, de no salirse del redil, de quedarnos en eso que conocemos perfectamente cómo funciona y que se encargan los medios de comunicación de decirnos cómo tiene que ser, cómo tenemos que pensar y sentir. Hasta que un día te hartas y sientes que no perteneces a ese mundo, que no te convence, que no te hace feliz, porque has aprendido a observarlo con cierta distancia y te das cuenta de que es absurdo, asfixiante, aniquilante, contradictorio, injusto, despreciable, repelente, ridículo, bochornoso, estúpido...

Cuando decides salir de esa espiral de silencio y hacer visible lo que se calla... ¿Qué pasa entonces? Ves las caras de la gente que callan pero que dicen mucho. Te dicen que ellos se sienten y piensa igual, pero que eso es muy atrevido y es tabú. Se sienten desafiados a enfrentarse a algo que les da mucho miedo, que les va a sacar de su zona de confort, donde se juegan no ser aceptados por la sociedad o el grupo, donde pueden incluso perder su trabajo o el apoyo de sus familiares y amigos, que es mejor dejar las cosas como están, que son así y qué se le va a hacer, que siempre han sido así y no vas a venir tú ahora a querer cambiar «el mundo».

Cómo decirles que el mundo ha evolucionado ha sido gracias a personas que se atrevieron a desafiar lo establecido. Que conste que no me estoy refiriendo a que nos pongamos a protestar y a quejarnos por todo --lo que hoy en día parece deporte nacional, ya que nos quejamos de mil cosas y de las contrarias--, no, eso no es constructivo. Me refiero a plantear otras opciones, a poner en duda lo establecido, a preguntarnos si realmente lo que existe es lo idóneo o si podría ser de otra manera, a no dar nada por hecho o cierto en su totalidad, a no caer en el sesgo cognitivo, o lo que es lo mismo, negar o prescindir de lo que puede tambalear nuestras ideas o valores adquiridos, por miedo a descubrir que lo mismo estábamos equivocados y no tener el valor o la humildad necesaria para reconocerlo.

Me refiero a ser valiente, a romper las normas que ya no sirven y a hacerlo de manera positiva. A aventurarnos a vivir usando esa inteligencia de la que tanto presume el ser humano, con optimismo, con positividad, con amor y con mucho humor. Haciendo esto de vivir algo más interesante y no tan aburrido como hasta ahora, sacando y aportando lo mejor de cada uno en vez de convertirnos en un rebaño insulso, improductivo y lo peor, infeliz por aquello de no señalarse.

Así que te invito a que sí, a que te señales. ¡Señálate!

* Escritora, autora del libro ‘Jodidas pero contentas’ y consultora de Inteligencia Emocional

Opinión

Las cuentas del Consejo Europeo

Gabriel M. Pérez Alcalá

El subsuelo

Magdalena Entrenas

La hora del rey

Miguel Aguilar

No somos tan buenos

Marcos Santiago Cortés

Un final deshonroso

Joaquín Rábago

Salvar la monarquía

Francisco Dancausa

Mucho más carilla

José Manuel Ballesteros Pastor

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...