+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tormenta de verano

Nacional populismo

El regreso de los chamanes: gobernaron la primera mitad del siglo XX y han vuelto a la palestra

 

Es la corriente que está de moda en nuestros días. El gobierno de los visionarios y salvapatrias, de los excluyentes de todo signo. Donald Trump lo ha demostrado estos últimos 4 años, y sus 73 millones de votantes acreditan una vigencia que se extiende también por toda Europa, incluso por economías emergentes como Brasil o Filipinas. No solamente de derechas, también es un fenómeno que nos llega ataviado con los ropajes de la izquierda radical, como ocurre sobre todo en el sur de Europa y en América Latina. Lo sabemos bien, pues no somos ajenos a dichas realidades.
El nacional populismo se basa sobre todo en el regreso de los chamanes, esos seres que se creen superiores al resto, que profesan su credo a una ideología fundamentalista que rige y a la que deben servir todos, administraciones y administrados, jueces y justiciables, seguidos de un aparato mediático y manipulador típico de los totalitarismos, que nos trata de lleva a un pensamiento único que margina al que discrepa. Se indignan porque el mundo no se adecúe a sus expectativas, y deben vencer las resistencias de sus adversarios. Para ello, se centrarán no en buscar soluciones creíbles, sino culpables contra los que cargar su odio: ya sean los inmigrantes o las empresas del Ibex 35, según la ideología del chamán. Como escribe Víctor Lapuente en ‘El retorno de los chamanes’, cuando llegan al poder, todo lo impregnan con su ideología, nombran a sus acólitos para puestos de la Administración y politizan todas las decisiones públicas. Su estrategia pasa por ensalzar los instintos más primarios, enalteciendo el individualismo económico o cultural según sea de derechas o izquierdas, el enriquecimiento por encima de todo o la satisfacción personal. Nos hacen creer que tenemos derecho a todo, que el Estado es una máquina expendedora de derechos frente a la cual pocas obligaciones tenemos. Los retrata Hannah Arendt en ‘Los orígenes del totalitarismo’. Ambos comparten entre sus seguidores soledad y vacío espiritual. No es de extrañar, pues han anulado esas ideas trascendentes que han hecho avanzar a las sociedades durante siglos, ya estuvieran basadas en la patria o los valores de la religión. Ambos destacan el empoderamiento individual: hago con mi cuerpo, mi vida y mis obligaciones lo que quiero, empujados por el vendaval hedonista que deriva en una borrachera de narcisismo y likes. Gobernaron la primera mitad del siglo XX y han vuelto a la palestra.
Frente a ello, tuvimos en la segunda mitad de la pasada centuria, los gobiernos del capitalismo social, del estado del bienestar, de la socialdemocracia, del esfuerzo y el sacrificio colectivo que llevó al hombre a la Luna en el año 1969 o a la construcción de la Unión Europea. Los políticos serenos que entienden de forma pragmática la política, que no excluyen a priori hospitales ni escuelas porque sean de una iniciativa u otra. Donde todos suman y aportan. Que no quieren acabar con los ricos sino terminar con los pobres. Desgraciadamente hoy hemos excluido un sentido trascendente de la vida y hemos endiosado al ser humano. No tenemos un proyecto compartido como sociedad. Ante ello, los chamanes han vuelto, y su influencia irá en aumento tanto por la ausencia de líderes pragmáticos, como porque aquellos supuestos salvapatrias se crecen siempre en las crisis como su mejor caldo de cultivo, y la que tenemos viene para rato. Estemos alerta, seamos beligerantes con derechos y obligaciones, y no olvidemos lo que la Historia nos enseña.

* Abogado y mediador

Opinión

Peroles

Francisco Dancausa

Actualizar nuestro himno

Marcos Santiago Cortés

José Jiménez Poyato en la memoria

José Cobos Ruiz de Adana

Aznar está de vuelta

José María de Loma

Pedro, los Pablos y Pasapalabra

Carmen Martínez-Fortún

Einstein y la CNT

Miguel Ranchal

Hablas andaluzas

Manuel Molina González

Andalucía, ayer y hoy

Isabel Agüera

Contra la historia

José Luis Casas Sánchez

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / LA EXPLOSIÓN DE GAS

País de justicia archivada

Un nuevo escándalo judicial en un caso con cuatro muertos, diez heridos y docenas de personas ...

CARTAS AL DIRECTOR / Al AYUNTAMIENTO

Política de multas en la ciudad de Córdoba

Con motivo de una feliz estancia en su maravillosa ciudad nos trasladamos el mes de octubre a ...

CARTAS AL DIRECTOR / DEPORTES EXTREMOS

Demanda de un nuevo ‘skatepark’

Actualmente vivimos una crisis que afecta al deporte, en concreto a los deportes extremos en lo ...

carta ilustrada

Héroes de la residencia del Figueroa

Confieso que he vivido... Los héroes de la residencia del Figueroa. Antonio, "te cambiará la vida, ...