+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

In memóriam

En la muerte de una mujer excepcional

 

En la muerte de una mujer excepcional -

Hace unas horas que en la ciudad de Córdoba ha dejado de existir una persona de excepción: Pilar Moraleda García. Indesmentible madrileña, intelectual de raza, universitaria apasionada y de una vocación envidiable, su vida profesional como docente se situó, desde su llegada a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Córdoba en los años inaugurales y exultantes de la Transición, en el dominio de la más absoluta ejemplaridad y excelencia. Alumnos, compañeras y compañeros veían en ella reflejados los valores más genuinos de la enseñanza y, en especial, del más elevado talante del Alma Mater en estado puro e incandescente. Competencia, solidaridad, estímulo irradiaban a cada paso y gesto de su dedicación sin orillas, con una entrega y optimismo que obligaba a cualesquiera de sus interlocutores a desechar toda tentación de negativismo con su apuesta a todo evento por la alegría del trabajo bien hecho, suprema satisfacción de la mujer y el hombre responsable con su oficio. Y ella lo era en grado sumo. El día, quizás ya no lejano, en que se acometa la debida y fruitiva empresa de reconstruir uno de los capítulos esenciales de la historia de la Universidad española del último medio siglo, deparará sorpresas sin cuento el constatar el esfuerzo hercúleo y la ilusión ilimitada que los cuadros de profesores de unos centros todavía supeditados a sus Universidades de origen durante largo tiempo --Oviedo, Salamanca, Santiago, Sevilla, Granada, Barcelona, Valencia...-- pusieron al logro de una pronto y merecido estatuto de madurez, conseguido en no pocos casos con un empeño que reclama la admiración y gratitud más sinceras de la colectividad española, que encontró en tal afán uno de sus más legítimos motivos de orgullo de un país y de unas generaciones que protagonizaron la etapa áurea del advenimiento y consolidación de la democracia.

La por entonces joven profesora de Literatura española fue, sin hipérbole ni panegírico alguno --opuestos, por lo demás, a su entrañada y atrayente modestia--, pieza mayor y, en más de un aspecto, clave de una muy difícil navegación que, en el caso cordobés, arribó a buen, a magnífico puerto en muy corta travesía. La animosa y muy solvente Sección de Filología Hispánica se aquistó sin tardanza un lugar destacado en una Universidad recién creada por la letra genesíaca del Boletín Oficial del Estado y, por ende, necesitada perentoriamente, cara a las exigencias de la sociedad y del, en conjunto, excelente profesorado de las enseñanzas primaria y media de la ciudad y provincia, de un funcionamiento al menos con calificación de notable. En la antigua capital califal esa ardua hazaña se logró merced --importará repetir-- a docentes de la calidad humana e intelectual de la mejor estudiosa de vertientes descollantes de la obra de su coterráneo Pedro Salinas así como de otras muchas páginas de la literatura española más actual, pues su sensible espíritu y buida inteligencia mantuvieron permanente contacto con los latidos más vivos de un presente por cuya deriva nacional e internacional, cultural y sociopolítica mostrara invariablemente, como intelectual de linaje acendrado, acuciosa y solícita atención.

En los inicios de un otoño, estación por antonomasia «de los estudios», en la expresión de uno de sus poetas predilectos, Fray Luis de León, preñado de negros presagios para el porvenir de la convivencia nacional, ejemplos inmaculados de honestidad profesional, ética personal y empatía a raudales impelen espontáneamente a afiliarse sin demora en el amplio componente de los luchadores por un mundo mejor.

* Catedrático

Opinión

Sin derechos

Ruth Ferrero-Turrión

La historia se repite

Cristina Pardo

Rivera y la soledad

Emma Riverola

Súper Vox

Marcos Santiago Cortés

Canjes políticos

Juan Andrés Molinero Merchán

El papel de los medios

Marian Rebolledo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / MADRID

¿Olimpiadas 2032? No, gracias

Gallardón y Ana Botella, en sus megalómanas tres candidaturas olímpicas fallidas, dilapidaron ...

CARTA ILUSTRADA

Los Círculos de Silencio

En el año 2007 el sacerdote Alain J. Richard inició en Toulouse los primeros Círculos de Silencio. ...

CARTAS AL DIRECTOR / SENTENCIA DEL SUPREMO

15 años

15 años, eso es lo que les ha caído a los cincos miembros de la tristemente conocida, como La ...

CARTAS AL DIRECTOR / EXÁMENES

Errores inexplicables

Errar es humano, ya se sabe, y todos nos equivocamos a diario. pero sorprende que, con demasiada ...