+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Entre líneas

Menos mala leche

 

Juan M. Niza Juan M. Niza
25/03/2020

Por supuesto que la razón y el sentido común ayuda en estos momentos contra el coronavirus, así como algunos sentimientos y actitudes. Está la esperanza, el amor, la fe, el civismo, el patriotismo, la disciplina… también la firmeza, la seriedad, el humor… y si me apuran incluso el coraje y hasta pecados como la ira, la vanidad o un sano egoísmo. Sin embargo, la mala leche, lo que es la mala leche pura, sobra. Digo esto porque he leído la bulla que tuvo que aguantar una mujer con sus hijos que paseaban por un parque, con permiso para ello en este estado de alarma porque uno de los pequeños tiene un grave problema de autismo con claustrofobia. También me dio una infinita pena ver cómo en un supermercado se regañaba sin piedad a una anciana que tocaba varios paquetes de galletas sin decidirse. La señora, confundida, asustada y temerosa desde antes de entrar, acabó llorando bajo la inclemente bronca. Y luego he visto grabaciones sin piedad contra todos los dueños de perros por ser ahora unos privilegiados, he oído caceroladas de un signo o de otro, memes que destilan mala baba… El estado de alarma ha dado cancha también a muchos mandones frustrados cuando ahora lo que debe primar es la empatía, esa facultad que le permite a uno ponerse en lugar del otro. Y no es que pida que nos hagamos los tontos, que nos traguemos nuestros pensamientos y opiniones e ignoremos el malestar. ¡Faltaría más! ¡Eso es lo que quisieran algunos! Tanto los que nos quieren manipular, pese a ser evidente lo burdo de sus argumentos, como los que nos manejan sin darnos cuenta. Porque todos somos manipulables, aunque están los que son conscientes de ello y los que no. Siempre hay quienes quieren sacar partido de nuestro sufrimiento. Y es que esto es muy sencillo y no hay punto medio: o eres parte de la solución… o eres parte del problema. Ya habrá tiempo de ajustar cuentas si es que hay que hacerlo. Pero por ahora, la mala leche no ayuda.

Opinión
Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
3 Comentarios
03

Por Pilniak 12:03 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En Córdoba siempre ha habido mala leche, pero con el coronavirus la leche se habrá cortado y no habrá quien sea la beba.

02

Por Sant0s 10:09 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Referencia sobre el artículo que se publica hoy en su diario " Menos mala leche". Me gustaría que este mail llegara a manos de ese gran periodista que es Juan M. Niza. Le felicito por sus claridad de ideas, su buen hacer y su equilibrio razonable para los momentos trágicos que vivimos. Un abrazo Y ADELANTE SANTOS TRENADO SERRANO ABOGADO

01

Por COMECOR 8:39 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Creo que el pedir responsabilidades no es de mala leche. La mala leche es la de este virus infecto contagioso, maligno y destructor, al que se le ha dejado hacer de las suyas, por no haber tomado las debidas precauciones a su debido tiempo, empezando por China, la OMS, la Comunidad Europea y el gobierno español, más preocupado en su propaganda política, gastando dinero en pan y circo y despreocuparse de la sanidad y de todos sus medios.