+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Guadalquivir

Memoria

 

Memoria -

Manuel Muñoz Rojo Manuel Muñoz Rojo
26/03/2020

No es la primera vez que nuestros municipios sufren los efectos perniciosos de una enfermedad contagiosa que pone en peligro la vida de todos. He recopilado alguna de las más nocivas y su incidencia en la sociedad y economía de su tiempo. En la Edad Media, la peste negra llegó a la villa de Palma del Río en torno al 1383. En un testamento de ese año leemos una manda de cinco maravedís a la orden de la Merced que se encuentran en Palma realizando sepulturas para los fallecidos por «la pestilençia que agora anda».

En la Edad Moderna, una de las peores epidemias que asoló el sur de España ocurrió en 1649. Las víctimas mortales de aquella enfermedad contagiosa se estiman en más de 400 personas. El historiador Antonio Domínguez Ortiz se ocupó de esta grave peste y crisis de subsistencia en su libro Alteraciones Andaluzas. Destacamos la epidemia de peste de 1676 a 1682. El cabildo hubo de tomar medidas de aislamiento, establecer cuarentenas, cierre de puertas de la villa y suspensión de la Real Feria de agosto de 1676.

En el siglo XIX, la enfermedad de terciana de 1806 obligó al cabildo a suspender los festejos por la concesión del título de Patrona a la Virgen de Belén por bula del pontífice Pío VII. La grave pandemia provocada por la crisis colérica de 1834-1835 y 1855-1856, nos dejó cifras de fallecidos en Palma del Río espeluznantes. En 1884 nos afectó el cólera morbo asiático. La ermita de Belén fue habilitada como un lazareto sanitario donde pasar la cuarentena de diez días a los pasajeros que llegaban en el ferrocarril. La iglesia de Santa Ana fue convertida en un hospital de enfermos contagiados en el interior del pueblo. La real feria de agosto de 1885 hubo de suspenderse y ello motivó dos acontecimientos históricos: celebrar la velada a la patrona en la plaza del Ayuntamiento, dado que en el santuario no era posible y, recuperar la feria perdida con una provisional en mayo de 1886. Un ejercicio de memoria para mantener esperanza en el futuro.

* Historiador

Temas relacionados
 
Opinión

Virus

Ricardo Rivera Pereira

Cuarentena 2. Catalina

Miguel Donate Salcedo

Mascarillas de acero

Francisco Gordón Suárez

Sin procesiones nos queda el Evangelio

José Antonio López García

Contra el relato

José Nevado

José Peña

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

Gente que vale

Solo quiero decir que en estos días de encierro forzoso por el covid-19 estoy viendo algunas ...

CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

'Arenga' a los vecinos

Oído en una comunidad después de los aplausos de las ocho: «Queridos vecinos, los que ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

La verdad duele

Ante la ruina que padecemos y con el fin de financiarnos para luchar contra el coronavirus, hemos ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

Anhelos

En estos tiempos de incertidumbre, en estos momentos de preocupación, no cabe otra cosa que ...