+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Colaboración

Mazapanes al atardecer

«El virus puede ser el regalo que más se lleve estas navidades. Un regalo que hacemos...»

 

José María de Loma José María de Loma
01/12/2020

Sanidad pide prudencia después de las aglomeraciones que se han visto esta semana en grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Málaga o Vigo. Mucho pide Sanidad. Para lo que a veces da. Cataluña se apresta a aprobar que sean diez los comensales en las fiestas navideñas. Diez en las reuniones en domicilios y restauantes. Seguramente acabará siendo la medida en toda España. Diez. Falta uno para un equipo de fútbol. Con diez, las discusiones pueden quedar en empate y ahí ve uno más la necesidad del número impar. Solo diez. Jesús y los apóstoles tendrían que dejarse fuera gente. A Judas, entre otros. Es lo suyo. Diciembre se nos mete en el calendario, la gente se echa a la calle y los ayuntamientos iluminan las ciudades con luces que el personal contempla encendidas cuando hay luz diurna y que a partir de las siete u ocho de la tarde brillan para nadie. El virus puede ser el regalo que más se lleve estas navidades. Un regalo que hacemos o nos hacen la mayor parte de las veces de manera involuntaria, si bien todos sabemos que si nos quedamos en casa o no penetramos en interiores mal ventilados estaremos a salvo. No a salvo, quizás, del aburrimiento, pero sí a salvo del covid asesino. Las multinacionales corren para ver quién es la primera en sacar (y comercializar) el antídoto y nosotros corremos a rezarles a esas multinacionales para que sean todavía más rápidas y para verano, no todos calvos, y sí vacunados. En esas cavilaciones se nos van pasando las jornadas que antes eran muy parecidas unas a otras y ahora son con luces. No por eso se nos ilumina más el pensamiento. Ahora viene el puente. Pero no tenemos río que cruzar. Hay que contenerse y tener en cuenta como salvoconducto para el ánimo que si somos buenos y la curva se doblega, quizás podremos socializar algo más en el tramo final del año. Otra curva, la de la felicidad, vulgo barriga, puede desmandarse sin embargo. Mucho tiempo en casa. Y mazapanes al alcance.


* Periodista

Opinión

Calle Toledo

Joaquín Pérez Azaústre

España hace un siglo

José Manuel Cuenca Toribio

Provocación

Emma Riverola

Lirili, lerele

Antonio Agredano

Caballerizas

Magdalena Entrenas

Pablo y el vicepresidente

Miguel Aguilar

Contar las olas

Juan Gaitán

Lectores
CARTAS

Bebés abandonados

Dónde hemos ido a parar

CARTAS

Conocimiento veraz

Si nos quitan la cultura, la historia y la libertad ¿Qué seremos?

CARTA ILUSTRADA

Sobre la cruz de Aguilar

Algunos políticos creen tener el derecho de criminalizar las creencias privadas y las públicas, ...

CARTA ILUSTRADA

Despedida a Juan Antonio Díaz

Escribo emocionado por la pérdida de este gran amigo y actor, Juan Antonio Díaz Recasens. Nada ...