+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hoy

Mayores niñatos

«...un mal que nos abisma: el quedarnos infantiles para manejar problemas de adultos»

 

Hemos engendrado un mal que nos abisma: el quedarnos infantiles para manejar problemas de adultos. Con esta oscuridad invertimos nuestro tiempo en el poder de dominar a los demás y a la naturaleza, convirtiendo en virtual la realidad. Todo lo malo sucedía siempre en otro sitio; las guerras, las miserias, la pobreza. Y si por alguna fisura de esta fantasía se metía algún destello de la realidad, todo consistía en eludirla con cualquier guiño de la mente: pensamiento positivo, magia, autoayuda, fiesta; la diabólica fantasía de no querer tomar conciencia de qué pasaba. Todo convertido en un tétrico espejismo, para no saber nunca dónde se estaba, si en la vida o en la ficción. Los ahora abuelos nos jubilamos, aburridos de jugar a políticos y a profesionales, para jugar ahora a intelectuales, a escritores, a deportistas, hasta revolucionarios, y así creernos que fuimos lo que nunca fuimos y que somos lo que nunca hemos sido cuando pudimos ser. Desde esta mendacidad continua, criamos unos hijos para que siempre fuesen niños y jugasen con las mentiras del poder que les legamos, como juega un chimpancé con una bomba. Todos estábamos muy bien en el mundo de la palabrería, porque todo eran falsedades y piruetas, poses y disfraces. Pero llegó la realidad, no nuestra realidad tan calculada. Ahora la muerte no es algo en una pantalla, que podemos cambiar y apagar con un botón. Ahora estos mayores niñatos no sabemos qué hacer, cómo mentirnos, porque crecíamos creyendo que éramos más poderosos que la verdad. Nuestra palabrería y su brillo se ríen de nosotros. Y a ver cómo conseguimos asumir que el problema no es otro juego más. A ver cómo conseguimos dejar de ser este mazacote en el que nos gustó convertirnos y así manipularnos y que nos manipulasen. Ahora estos adultos niñatos nos escondemos en nuestra inercia de mentirnos y mentir, y seguimos delegando como siempre las responsabilidades que son nuestras, los fracasos que son nuestros. Ahora la cosa va en serio. Ya no nos valen las poses de sublimes, de poderosos. Ahora pataleamos si nos dicen que no podemos jugar más, trampeamos para ponernos la vacuna cuando aún no nos toca. Ahora ya no sabemos cómo poner muecas con los hoyitos y las poses para seguir camuflando nuestra ineptitud y nuestra vaciedad.

* Escritor

Opinión

Actualizar nuestro himno

Marcos Santiago Cortés

José Jiménez Poyato en la memoria

José Cobos Ruiz de Adana

Aznar está de vuelta

José María de Loma

Pedro, los Pablos y Pasapalabra

Carmen Martínez-Fortún

Einstein y la CNT

Miguel Ranchal

Hablas andaluzas

Manuel Molina González

Andalucía, ayer y hoy

Isabel Agüera

Contra la historia

José Luis Casas Sánchez

Listos muy listillos

Alberto Díaz-Villaseñor

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / LA EXPLOSIÓN DE GAS

País de justicia archivada

Un nuevo escándalo judicial en un caso con cuatro muertos, diez heridos y docenas de personas ...

CARTAS AL DIRECTOR / Al AYUNTAMIENTO

Política de multas en la ciudad de Córdoba

Con motivo de una feliz estancia en su maravillosa ciudad nos trasladamos el mes de octubre a ...

CARTAS AL DIRECTOR / DEPORTES EXTREMOS

Demanda de un nuevo ‘skatepark’

Actualmente vivimos una crisis que afecta al deporte, en concreto a los deportes extremos en lo ...

carta ilustrada

Héroes de la residencia del Figueroa

Confieso que he vivido... Los héroes de la residencia del Figueroa. Antonio, "te cambiará la vida, ...