+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

No me digas...

Mascarilla para todos

 

La decisión del gobierno andaluz sobre la obligación de usar la mascarilla de manera general y generalizada supone una gran decepción respecto a una Junta que hasta ahora venía tomando medidas responsables y sensatas. La estadística demuestra que nuestra región, la más poblada de España, sólo ha registrado cuatro casos por cien mil habitantes, superando únicamente a minúsculos territorios como Asturias, Cantabria y La Rioja, y eso aun siendo la primera o segunda región más turística del país. ¿Se puede obligar a ocho millones y medio de habitantes en una región donde las temperaturas están alcanzando de media de 38 a 42 grados, a veces más, a llevar mascarilla siempre, en cualquier lugar, incluso en el exterior? Parece una aberración. ¿Se puede justificar por motivos de ‘prevención’? Parece una doble aberración, es como matar moscas a cañonazos. Lo que la lógica y la sensatez deben dictar es su uso en entornos sensibles: en el interior de recintos públicos, en el exterior cuando haya aglomeración, y en lugares con características que lo exijan: turísticas y populares principalmente. Debe imponerse la racionalidad, y tanto como se habló de confinamientos selectivos, que ya se están dando en algunos sitios, para la mascarilla el criterio debiera ser el mismo. ¿Qué pinta la gente de las provincias de Sevilla, Córdoba o Jaén, donde no hay más casos significativos, o la de lugares rurales y vacíos, con la mascarilla puesta todo el día en el exterior? ¿Se trata de adoptar la solución fácil de hacer recaer la responsabilidad sobre los ciudadanos, en vez de ejercer la autoridad que la ley otorga a los gobiernos para imponer medidas en beneficio de todos, sólo allí donde es necesario? No más confinamientos generalizados, ni mascarillas generalizadas, sino actuaciones selectivas pero contundentes con la ayuda de la fuerza de la ley. Y medidas preventivas reales, como habilitación de más plazas hospitalarias, las pruebas que hagan falta en cada lugar de rebrotes y, en todo caso, algún confinamiento selectivo y limitado. Basta de recortes de derechos, de tratos de rebaño y de gobernar por decreto como en otras partes. Aquí, no.

* Escritor

@ADiazVillasenor

Opinión

Un último (mal) servicio

DIARIO CÓRDOBA

Adiós a todo eso

Miguel Ranchal

Vuelven los eventos a Córdoba

Vicente Serrano Gutiérrez

Apocalípticos

Antonio González Carrillo

De todo mal puede surgir un bien

Juan Balsera Santos

Mucho más carilla

Ricardo Rivera Pereira

Ficción

Miguel Donate Salcedo

No con mi nombre

Silvia Cóppulo

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
1 Comentario
01

Por gañán de Fernán Núñez 10:09 - 14.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Estoy totalmente de acuerdo con el Sr.Díaz. Una vez más nuestros políticos muestran su incapacidad para gestionar esta pandemia con medidas sensatas y optan por tomar las que descargan sus responsabilidades y las arrojan sobre los ciudadanos. Si hay un rebrote,la culpa es nuestra. Si no lo hay habrá sido gracias a las normas que ellos dieron en su día.