+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

María José Ruiz, pintora

 

Me permito sugerirles que para estas navidades se hagan un regalo y se lo hagan a su familia y amigos: visiten los cuadros que María José Ruiz expone en el patio principal de la Diputación. Es un paseo por la luz y la armonía. Por fin madura en nuestra Córdoba una nueva generación de artistas plásticos. Porque nuestra ciudad ya no es «lejana y sola», sino ajada y abandonada y marchita. Por fin unos artistas piensan en su público en vez de en su ombligo. A ver si florece la esperanza de que salgamos de una vez del dichoso arte intelectual, frío, elitista, distante. No todos hemos tenido la suerte de nacer y pertenecer a esos selectos afortunados que sólo ellos entienden de pintura, de música, de poesía, y por los que fuimos abandonados en el nefasto siglo XX, que con sus dos guerras mundiales y dos bombas atómicas nos ha hundido en una nueva edad oscura. El pueblo, harto de cuadros, arquitecturas, esculturas y textos muertos, tuvo que aliviar su necesidad de espíritu en quienes no eran los encargados de iluminar ese espíritu, y, claro, el pueblo dejó de ser pueblo y se convirtió en esa masa achabacanada, estéril, estúpida, «que desprecia cuanto ignora». Pero en esta exposición, artistas como María José Ruiz nos redimen y nos elevan de la mediocridad, y nos hacen personas, nos devuelven nuestra dignidad. Esas niñas de mirada limpia; esos cuerpos y esas telas de las que sale luz. Hasta las mismas sombras son luminosas. Esos hombres que, por fin, dejan entrever su femenino en sus ojos, sus manos, su entrega. Sólo me duele que los cuadros estén expuestos a la intemperie de los soportales de ese patio. Me imagino ateridos a sus personajes, en estas madrugadas de diciembre, frías, arremolinadas con nieblas, vientos y lluvias; o cuando el sol les da directo a media mañana, y nos emborrona la figura, y estropea sus colores, y nos roba el cuadro. Veo a esas niñas entre tules, tiritando; a esos obreros, buscando su camisa, sin poder reivindicar mejores condiciones laborales. No sé si se planeó la exposición ahí, para que fuese en un lugar donde pasa más gente, o sólo es otro nuevo ejemplo de la insensibilidad hacia el arte de nuestros organismos públicos. De verdad, me da pena imaginar qué será de estos cuadros en el paso de estos fríos.

* Escritor

Opinión

Irán, o dar la mano

Joaquín Pérez Azaústre

Sobre empatía y simpatía

Fernando Jiménez H. Pinzón

Mujeres y carreras

Marta Roqueta

Suicidios: realidad y tema tabú

Jesús López-Medel

‘Impasse’ en Israel

Ignacio Álvarez- Ossorio

Manu Leal

Diario Córdoba

Juan Guaidó

Diario Córdoba

Juan P. Isaza

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / BÁDMINTON

Una nueva Carolina Marín

Carolina lo ha ganado todo. Campeona olímpica en Río de Janeiro 2016, y tres veces campeona del ...

CARTAS AL DIRECTOR / ILUMINACIÓN

Una calle sin luces

Ya empezamos los ciudadanos de a pie a sufrir las consecuencias del gasto y aumento ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

A los amigos de Antonio

Siento la necesidad de escribir estas líneas porque estoy en deuda con todos vosotros. Mi hermano ...

CARTAS AL DIRECTOR / PALACIO DE MAXIMIANO

Dos perros ‘okupas’

¡Para lo que ha quedado nuestro rico patrimonio histórico! El palacio de Maximiano Hercúleo, ...