+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Editoriales

Malos presagios para el G7

 

26/08/2019

Los prolegómenos de la cumbre del G-7 que comenzó el pasado sábado en Biarritz han sumergido la reunión en un mar de malos presagios. Por si no había suficientes motivos para dudar de la eficacia de este encuentro, el último episodio en la guerra comercial entre China y Estados Unidos ha hecho saltar todas las alarmas, mientras crece la sensación de que los riesgos de recesión en la economía global son mayores que nunca.

Si hasta ahora la batería de aranceles impulsada por el presidente estadounidense, Donald Trump, para castigar las importaciones de productos chinos, seguida de la respuesta del gigante asiático, parecía suficiente para desestabilizar las finanzas mundiales, la reacción desbocada del presidente de Estados Unidos a continuación del último paquete arancelario anunciado por Pekín se antoja una amenaza definitiva para la estabilidad de los mercados.

Al ordenar a las grandes compañías que dejen de producir en China o importar de China, una potestad de la que Trump carece, la Casa Blanca ha alimentado la desconfianza y zarandeado la bolsa de Wall Street y el resto de bolsas de referencia. Puede decirse que ha tirado piedras sobre su tejado y también sobre el de sus aliados, mientras las previsiones incluyen la posibilidad de que Alemania entre en recesión, Italia se instale en la incertidumbre a raíz de la crisis de Gobierno, un brexit sin acuerdo descomponga la economía británica y acaso se concreten las sospechas de una posible guerra de divisas. Cree Trump que los daños pueden evitarse, al menos en Estados Unidos, si la Reserva Federal baja los tipos de interés, pero es muy sensata la posición del presidente de este organismo, Jerome Powell, que entiende que tal medida solo tiene sentido si la actividad económica tiende a estancarse.

Pensar que en medio de la tempestad puede el G-7 aportar algún indicio de mejora es de un optimismo desmedido. Los líderes reunidos en Biarritz representan el 40 por ciento del PIB mundial, pero en la mesa faltan China y algún otro país. Los desacuerdos en materia de cambio climático, flujos migratorios, el mercado de la deuda y otros muchos asuntos son frecuentes entre los convocados y la decisión de no redactar un comunicado final subraya la división.

Así se consagra la llamativa inutilidad de las cumbres que se han celebrado en los últimos años, sometidas al rumbo imprevisible de Estados Unidos, que ha enterrado el multilateralismo, y a la realidad de un mundo cambiante en el que los reunidos son mucho menos grandes de lo que lo eran en el año 1975, cuando el G-7 se citó por primera vez.

Opinión

Elogio de la caligrafía

Manuel Molina González

Predilectos

Manuel Muñoz Rojo

¿Política exterior?

Gabriel M. Pérez Alcalá

Catástrofes

Milena Busquets

Calle de en medio

Francisco Dancausa

Hijos del campo

Juan M. Niza

Un hombre bueno

Desiderio Vaquerizo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / ANDALUCÍA

A contracorriente

Por una u otra circunstancia nuestra región está abocada a nadar a contracorriente. Durante casi ...

CARTAS AL DIRECTOR / Agradecimientos

Ayuda al autismo

Aprovechando que el Diario CÓRDOBA nos brinda la oportunidad de mostrar nuestro más sincero ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTOS

Al hospital Quirón

Hoy, 20 de febrero, al encontrarme mejor, desearía dar enormemente las gracias al Hospital Quirón ...

CARTAS AL DIRECTOR / MAYORES

Pensionistas y farmacia

Dicen que la constancia es una virtud. La reiteración de los pensionistas en sus reivindicaciones ...