+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cielo abierto

Malos y buenos

La exhumación nos trae de nuevo esa vieja retórica tan guerracivilista que gusta a algunos

 

Malos y buenos -

Franco ya ha salido de su pirámide a hombros de los suyos: su familia y unos cuantos heridos de fiebre melancólica por aquellas bondades fantasmales de su dictadura. Los aguerridos trescientos que se congregaron en el Valle de los Caídos levantaron sus brazos al cielo azul de octubre y cantaron los versos de lo que ya pasó, pero se quedó en eso. Principalmente porque la España verdadera, la de la precariedad y el desempleo, los alquileres imposibles, la dificultad de tener hijos y sacarlos adelante, no está en eso, sino en vivir sin que Cataluña consiga partir en dos la tierra bajo los pies. Mientras tanto, en esta realidad de selva informativa y enconamientos afilados con la sangre en los dientes, cada vez tengo más claro que ya no queda ninguna reserva moral que pueda protegerse del rapaz maquiavelismo político. Ahora, con Franco a hombros no de su familia, sino del Gobierno agónico de Sánchez, con la peor EPA de estos años y un paro radical para viejos y jóvenes, el asunto es Franco. Pues vamos a hablar rápidamente del tema, porque en esta selva de la que les hablaba de nuestra actualidad uno tiene que abrirse paso a machetazos: no quedan ideas puras, sino idearios lanzados como botes de mierda a la cara del prójimo. Pero la exhumación nos trae de nuevo, y es una desgracia, esa vieja retórica tan guerracivilista que tanto gusta a algunos, y que tanto los llena de un futuro posible.

Franco fue un dictador terrible que acabó ganando la guerra civil no exactamente contra un Gobierno de la República al final casi inoperante, porque se había dejado arrebatar desde dentro por la mano de Stalin, sino contra el engendro soviético en el que se había convertido, con sus propios fusilamientos y sus propias checas. Esto lo sabe cualquiera que haya estudiado mínimamente el tema, pero ya sabemos que en España no se estudian los temas, pero se polariza todo con virulencia total. En fin, me parece increíble que ahora tengamos que estar puntualizando esto. Por supuesto que la República era un régimen legítimo, pero fue perdiendo su legitimidad al consentir que las calles se convirtieran en campos de batalla con pistoleros de uno y otro lado, que no eran para nada esa España real desde su moderación inicial que luego padeció y sufrió la guerra, arrasada después por el extremismo radical de los dos bandos. Barbaridades, torturas, asesinatos y aberraciones varias se cometieron en uno y otro lado: tanto como actos heroicos de valentía y bondad. Porque en los dos bandos se abolieron garantías procesales y se masacró; pero también en los dos se salvó a gente, se escondió y se protegió a gente, porque por fortuna siempre hay hombres y mujeres por encima de las circunstancias.

Después, con Franco en el poder, vino la dictadura: represiva y cruel. Así que efectivamente no tenía sentido el mausoleo: no solo porque Franco no hubiera caído en la contienda, sino porque no merecía ese trato protagónico en el Valle un dictador sanguinario que murió firmando sentencias de muerte. Pero si hubiera ganado la guerra no la inexistente República, sino el comunismo bolchevique que ejecutaba igualmente a los republicanos sospechosos de no congeniar con Stalin --como cuando hicieron desaparecer a los combatientes del POUM que regresaban de luchar contra las tropas franquistas, solo por ser sospechosos de seguir a Trotski--, no me quiero imaginar cómo podría haber sido una administración que tuviera como modelo las purgas de la URSS.

A lo hecho pecho, y bien está Franco fuera de un mausoleo que no merecía. Pero cuánta pereza soportar esta maniquea y mediocre reescritura gubernamental de la historia que se deja fuera otro bando de las víctimas --porque no busca la reconciliación--, solo porque a Sánchez le viene bien ahora recordar que los dictadores son malos, que se demolieron los derechos humanos y que las democracias son mejores que las dictaduras. Es posible que Sánchez acabe de enterarse de quiénes fueron las Trece Rosas Rojas, pero para los que leímos hace muchos años el extraordinario libro de Carlos Fonseca --a quien ahora nadie recuerda--, que las rescató del olvido para que sus nombres no se perdieran en la historia, no es una novedad. O sea: cualquier tema que pase por las manos de Sánchez, por puro y noble que sea, se deja la pureza y la nobleza atrás. Pedro Sánchez quiere ser el nuevo luchador antifranquista. Joder con el franquismo. Claro que sigue y lo mantienen vivo. Ante esta visión interesada de malos y buenos, lo primero en morir es la cordura.

* Escritor

Temas relacionados
 
Opinión

El control de la pandemia

Antonio Arenas

Carta abierta de la sanidad privada

GINÉS Delgado Cerrillo

Referimiento

Antonio Agredano

Un verdadero acontecimiento

José Manuel Cuenca Toribio

Semana de penitencia

Manuel Piedrahita

Para recordar

Joaquín Pérez Azaústre

Coronavirus y el mundo rural

JAVIER CABRERA DE CASTRO *

Dolores

Francisco García-Calabrés Cobo

Cuando llegue el martes

Miguel Aguilar

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

Gente que vale

Solo quiero decir que en estos días de encierro forzoso por el covid-19 estoy viendo algunas ...

CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

'Arenga' a los vecinos

Oído en una comunidad después de los aplausos de las ocho: «Queridos vecinos, los que ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

La verdad duele

Ante la ruina que padecemos y con el fin de financiarnos para luchar contra el coronavirus, hemos ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

Anhelos

En estos tiempos de incertidumbre, en estos momentos de preocupación, no cabe otra cosa que ...

   
2 Comentarios
02

Por Pilniak 14:56 - 27.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Más que un artículo de opinión esto es la construcción de un relato. Es obvio que este artículo no lo habría escrito Alberti ni mucho menos Lorca. Solo recordar que defender hoy la Segunda República no significa defender a la FAI ni a Stalin, sino defender un régimen constitucional hundido por golpistas, sea la Constitución de 1812 (violada por Fernando VII), la de 1876 (violada por Miguel Primo de Rivera y Alfonso XIII), la de 1931 (violada por Franco) y la de 1978 (que intentó vulnerar Tejero). Hay que dejar claras las cosas.

01

Por vecino 10:28 - 27.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El 24 de octubre de 2019, 44 años después de aquel día, vuelve a repetirse la ambigüedad de sentimientos. Por fin sale el genocida de la infame pirámide que se construyó con mano de obra esclava, pero tarde, demasiado tarde. Infinitamente tarde. Todo ello viene a significar que España, como estado, es un país de caca. Y la prueba definitiva no está tanto en que un dictador con el mismo carisma que la almorrana de una rata lo mantuviera cuarenta años a punta de pistola bajo su bota de militarote semianalfabeto, sino que lo haya mantenido subyugado después de muerto 44 años más, lo que ha tardado en desahuciarlo de su mausoleo pagado con dinero público, mientras la práctica totalidad de sus víctimas siguen en las cunetas. Y lo que aún colea.