+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hoy

En la madrugada

 

Son las tres de la madrugada; esa hora de mi insomnio en que creo que nunca volverá a amanecer la vida. El silencio es tan hondo que hasta me atormenta el ruido de los pensamientos. Me levanto porque no puedo sostener ni un instante más la oscuridad, el silencio y la soledad de sentirme en un ensayo de mi muerte. Es esa hora en la que se ha ido la realidad del día y vive la otra realidad de miedos y tristezas. Miro si tengo algún correo, si hay alguien al otro lado de la noche. Nadie. ¡Estoy perfectamente solo! Parece que todos habéis abandonado el planeta para siempre. ¿No queda nadie ya? Busco en las noticias de internet. Los dueños de este mundo. Políticos, actrices, millonarios. ¡Y la pesadilla de otras elecciones! ¡Y la nueva farsa que montarán con nuestros votos! Veo rostros crispados, dedos admonitorios, movimientos congelados en su rictus de poder. ¡Esos labios de desprecio! ¿Qué dirían en ese instante y qué pensarían en realidad? A esta hora, no me alcanza su teatro de engañarme. La madrugada nos iguala en la pobreza. Os imagino en la soledad oscura de esta y otra y otra noche. ¿Dormís sin la conciencia? ¿Os atormenta algún recuerdo, la angustia de perder el poder, de ser descubierta vuestra trampa? ¿Lloráis una infancia, un tiempo y un amor? Por más altos que os veo, por más asesores de gestos y palabras, sé que en la oscuridad también os acosan los miedos y la nada. ¿O vivís en ese limbo del poder que ahora ostentáis, dormidos en que durará para siempre; que a vosotros, protegidos con vuestra prepotencia, no os llegará el último instante, y, como a todos, no quedará nada? Presidentes, actrices, bufones, famosillos... Y os pegáis a esa mano que se acostumbró a que con solo levantarse conseguirá todo lo que sueña, a aparentar ese destello de que nunca enfermáis, ni vais al retrete, ni lloráis un tiempo sacrificado a ese poder y su mentira. Viéndoos así parecería que el desamor no os atrapará nunca con su garra interminable de agonía y os sacará de cuajo el corazón con su incansable pico; que nunca seréis abandonados. Y os soñáis los amos de este mundo en ese leve instante en que os veis diosecillos de la vida. Sí; la mente es tan traicionera que siempre engaña con que la muerte y el dolor les sucederán a otros. Nunca aprenderemos.

* Escritor

Opinión

Póngase la mascarilla

José Antonio López García

La guerra comercial de EEUU

Manuel Valencia

'Fake'

Carmen Martínez-Fortún

Los argentinos y Maradona

Joaquín Pérez Azaústre

Diga adiós a Maradona

Ricardo Crespo

Quim Torra: inútil

Emma Riverola

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Familias pobres sin recursos

En esta situación de emergencia social por la pandemia, muchas familias de nuestros barrios, se ...

CARTAS AL DIRECTOR

El opio del pueblo

El fútbol no es un deporte, sino una religión. Si con la que está cayendo en todos los sentidos y ...

CARTAS AL DIRECTOR

Colegios

Es una vieja aspiración de la izquierda el que desaparezcan los colegios concertados. Ya por el ...

CARTAS AL DIRECTOR

Agricultura ignora el 25-N

Un año más quiero mostrar la gran decepción que siento ante la actitud de la Delegación de ...

 
 
1 Comentario
01

Por José 14:12 - 21.02.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hay que ver lo que sufre Vd. Incluso por el sufrimiento (o la falta de sufrimiento) de los poderosos. Le aconsejo que acote una franja del sufrimiento universal y se concentre en ella. Aun así, creo que tendrá trabajo e inspiración para los próximos cuatro milenios, por lo menos.