+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cielo abierto

Lista negra

 

Víctor Tarradellas, además de ser secretario de Relaciones Internacionales de Convergencia Democràtica y responsable de la fundación convergente Catmón, se revela también como un espía vanguardista de la recuperación del método de acecho y vigilancia de la RDA. Todo está inventado o casi todo, y por eso La vida de los otros nos sorprendió en su estreno antes de ganar el Oscar a la mejor película extranjera: porque había sucedido y porque aún era posible. Porque siempre va a haber gente como los agentes comunistas de la Stasi o de la KGB dispuestos a bucear en tu intimidad para desacreditarte, sobre todo en los regímenes totalitarios, como sucede en la película y como ha ocurrido en Cataluña, uno de los lugares de la Tierra en los que ya todo es posible. Porque Víctor Tarradellas, si finalmente se demuestra su culpabilidad, es un digno sucesor de los nazis y de los policías de la Stasi: como ha desvelado El Periódico, desde 2016 elaboraba listas de comisarios buenos y malos de los Mossos, según su grado de independentismo. «Rojo», «Viene de la Guardia Civil» o «Independentista pero pusilánime» son calificaciones de este dirigente de CDC, mano derecha de Puigdemont y de Artur Mas. El tío ponía signos positivos o negativos, lo que muestra quizá una reminiscencia de su pasado EGB, cuando en las notas, hasta 5º, te ponían cruces o negativos. Solo que para Víctor Tarradellas la nota final dependía de si el comisario de los Mossos en cuestión podía ser favorable a la celebración del referéndum ilegal del 1-O y la proclamación unilateral de independencia. Se ha sabido durante la instrucción del caso de presunta financiación irregular de esta fundación convergente, Catmón, investigada por el juez Joaquín Aguirre. La libreta de tapas negras en la que Tarradellas evaluaba el nivel de independentismo de los comisarios no es muy diferente a la del protagonista de La vida de los otros, porque el oprobio y la indignidad siempre se terminan pareciendo.

* Escritor

Opinión

Otra solidaridad

Diario Córdoba

El esfuerzo

Joaquín Pérez Azaústre

Pisando huevos

David Márquez

¿Malos tiempos para la libertad?

Melania Salazar Ordóñez

Eficiencia pública

Diario Córdoba

Cooperar para la sostenibilidad

Manuel García Jiménez

Los columpios

Antonio Agredano

Lectores
OPINIÓN

Mujeres imprescindibles

Aquí en el Distrito Sur, al otro lado del río, hay mujeres magníficas.Dónde ya antes de la ...

CARTA ILUSTRADA

Los árboles de Córdoba

Vengo observando durante esta primavera gran cantidad de talas y de podas en la arboleda de ...

CARTAS AL DIRECTOR

Petición al rector de la Universidad de Córdoba

Desde la plataforma ciudadana Córdoba Lucha, le pedimos su más que necesaria atención y ...

CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

 
 
1 Comentario
01

Por Pilniak 14:44 - 16.11.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Por muy detestables que sean los comportamientos del independentismo radical, publicar artículos llamándoles nazis y diciéndoles totalitarios, aunque algunas de sus actitudes lo sean, pero esto no contribuye a nada, solo a descargar bilis y enturbiar cualquier panorama con la que desinflar el clímax político. En este momento hay que buscar soluciones a esta crisis política española llamada «procés», remarco lo de española porque de quien se quieren independizar es de España, no de Sri Lanka, y el ordenamiento constitucional que se está poniendo en cuestión es el de España no el de Singapur. Dejando a un lado los independentistas radicales, la cuestión es que hay dos millones de personas que se quieren independizar, esos dos millones son ciudadanos españoles, son tan dueños de España como los de nuestra provincia de Córdoba, que no llegamos ni a 800.000, ¿la solución es decir que son unos nazis totalitarios? Evidentemente tendrán que acatar las leyes, pero también hay que cambiar cosas para que nos entendamos sobre una España común, porque hay dos millones de personas que por las razones que sean rechazan de manera visceral el modelo actual.