+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La retranca

Limosna

"Comenzó el linchamiento contra el empresario gallego que tanto trabajo y riqueza ha creado en este país"

 

Amancio Ortega, presidente del grupo Inditex. - CABALAR

Jesús Vigorra Jesús Vigorra
10/11/2019

En la rara semana pre-electoral, de pronto arden las redes porque saltó la noticia de que Amancio Ortega aumentaba su fortuna personal en 812 millones de euros con el cobro del segundo pago del dividendo aprobado por la compañía en el ejercicio de 2018. Esto quiere decir que sumando lo recibido en mayo, se ha embolsado esta semana un total de 1.626 millones de euros por los beneficios del año pasado. A partir de este anuncio comenzó el linchamiento contra el empresario gallego que tanto trabajo y riqueza ha creado en este país y el cuestionamiento de las donaciones que ha hecho en material sanitario. Este ataque al hombre más rico de España fue alentado por una entrevista mantenida en un programa de chistes y jueguecillos entre el millonario presentador mejor pagado de la televisión española y el adquiriente de una mansión de rico (dícese «casoplón», palabra ya admitida en el diccionario de la RAE) con sueldo de profesor, quien debería explicarnos cuándo una donación, sea de un pobre o de un rico o de un autónomo, deja de ser «limosna» para ser solidaridad, por usar su jerga y no decir caridad, virtud cristiana ésta que, casualmente, es la opuesta a la envidia. Que una persona se haga rica por su trabajo, por su talento o por su estrella, supongo que lejos de ser condenable debería ser respetable; pero que ese dinero ganado honradamente lo vuelva a invertir para crear más riqueza en su país, debería ser admirable. Porque hay muchos cicateros que no dan ni los buenos días y en cambio no se les cae la palabra solidaridad de la boca. Dicen que la envidia es el principal pecado de España. Así lo señalaba Vallejo Nágera en su estudio sobre los pecados capitales de los españoles y Camilo José Cela tuvo siempre a gala pertenecer a un país donde muchos envidiosos padecían de este mal pues, como decía Quevedo, «Es un pecado que castiga a uno mismo, no da satisfacción ninguna, solo dolor». Por mi parte nunca me he ocupado ni preocupado por los envidiosos, pues estoy convencido que pagan en vida su debilidad, se cuecen en su propio caldo caústico. En cambio los tontos, los arribistas, los fariseos, los demagogos, los que piden para el pueblo pero sin el pueblo, los que viven por encima de sus posibilidades aparentando lo que no tienen, son muchos más tacaños, celosos con lo propio y solo dan gratis la doctrina que reparten sin que nadie se la pida. Hay gente que por más dinero que tenga viajará en bla bla car para que le paguen la gasolina y gente que, rica o humilde, compartirá con los demás lo que tiene. Si yo me viera en la calle desvalido, con hambre y frío, pidiendo para comer, preferiría mil veces encontrarme con Amancio Ortega que con quienes le critican por donar recursos a los hospitales.

* Periodista

Opinión

Perder los trenes

José Nevado

Mártires de la democracia

Joaquín Pérez Azaústre

Salteadores de internet

Jesús Vigorra

El papel seduce

María Olmo

Hervé Timarché

Diario Córdoba

Claudia Rodríguez

Diario Córdoba

Pepa Flores

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

A la señora ministra de Educación

Estimada señora ministra de Educación: Al comenzar esta su segunda legislatura, me decido a ...

CARTAS AL DIRECTOR / Al ayuntamiento

Señor alcalde, por favor. luz en la fachada de la Biblioteca Al-Andalus

Todos los lunes, de 19.15 a 20.15, nos reunimos en la Biblioteca Al-Andalus un grupo de lectores, ...

CARTAS AL DIRECTOR / tecnologías

Sin recuerdos

Hoy en día no les damos importancia a las personas que pierden sus recuerdos, ya que estamos en ...

CARTAS AL DIRECTOR / Al AYUNTAMIENTO

Los veladores

Leo con interés la noticia del sábado 18 sobre veladores. Como vecino de la calle María la Judía ...

   
2 Comentarios
02

Por solan 13:32 - 10.11.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No puedo estar más de acuerdo con este magnífico artículo del Sr. Vigorra. Enhorabuena ¡

01

Por Tommaso Vanatesta 9:25 - 10.11.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Lleva usted toda la razón don Jesús, y a este modesto lector le sucedería lo mismo. Pero ya sabemos como es el país, y no es de extrañar estas conductas. La caridad empieza por uno mismo, pero la coherencia en las personas no existe en la misma medida. Aquellos que pregonan y compran desde la antítesis de sus postulados son los que más pecho sacan a la hora de dar la carta por algo que les interese o pedirnos el voto. Así les va. Un poco de más cordura y un mucho de más respeto por la buena gente. Ciao bambino.