+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

La (in)trascendente levedad del fútbol

Del deporte como aprendizaje vital... Y también del juego sucio

 

La (in)trascendente levedad del fútbol -

Hace poco me encontraba en las instalaciones deportivas de El Fontanar en la capital acompañando un grupo de atletas en una competición provincial. Dado que las pruebas se realizaban durante bastantes horas me acerqué a una valla contigua que separaba las instalaciones de atletismo de las de fútbol. Llevaba un tiempo disfrutando de carreras, saltos, resistencia y lanzamientos. En un espacio entre pruebas me acerqué a la mencionada valla donde podía apreciar que se disputaban dos partidos en los que intervenían equipos de chicos muy pequeños. Resultaba increíble y antagónico, que tan solo con la diferencia de una valla y de un deporte se produjesen tan dispares actitudes.

En las pruebas de atletismo se dirimía la competición armónica, en la que cada atleta competía contra sí mismo. Presencié una curiosa anécdota desde las gradas. Un padre que acompañaba a su hija a las pruebas llamó la atención de esta, que se encontraba calentando, y la conminó a realizar el calentamiento con su principal rival en la prueba, argumentando que había venido sola, sin nadie más de su club. Ambas comenzaron juntas a calentar. En otro momento determinado, una chica se había quedado sola en la prueba de altura superando a todas las demás y se encontraba a punto de realizar un salto con el que alcanzara su mejor marca personal. Todas sus rivales permanecían en la pista aplaudiendo cada uno de los intentos que hizo y animándola. En el otro lado de la red aprecié muchas recriminaciones y voces por parte de los entrenadores, incluso por parte del público hacia los pequeños, que se volvieron in crescendo al intervenir dos enfrentamientos entre categorías superiores. Era como si dos polos opuestos se expusieran a la misma vez con unos actantes totalmente distintos, pese que se trataba un mismo denominador común: el deporte.

Albert Camus fue portero de fútbol y declaró que todo lo que aprendió de la vida lo hizo en terrenos de juego con una pelota en juego. Puedo decir como practicante de este que también aprendí mucho practicándolo. Personas de raciocinio se volvían energúmenos en el campo de juego, otras también sesudas se descerebraban en la grada. Competí en campos de tierra en las regionales y podría escribir un libro del tremendismo que acompañaba muchos de los lugares que visitamos incluidos nuestros propios aficionados. Llegamos a vivir incluso situaciones de miedo en algunas llegadas o salidas del campo.

Todo ello me vino a la mente tras la visión de la final de la esperpéntica Supercopa de España en su peregrinación a La Meca. La jugada estrella de la final fue protagonizada por un jugador que agredió violentamente a otro. Lo más sorprendente llegó instantes después cuando al jugador expulsado lo premiaron como el mejor del partido y si algo puede empeorar, también lo hizo, ya que la violenta acción del jugador fue considerada por la mayoría como una hazaña. Pensaba allí en las gradas de la pista de atletismo que a partir de ese instante deberían los entrenadores transmitir que el juego sucio era la mayor elevación del deporte, que en los partidos aledaños ningún delantero podría superar una defensa puesto que habría que cazarlo. Habría que enseñar a escupir en la cara del rival.

* Profesor

Opinión

El control de la pandemia

Antonio Arenas

Carta abierta de la sanidad privada

GINÉS Delgado Cerrillo

Referimiento

Antonio Agredano

Un verdadero acontecimiento

José Manuel Cuenca Toribio

Semana de penitencia

Manuel Piedrahita

Para recordar

Joaquín Pérez Azaústre

Coronavirus y el mundo rural

JAVIER CABRERA DE CASTRO *

Dolores

Francisco García-Calabrés Cobo

Cuando llegue el martes

Miguel Aguilar

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

Gente que vale

Solo quiero decir que en estos días de encierro forzoso por el covid-19 estoy viendo algunas ...

CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

'Arenga' a los vecinos

Oído en una comunidad después de los aplausos de las ocho: «Queridos vecinos, los que ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

La verdad duele

Ante la ruina que padecemos y con el fin de financiarnos para luchar contra el coronavirus, hemos ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

Anhelos

En estos tiempos de incertidumbre, en estos momentos de preocupación, no cabe otra cosa que ...

   
1 Comentario
01

Por ACastroG 11:18 - 23.01.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En su escrito se observa claramente su animadversión al fútbol y, lo que es peor, su desconocimiento de las reglas. Cierto, y en eso lleva razón, que dentro de los distintos deportes, el fútbol es de los más competitivos y, lamentablemente, de los más violentos, porque esa competitividad lleva a no comportarse con deportividad hacia el contrario. Pero de eso a manifestar que el jugador Valverde agredió al contrario existe una gran diferencia que Vd. parece que desconoce, porque en el reglamento del fútbol la entrada que hizo a Morata no está considerada como agresión. Y por otra parte, reconoció su error y pidió disculpas al jugador. En cuanto al premio obtenido como mejor jugador del torneo, nada tiene que ver con la deportividad, sino con el rendimiento a lo largo de toda la competición.