+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Al paso

Lamentos profundos

 

¡Cuán parecidas son las dos Españas! Hace unos años, para conseguir del terrorismo vasco una tregua indefinida Aznar lo llamó «Movimiento de Liberación Nacional». O sea, equiparó a los terroristas sangrientos con héroes por la libertad. Estoy seguro que lo hizo en contra de sus principios por tal de que la pesadilla finalizara. Pero ello tuvo que provocar una rabia en los familiares de los asesinados de tintes infinitos. Supongo que el expresidente, tiempo después se llenó también de rabia y frustración cuando ETA volvió a asesinar. Ya no matan, pero no por arrepentimiento sino porque en el actual contexto occidental el terrorismo local no tiene por dónde conservarse. Pero el diabólico gustazo de haber partido en mil pedazos a hombres mujeres y niños no se lo quita nadie a estos terribles seres. Aun así, siguen haciendo daño, no solo porque de los atentados no hace mucho tiempo sino porque su brazo político ni pide perdón ni condena los asesinatos; y a la vez, pretenden romper la democracia, algo que parecería una reivindicación absurda si no fuera por la sangre derramada; asesinados aún calientes y voz y voto (y sueldo) en el Parlamento. Pues, paradójicamente, no les parece suficiente y para apoyar los presupuestos siguen reivindicando su particular memoria histórica para con sus héroes encarcelados: un preso etarra se suicida, como lo hacen tantos presos y que nadie compadece. Pero con este preso, nada más y nada menos que el presidente de España no tiene más remedio que aludir a ello porque los etarras, sin armas y socios en la Cámara, así se lo exigen. La política es así. Pero podría haber dicho: siempre sentiré el suicidio de un preso y por supuesto también la muerte de Igor. Pero no. Sus socios exigen no solo un pésame sino un guiño político. Por eso, el presidente dice: «Lamento profundamente la muerte de Igor, miembro de la banda ETA». Se puede lamentar, pero lamentar en versión profunda evidencia espacios sentimentales muy concurrentes del que lamenta con el fallecido. Bildu con esta concesión consigue que el presidente sugiera públicamente -como hizo el otro- que la banda era de liberación y no de terrorismo. Porque también le exigen que no diga que la banda es terrorista. Y el presidente así lo hace, omitiendo en el pésame la calificación de banda terrorista. Y todo por 30 monedas de plata, por apoyo a los presupuestos. ¡Qué triste! El tiempo demostró a Aznar su equivocación y creo que el tiempo demostrara a Pedro la suya. Espero que futuros presidentes aprendan que la gloria de un político no es conseguir alcanzar a toda costa los objetivos marcados sino marcar cada paso en conseguirlos con la dignidad como bandera.

Opinión

Sube el telón

Emma Riverola

Perdió España

José Luis Casas Sánchez

A mí la Legión

Miguel Ranchal

75 aniversario de la ONU

Francisco Pineda Zamorano

Todo funciona mal

Isabel Agüera

Pato cojo

Ricardo Rivera Pereira

'Assassination Classroom'

Antonio Bueno Armijo

In memoriam

Federico Roca

Las cofradías cordobesas del siglo XXI

Julián Hurtado de Molina

Lectores
FELICITACIÓN

A la Legión, en su centenario

No me pasan inadvertidos los cien primeros años de la Legión, un cuerpo del ejército español ...

MANTENIMIENTO

Parque Cruz Conde

Llevo más de 2o años visitando todos los días (o casi todos) este paraíso de Córdoba. En general ...

DEPORTE EN EL BARRIO

Skatepark Arroyo del Moro

Querido alcalde de Córdoba: Soy Enrique, tengo 12 años y vivo en la zona de Arroyo del Moro. Le ...

SOCIEDAD

Se nos fue Pelagio

¡Un auténtico mazazo cuando mi hija me comunicaba por teléfono que Pelagio Forcada se había ...