+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La proliferacion de universidades

 

JUAN JOSE Ruiz
28/04/2012

En España hay 79 universidades, de las que 51 son públicas. Hasta mediados del siglo pasado había sólo 16 (13 públicas), es decir, en medio siglo el número de universidades se ha multiplicado por cinco.

Sin duda, la principal causa de este aumento ha sido el incremento del número de estudiantes. El acceso a la educación superior, que estaba muy limitado fundamentalmente por motivos económicos, se favoreció considerablemente en los años sesenta y setenta en los que España empezó a despuntar económicamente. Es de justicia que no haya impedimentos económicos para acceder a la enseñanza superior pero, en mi opinión, en la universidad entran más estudiantes de los que deberían. Quizá no muchos más, pero sí más. El que el número de estudiantes matriculados sea un factor importante en la financiación de las universidades ha hecho que entren estudiantes que no están capacitados para realizar una carrera universitaria y eso tiene graves inconvenientes, como son un alto porcentaje de abandono, la correspondiente frustración del estudiante que tiene que abandonar una carrera después de uno, dos o tres años de cursarla, bajas tasas de rendimiento académico, o el descenso del nivel que estos estudiantes provocan en las aulas. Por cierto, resulta paradójico que el profesorado se queje, y con razón, del bajo nivel con el que algunos estudiantes acceden a la universidad, cuando es la propia universidad, con la selectividad, la que fija el nivel de acceso a la misma.

La universidad debería ser sólo para una élite intelectual, y esto no deber ser ofensivo para nadie. Cada uno nace con sus talentos, intelectuales, artísticos, deportivos, comerciales, etcétera y nadie tiene porqué avergonzarse de lo que le ha tocado. Nuestro deber, como señala la parábola bíblica, es multiplicar esos talentos.

El anterior ministro de Educación, Angel Gabilondo, declaraba en cierta ocasión que hay más estudiantes de Derecho en Madrid que en todo el Reino Unido y un informe de la OCDE señala que los jóvenes españoles que han salido de la universidad con un título superior tienen dificultades para encontrar un trabajo acorde a su formación. Un 44% está desempeñando un oficio inferior a su capacidad, cuando la media de la OCDE está en el 23%. Estos datos no están actualizados, y tengo la impresión que, a día de hoy, son aún peores.

En algunos casos, la proliferación de universidades públicas se ha debido a presiones populares y a la demagogia de los políticos de turno, que querían apuntarse el tanto de crear universidades en muchas provincias porque eso suponía votos.

Algunas de esas nuevas universidades nacieron sin los medios necesarios para un funcionamiento digno y sin un estudio previo de su necesidad y sus posibilidades, lo cual, personalmente, me parece una frivolidad. No tiene sentido crear una universidad si, desde el principio, no va a contar con los medios materiales y humanos para ser una universidad de calidad. No es justo ni lógico que, con lo que cuesta su creación y mantenimiento, así como las ilusiones y expectativas que originan, éstas ocupen las posiciones más bajas en todos los rankings que se publican o se las compare, sin más, con universidades centenarias. No obstante, en honor a la verdad, hay que indicar que, a veces, ciertos indicadores relativos de algunas universidades jóvenes, no los absolutos, son mejores que los de otras centenarias.

Tampoco algunos de los títulos que se imparten han sido precedidos de un estudio serio de su necesidad y viabilidad y, en ocasiones, han sido la consecuencia de la presión que ejercían algunos grupos que defendían intereses particulares. Está claro que hay un exceso de oferta de títulos universitarios. Como ejemplo citaré el hecho de que en todas las provincias andaluzas se puede estudiar la carrera de Química y no sé hasta qué punto Andalucía puede absorber a los químicos que se licencian todos los años en ocho universidades, teniendo en cuenta, además, que esta titulación también se imparte en las provincias limítrofes de Badajoz, Ciudad Real y Murcia.

Doy pues la razón al ministro Wert cuando, hace unas semanas, hablaba en el Senado del exceso de oferta de títulos y cuando comentaba que las universidades se deben especializar porque no tiene sentido que todas oferten prácticamente lo mismo.

El tiempo, y el sentido común, han hecho ver que las cosas se deberían de haber hecho y pensado mejor para no dar paso ahora a los temidos y drásticos recortes.

* Catedrático de Química Física

Opinión

Helados

Miguel Donate Salcedo

La política del mojito

Miguel Aguilar

Consuelo (3)

Magdalena Entrenas

Políticos proteccionistas

Diario Córdoba

Raquel Montoro

Diario Córdoba

Juan Bravo

Diario Córdoba

Emmanuel Macron

Diario Córdoba

¿Cuánto cuesta y cuánto vale?

Enrique Stuyck Roma (Madrid)

Lectores
CARTA ILUSTRADA

¿Cuánto cuesta y cuánto vale?

Si se tuviera que valorar a Neymar por los titulares y la portadas que acapara en los medios de ...

Cartas al director

Amante de la palabra soy

Amante de la palabra soy, por ello, muy al principio de la tan nombrada, desafortunadamente, ...

POLÍTICOS Y CONFIANZA

La verdad de Pablo Iglesias

¡Milagro! Quién iba a pensar que Pablo Iglesias iba a decir una verdad, en su puñetera vida. Pues ...

ANIMALES

Réplica a Antonia Moreno

Leo en el diario Córdoba, del día 18 de los corrientes, en la sección de Lectores, el artículo ...

   
7 Comentarios
07

Por Manuel 19:48 - 28.04.2012

Fue en tiempos de este señor que se introdujo las llamadas tasas de Rendimiento iguales al número de aprobados entre número de matriculados. Había que maximizar el número de aprobados o se llamaba la atención al departamento. Nunca propuso bajar el numerus clausus para que solo se dejara entrar a esa elite que aqui pone de ejemplo. El caso era aprobar cuantos más mejor.

06

Por Luisa 14:49 - 28.04.2012

Cuanta razón tiene usted Alucinado. Efectivamente cuando este señor era cargo ni sobraban titulaciones ni los estudiantes tenían culpa de nada. Hay que ver sus tesis de entonces y lo que predica ahora que no tiene nada que ver con lo de antes.

05

Por ProfeUCO 14:34 - 28.04.2012

Para haber sido Vicerrector de “Calidad” (presunta, añadiría yo) y, luego Coordinador General, con rango de supervicerrector, del Campos de “Excelencia” (presunta, añadiría yo) Internacional Agroalimentario (ceiA3), del que salió huyendo, intempestivamente, con nocturnidad y alevosía, para acogerse a una, nada excelente ni de calidad, jubilación anticipada incentivada (esto es, sigue cobrando como si estuviese en activo, pero sin dar un palo al agua), este “Excelente Excatedrático de la UCO” carece de la más mínima autoridad moral como para pretender dar lecciones de Calidad y Excelencia a nadie. Su opinión puede que le interese a alguien, además de a él mismo; pero no es admisible, a mi entender, huir y después criticar lo que quedó atrás. Al contrario, criticar y después hir, hubiera sido más honesto.

04

Por sobre cordoba 14:11 - 28.04.2012

No he tenido el gusto de conocer a este colaborador de opinión de este diario, pero hoy viene(el diario) sembrado de artículos de calidad, y este está entre ellos, aquí cada provincia ha querido tener aeropuerto y universidad, a lo mejor es para tner más fácil volar fuera después de terminar una carrera.

03

Por Alucinado 12:26 - 28.04.2012

Vaya, este hombre parece haber visto la luz después de caerse del caballo, como San Pablo. ¿Por qué no habla de su nivel de responsabilidad en que la Universidad de hoy sea lo que es? Buena parte de las cosas que critica ocurrieron cuando él tenía mando en plaza. Del mismo modo, si releyera algunos de los artículos que publicó en este mismo periódico hace años sobre los estudiantes, se ruborizaría ante el cambio de punto de vista. ¿Por qué lo que antes le parecía bien ha pasado de pronto a parecerle mal? En fin, de conversiones tardías está lleno el mundo de los justos...

02

Por humanista 12:19 - 28.04.2012

La élite (los mejores) del profesorado debe estar al principio de la Educacion Nacional y no al final (universidades). Pues, una asignatura pendiente y grave (desde hace muchisimo tiempo que no resuelve porque no se afronta), es el fracaso y abandono escolar (incluido el de la universidad). Es inadmisible que después de tanto tiempo estudiando y con diplomas en el bolsillo, la sociedad les ofrezca el desempleo o irse (casi) de destierro.

01

Por Luisa 8:58 - 28.04.2012

La ciudad de Leeds en Inglaterra, una ciudad del tamaño de Sevilla posee tres universidades. Cuando la universidad de Córdoba se gasta más de un millon de euros en retribuir a sus cargos usted nunca se ha quejado. Es más usted ha sido varias veces cargo. Si en vez de gastar ese dinero en pagar suplementos de cargos se dedicara a nuevo profesorado la universidad sería mucho mejor. Cuando nos jubilamos pensamos de otra forma.