+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cielo abierto

El juicio

 

La prueba de que en España no se persigue a nadie por su ideología es que Quim Torra no está en prisión. Hablamos del tipo que afirmó en un artículo titulado La lengua y las bestias, publicado en el digital El Món el 19 de diciembre del 2012, lo siguiente: «Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua. Están aquí, entre nosotros. Les repugna cualquier expresión de catalanidad. Es una fobia enfermiza. Hay algo freudiano en estas bestias. O un pequeño bache en su cadena de ADN». Y sigue. Si a este sujeto --¡presidente de la Generalidad de Cataluña!-- se le hubiera juzgado por un delito de odio, seguro que habría una minoría fanática dispuesta a afirmar que se le estaba juzgando por ejercer su libertad de expresión. No: se le estaría juzgando por la comisión de un delito, que en nuestro Código penal, nos guste más o menos, también está constituido como límite de la libertad de expresión. Del mismo modo no se está juzgando a nadie por votar, sino por convocar un referéndum ilegal que lleva aparejados los posibles delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos. La diferencia entre rebelión y sedición acabará dependiendo de la valoración de la violencia por el tribunal, pero la malversación de fondos públicos es evidente, porque este mogollón no lo han pagado los mártires independentistas. Y escribo «mártires», se entiende, con la inevitable ironía. El mismo Torra aseguró a Carlos Alsina que la democracia está por encima de la ley y se quedó tan ancho, cuando sin imperio de la ley no hay democracia, sino arbitrariedad. Es decir: indefensión ciudadana y manipulación, o el procés. Si fueran juzgados por sus ideas, ahí estaría Rufián. Es al contrario: quien no cree en la ley, no cree en la democracia.

*Escritor

Opinión

Jugar con el límite

José Juan Luque

Celebrar la vida

Lola Alonso del Pozo

Re-Mi-Do-Do-Sol

Carlos Miraz

La pérdida de la inocencia

LUIS Galán Soldevilla

Help

María Jesús Monedero

Tiranía de las mentiras

Antonio González Carrillo

Malabares con platos chinos

Mercedes Valverde Abril

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los grandes olvidados del covid-19

La pandemia del coronavirus marcará un antes y un después en la historia de España y en los ...