+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cielo abierto

J. Mata

 

Jaime Mata es el Rocky Balboa del fútbol español. Uno en ocasiones disfruta más con las historias que con la competición, y por eso es imposible leer la narración de Jaime Mata, su peregrinación por clubes de Tercera hasta llegar a Primera este año para debutar con la selección, sin pensar en Rocky. Es verdad que los 30 de hoy no son los mismos que en la época de Camacho, pero siguen siendo 30 añazos para un tipo que debuta en Primera y en la selección este año, posiblemente en el partido de hoy contra Noruega. Su historia es un relato de sufrimiento y verdad. «Es uno de los delanteros que en mejor estado está y no solo por los goles. Actitud, cualidades técnicas... Juega en una posición en la que creo que influyen el estado de ánimo y la situación actual. Le veo mucho potencial y capacidad de mejora», ha dicho Luis Enrique, que solamente por esto ya cae bien. La historia de Mata tiene tela de alambre y de sudor: hace nueve años, mientras la selección española campeona de Europa preparaba en Las Rozas el Mundial de Sudáfrica, Jaime Mata jugaba sin cobrar cerca, en Tres Cantos, un club de Tercera fusionado con el histórico y humilde Pegaso madrileño. Impagos en Tercera y una plantilla que decidió hacerse una foto bajándose los pantalones como protesta y posó en el vestuario enseñando el número de cuenta del club, por si alguien les hacía un ingreso. Era 2009, los años de la crisis, también para el fútbol modesto. Él decidió luchar: Rayo B, Socuéllamos y Móstoles. Dejó Derecho y terminó dos grados de Administración y Comercio Internacional, pero siguió soñando con triunfar en el fútbol. Con 25 se fue a Lleida y marcó 34 goles en 82 partidos. Con 26 años fichó por el Girona y casi asciende a Primera. Luego en Valladolid marcó 35 goles, consiguió el ascenso y fichó por el Getafe: a Primera y a la selección. Le aseguraron que vivir del fútbol era como hacerlo de la literatura: imposible. Pero no se rindió, y ahora marca los goles al pasado.

* Escritor

Opinión

La hora del rey

Miguel Aguilar

No somos tan buenos

Marcos Santiago Cortés

Un final deshonroso

Joaquín Rábago

La ejemplaridad perdida

Ramón Punset

Salvar la monarquía

Francisco Dancausa

Mucho más carilla

José Manuel Ballesteros Pastor

¿Qué más quieren?

JUAN JOSÉ Millás

Tras los pasos de Cristina

PILAR Garcés Periodista

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...