+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Isabel Agüera

 

Isabel Agüera. -

María Olmo María Olmo
07/07/2019

Una de las cosas que me gustan de Isabel Agüera es que siempre, al pie de sus colaboraciones periodísticas, firma «maestra y escritora», sin apear nunca de su identidad el trabajo que ha sido la pasión de su vida. Podría poner «escritora» solo, pues tiene muchos libros publicados y ya está jubilada de la docencia, pero lo de «maestra» en primer término viene a ser una maravillosa declaración de intenciones que convierte la sencillez en grandeza. Parece una tontería, pero no: ella no da clases ahora a los críos, pero siembra su magisterio de mil maneras, y así pueden dar fe la legión de antiguas alumnas y alumnos que mantienen el contacto, participan con ella en las actividades y talleres que inventa en su muro de Facebook, le dan homenajes... Igual en su pueblo natal, Villa del Río, donde suscita un enorme cariño entre sus vecinos, amadrina un premio literario y participa en actividades radiofónicas. Isabel Agüera es, para nosotros, una más de esta agitada casa que es Diario CÓRDOBA, con sus artículos en la sección de Opinión y en el suplemento de Educación. Desde la distancia, pendiente siempre, sin una protesta ni mal comentario, dispuesta a ayudar cuando hace falta, a escribir si se le pide más, a quedarse atrás si la actualidad impone que se relegue uno de sus artículos. No es la única buena colaboradora de este periódico, pues tenemos la enorme suerte de contar con un elenco de personas cualificadas, generosas, que escriben muy bien y analizan mejor la actualidad, además de apoyar siempre a Diario CÓRDOBA. Pero en el corazón podemos escoger, y hoy quería hablarles de Isabel, la maestra, la escritora, la amiga generosa, la madre, la abuela, la que se sobrepone a problemas de salud que va teniendo y no deja la moderna pluma del teclado. La que no se queja, a la que siempre vemos guapa y sencilla, a la que los años no borran su sonrisa. La que no se olvida de nadie, la que siempre reflexiona en sus escritos sobre esos temas que, en realidad, configuran lo que más nos importa a los seres humanos. Ahora, Isabel ha recopilado con mucho esfuerzo gran parte de sus columnas -¡tres décadas!- y nos las ha hecho llegar a Carmen Aumente y a mí. Y, delante de esos gruesos tomos llenos de breves artículos en los que se encierra mucho de su vida, he sentido emoción, respeto, certeza del privilegio y agradecimiento por el honor compartido. Y ahora pena, porque se me acaba el espacio y me da la sensación de que todavía no les he contado casi nada de esta persona excepcional a la que ustedes conocen por sus escritos, que vive mirando -Mirar y ver se llama una de sus tribunas- y buscando siempre lo mejor de las personas.

Opinión

Perder los trenes

José Nevado

Mártires de la democracia

Joaquín Pérez Azaústre

Salteadores de internet

Jesús Vigorra

El papel seduce

María Olmo

Hervé Timarché

Diario Córdoba

Claudia Rodríguez

Diario Córdoba

Pepa Flores

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

A la señora ministra de Educación

Estimada señora ministra de Educación: Al comenzar esta su segunda legislatura, me decido a ...

CARTAS AL DIRECTOR / Al ayuntamiento

Señor alcalde, por favor. luz en la fachada de la Biblioteca Al-Andalus

Todos los lunes, de 19.15 a 20.15, nos reunimos en la Biblioteca Al-Andalus un grupo de lectores, ...

CARTAS AL DIRECTOR / tecnologías

Sin recuerdos

Hoy en día no les damos importancia a las personas que pierden sus recuerdos, ya que estamos en ...

CARTAS AL DIRECTOR / Al AYUNTAMIENTO

Los veladores

Leo con interés la noticia del sábado 18 sobre veladores. Como vecino de la calle María la Judía ...