+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Guadalquivir

En el interior

«Nos gusta vivir en paz, con Dios, con la familia, con los amigos...»

 

En el interior -

Manuel Muñoz Rojo Manuel Muñoz Rojo
13/08/2020

Los exiliados del régimen franquista hablaban de dos tipologías de exilio, la exterior y la interior. La exterior irremediablemente abandonó su casa, su trabajo, en muchas ocasiones, a su familia y tan doloroso, a su patria. El exilio interior supuso quedarse aquí, en medio de la tribulación, y sobrevivir conteniendo emociones y expresiones que pudieran molestar al poderoso sistema de vigilancia político, policial y social, propios de una dictadura.

Ciertamente, hoy vivimos en democracia, pero ello no representa que a veces podamos vivir en un exilio interior, aquel que en conciencia no nos permite expresar todo lo que pensamos. A esa pseudo represión expresiva algunos la llaman manifestar lo políticamente correcto, otros, elemental educación, y algunos, prudencia y tacto.

El día a día, las relaciones humanas, la exposición pública, visual, oral, escrita e imaginaria conllevan un desasosiego en la paz interior y exterior, para el que no todo el mundo está preparado. Nos gusta vivir en paz, con Dios, con la familia, con los amigos y compañeros de trabajo; por desgracia no siempre es así. En la mili se señalaba a los muchachos excesivamente inquietos como carne de cañón, en las manifestaciones podías ser sujeto para leña al mono y en la vida pública, individuo para el linchamiento. El antiguo castigo de apedreamiento, hoy, sencillamente, te descuartizan sin ton ni son, y a callar.

Me consta que en las líneas estratégicas de algunas formaciones políticas junto con sus aliados mediáticos se han incorporado profesionales del acoso y derribo hasta límites insospechados. La política internacional y nacional están contagiadas de acciones deplorables que tratan de condicionar la voluntad política y electoral de grandes sectores de la sociedad. Pero en los pueblos y ciudades nos conocemos todos, y si dices que fulano es negro, todo el mundo sabe que es blanco. Esta mezquina acción se vuelve un boomerang y, al final, quien a hierro mata...

Opinión

Vuelve Felipe

Joaquín Pérez Azaústre

Miseria y virus

Silvia Cóppulo

Elegir a quién odiar

Emma Riverola

Tregua

Antonio Agredano

Relincha el caballo

Manuel Piedrahita

Sin explicación

Joaquín Pérez Azaústre

Un rey desdichado (y 3)

José Manuel Cuenca Toribio

Las sinergias de Córdoba

Miguel Santiago Losada

Lectores
FELICITACIÓN

A la Legión, en su centenario

No me pasan inadvertidos los cien primeros años de la Legión, un cuerpo del ejército español ...

MANTENIMIENTO

Parque Cruz Conde

Llevo más de 2o años visitando todos los días (o casi todos) este paraíso de Córdoba. En general ...

DEPORTE EN EL BARRIO

Skatepark Arroyo del Moro

Querido alcalde de Córdoba: Soy Enrique, tengo 12 años y vivo en la zona de Arroyo del Moro. Le ...

SOCIEDAD

Se nos fue Pelagio

¡Un auténtico mazazo cuando mi hija me comunicaba por teléfono que Pelagio Forcada se había ...