+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Homo indignus

 

No he tenido tiempo de leer el libro de Antonio Robinad, entre otras cosas, porque acabo de conocer su existencia. Hemos coincidido, Robinad y yo, en el título Homo indigno. Robinad, en los años cuarenta del XX, y yo, ya digo, hace un rato.

Homo indigno, por mi parte, surge del convencimiento, largamente meditado, sobre nuestro estilo de vida, nuestro sistema generalizado, de cabo a rabo, del Planeta. Feo, injusto, horroroso... Pero, si no aparece alguna entidad superior, no hay quién nos salve: la dignidad de los hombres, si no se excluyen los privilegios del poder, ha pasado a ser inexistente. Tengo pruebas suficientes, las tenemos, por la observación necesaria y también evidente.

No hace mucbo tiempo que aquí, en nuestra ciudad de Córdoba, contemplé dos escenas de cuanto digo o trato de decir. El gran supermercado, el más grande y poderoso por tiendas, empleados y afluencia de clientes. Una de las cajeras, menuda de cuerpo y activa donde las haya, procedió así: después de atender a la inmigrante rumana, palpó con dos dedos el hatillo que llevaba a la salida. Le cobró en calderilla y, aún no había dado dos pasos hacia la puerta, cuando sacó un espray para rociar de ambientador perfumado su alrededor, insistiendo en el entorno de la indigente. La misma y menuda empleada y, esta vez a un estudiante, le hizo abrir una maleta cuando trataba de pagar. Ante los que andábamos cerca, haciendo cola para pagar, el revoltijo de calcetines, camisas, zapatos... y, en fin, lo que cualquiera suele llevar entre sus cosas: sus pertenencias y su maleta, solo suya, salvo que haya pruebas suficientes como para violar la intimidad y afectar a la dignidad de un ser humano del que se sospecha de su integridad u honradez. En cualquier caso hay métodos discretos cuando existen indicios de un acto delictivo. «¡Esto es ilegal, inconstitucional! --protesté-- ¡Pongan vigilantes o instalen sistemas, que existen, para hacer lo que hacen, por un motivo real o una certeza!». También yo me encaré en otro establecimiento notable porque no quise desprenderme de mi mochila.

Y ayer mismo fui a comprar un tostador de pan al más importante y de más campanillas de nuestros centros comerciales. Un señor con aires de bancario vino a cobrarme hasta la caja. Le entregué un billete de cincuenta euros. Miró sin disimulo mi sombrero y mi colorido calzado deportivo. Quizá mi edad y mi barba. Después, tocó el billete: su textura, y a continuación, buscó la maquinita para comprobar su autenticidad. ¡Dios: no pude callarme porque, además, insistió en su control «Y este que me acaba de dar de vuelta, ¿es bueno?». Sentí su desprecio contenido sobre mi rostro. «Aquí se prueban todos y todos los billetes son buenos». Me concedió el favor de una explicación. «¡Pero yo no he visto eso, señor--me quejé--, y a mí me pasa como a santo Tomás!». Entonces, me habría entregado a los perros.

Usted, paciente lector, puede opinar lo que quiera, naturalmente, pero yo me sentí un don nadie auténtico: rebajado, humillado y, por unos instantes, acusado de traficante o falsificador. No me gustan las cosas como están aunque también soy español, español... Atentan contra mi dignidad cuando me tratan como indigno: pillo, pícaro, «pobretón o desgraciado»... Solo nos queda como válido y personal la honorabilidad

¿Lo harían con un obispo mitrado, un general uniformado, un miembro del gobierno o de la familia real? ¿Por qué no?

* Profesor

Opinión

Lluvia en el desierto

Raúl Ávila

El Espejo de Marco Aurelio

Alberto Monterroso

En busca de la legitimidad perdida

SERGIO García Magariño

Acto de justicia con los hipotecados

Fátima Palomares Eraso

Desarrollo

Ricardo Rivera Pereira

Marc Márquez

Diario Córdoba

Andrzej Duda

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Salarios y cotizaciones

Cuando hay una propuesta social como la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros, ...

CARTAS AL DIRECTOR / usos lingüísticos

La semántica y la fonética

Una voz femenina exclamó desde el fondo del bus 24: «¡Imbécil!» Al llegar a casa, me puse a ...

CARTA ILUSTRADA

¿Qué ha sido del jinete y su caballo?

¿Tiene la Europa que conocemos algo de viejo continente además de su edad? La sabiduría y el ...

CARTAS AL DIRECTOR / Alegoría

En la cárcel

Aunque en principio solo iba a ir Pablito, al final se animó Perico. Los dos fueron muy contentos ...