+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Se hizo justicia

 

Se hizo justicia -

El Mecanismo Residual del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia ha dictado sentencia firme contra Radovan Karadzic. En el 2016 había sido condenado a 40 años de prisión por su participación como inductor y ejecutor tanto del genocidio de Srebrenica (1995) como por el asedio de Sarajevo (1992-1996). En esta sentencia en apelación ha sido condenado a cadena perpetua. Como ha sido la tónica en todas las vistas, ha mantenido una actitud impasible durante todo el proceso, sosteniendo que los cargos estaban sostenidos sobre rumores y no sobre hechos probados. Y, sin embargo, el tribunal ha determinado que, al igual que Ratklo Mladic, tiene sobre su conciencia el asesinato de más de 20.000 personas. Será algo con lo que tendrá que vivir.

En el plano doméstico, esta sentencia no constituye el final de un proceso. Más bien al contrario, debería ser el punto de partida de un proceso de reconciliación demorado durante demasiados años. Sin embargo, tras los resultados de las elecciones presidenciales del 2018, no parece que la hoja de ruta vaya a ser la de una mayor aproximación y construcción nacional conjunta frente a los nacionalismos de corte étnico esencialista. Habrá que aguardar si el escepticismo con el que se esperaba esta sentencia en la República Srpska no se materializa en brotes nacionalistas a favor de Karadzic, y, por el contrario, se acepte como la condena a un genocida que no ha representado ni representará la voluntad de la comunidad de los serbios de Bosnia.

En el plano internacional, esta sentencia tiene que servir como ejemplo de la aplicación de la justicia penal internacional y para recordarnos que hace apenas un cuarto de siglo que presenciamos impasibles un conflicto terrible a apenas dos horas de vuelo de Bruselas, en el que hizo falta que se cometiera la mayor matanza de civiles en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial en Srebrenica, para reaccionar ante el horror. Los europeos no somos inmunes a la irracionalidad descontrolada y fanática, recordemos Sarajevo.

* Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid

Opinión

Poniendo el foco

María José Palma

El campo sí que aprieta

Manuel Piedrahita

De la decadencia a la destrucción

José Manuel Cuenca Toribio

F. Garea

Joaquín Pérez Azaústre

La valla

Emma Riverola

A quienes aman el mundo

Francisco García-Calabrés Cobo

Pensar en Jesucristo

Manuel Fernández

Teorías sobre el amor

Carmelo Casaño

Lectores
CARTA ILUSTRADA

¿Cómo afectan las nuevas tecnologías no controladas, en las relaciones familiares y en los centros educativos?

Los padres, debido a los menesteres familiares de sostenimiento se preocupan como siempre, lo ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

¿Para cuándo?

Sobre el empleo para las personas con discapacidad

VIVIENDA

Los desplazados

Todavía en Córdoba se puede comprar un piso o alquilarlo. Sin grandes exigencias si no tienes una ...

POBREZA

El cuarto mundo de España

El 30 de enero se publicó que el FMI alertaba de que el gasto social en España se dirigía más a ...

   
1 Comentario
01

Por gañán de Fernán Núñez 10:37 - 25.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Cuando hablamos de progreso de la humanidad,siempre me pregunto.¿Que progreso? ¿En que hemos avanzado? El disponer de tanta tecnología nos ha confundido y hecho creer que en verdad hemos progresado y así es en cierto modo.Hoy, podemos conectarnos en un segundo con alguien al otro lado del mundo. Sin embargo, no somos capaces de conectarnos con nosotros mismos ni con los que tenemos cerca. Estos hechos ocurridos hace un momento.Son de trascendencia para pensar como le iría a la humanidad si nos dedicásemos mas tiempo para ser que para tener.