+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Colaboración

Hablar para confundir

 

El líder del PP, Pablo Casado. - EFE/CHEMA MOYA

Ricardo Crespo Ricardo Crespo
29/02/2020

Aquí, hace unos días el presidente de la oposición, Pablo Casado, calificó al Gobierno de coalición de social-comunista y, recientemente, el nombrado presidente del PP en el País Vasco, Carlos Iturgaiz, se le ocurre etiquetarlo de fascio-comunista.  Otros se han inventado otros popurrís. No hay más que escuchar a Ortega Smith para formar un carnaval. Y lo que yo digo es que no solamente nos encontramos  con una nueva  involución de la estrategia política del PP sino ante una distorsión de la realidad  ideológica de nuestro país. Que Iturgaiz  lance piropos a Abascal y crea conveniente que el PP debe fortalecer la alianza con Vox, a quien considera un partido de derechas, supongo que, aparte de hacer reír a los vascos, nos hace preguntarnos si los conceptos socialismo, comunismo y fascismo han cambiado tanto que ni siquiera  los mismos neofascistas se reconocen a sí mismos. O mienten.  

Lo que yo pretendo, pues, es recordar que la base del socialismo y del comunismo es, en síntesis, la abolición de la propiedad privada, la desaparición de las clases sociales y la planificación de la economía por el Estado. Luego, si los mismos que lo pregonan hacen otra cosa, a mí no me mire. Y que me diga alguien con ojos para ver si aquí hay nada de esto ni algo que se le parezca.   Aquí, hay propiedad privada, clases sociales y multinacionales para parar un tren. Aquí, se vive en el capitalismo controlado por el sistema financiero y una democracia tutelada por la UE. La cadena del capitalismo...

-Pare el carro, amigo,  –me interrumpió mi amiga Jacinta, la del puesto de verduras y frutas- que aquí cuecen habas como en todos lados. No venga a darnos discursitos de los suyos. ¿Es que no presta atención a lo que está pasando, no oye el rún-rún de los tractores? Y déjese de cadenas: las únicas cadenas son las de los supermercados y distribuidores que nos atan a unos precios que no son el resultado de la oferta y la demanda sino monopolistas. Es un camelo el credo de esos que se llaman  liberales, que lo serán en su casa a la hora de comer. El mercado libre pasó a la historia hace tiempo y lo que hay es el libre movimiento de divisas y del capital,  disciplina de mercado para los pobres y un Estado niñera para los ricos. ¿O usted cree que este tomate vale lo que paga y que yo me estoy enriqueciendo? El mercado crea las desigualdades, que uno compite con otro... Para qué vamos a hablar del “otro”, que no soy yo ni mi Antonio ni ese vecino productor de alimentos. El “otro” es el “mercado”, ¿me entiende? Por eso pedimos que el Estado intervenga también para nosotros. Que haga algo. ¡Capitalismo, comunismo, socialismo, fascismo! ¿Dónde va a parar, buen hombre? Aquí, lo que no hay es vergüenza y sí mucho abuso y manipulación.

* Comentarista político

Opinión

Coronavirus y el mundo rural

JAVIER CABRERA DE CASTRO *

Dolores

Francisco García-Calabrés Cobo

Cuando llegue el martes

Miguel Aguilar

Primavera de duelo

Desiderio Vaquerizo

El virus y la familia

Magdalena Entrenas

Camus y ‘La Peste’

Antonio González Carrillo

Entender la realidad

Francisco José Bocero

Seres humanos

María Jesús Monedero

El arca de Noé

Milena Busquets

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

Anhelos

En estos tiempos de incertidumbre, en estos momentos de preocupación, no cabe otra cosa que ...

CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

'Arenga' a los vecinos

Oído en una comunidad después de los aplausos de las ocho: «Queridos vecinos, los que ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

La verdad duele

Ante la ruina que padecemos y con el fin de financiarnos para luchar contra el coronavirus, hemos ...

CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

Gente que vale

Solo quiero decir que en estos días de encierro forzoso por el covid-19 estoy viendo algunas ...