+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CARTA ILUSTRADA

Gracias, en 2018 he vuelto a sentirme torero

 

Fernando Martín Tortosa, en su etapa de torero. - LADIS

Fernando Martín Tortosa, torero de Córdoba
12/01/2019

El recientemente terminado año de 2018, en el que he conmemorado el 50 aniversario de mi alternativa, ha sido un año lleno de emociones. Nunca pensé que medio siglo después de aquel 19 de marzo de 1968 volvería a disfrutar esas sensaciones que sentí cuando en el patio de cuadrillas me saludó mi padrino, el maestro Diego Puerta, y mi testigo, el maestro Manuel Cano El Pireo, minutos antes de convertirme en matador de toros con ganado de Gerardo Ortega. Qué ilusión mas grande. Por fin alcanzaría mi sueño: ser matador de toros.

Ahora, en estos primeros días del año nuevo, quiero con estas líneas agradecer con todo mi corazón a las buenas personas taurinas que hay en Córdoba, con verdad, sinceras y capaces de hacerme feliz y orgulloso de ser torero de Córdoba. Y mi enorme agradecimiento a quienes me han organizado actos para recordar mi alternativa, pues han conseguido que me siga sintiendo vivo y torero a mis 74 años. No quiero olvidar a nadie en estas líneas: a Diario CÓRDOBA y a Ladis que me entrevistó en febrero de 2018, a Onda Cero Radio, a la Federación Provincial Taurina, a la Federación de Peñas Cordobesas, al Club Calerito, a Casa del Toreo, cuya placa de recuerdo me la entregó en el ruedo el genial torero Enrique Ponce en presencia de El Juli y a Ginés Marín, en la Feria de Mayo cordobesa. A la propiedad de la plaza de toros de Los Califas, a la Tertulia Taurina El Castoreño, a los amigos de Un barrio Vivo, de Trassierra, que me ofrecieron un homenaje en la finca El Carrascal, al Club Taurino Finito de Córdoba y su Tauromaquia, a la Sacristía, a la familia de Antonio Gallardo, a la Tertulia Taurina Añeja Juventud, al escritor Paco Laguna, al presidente del jurado del Trofeo Manolete, David Luque, a la emocionante «levantada» a Nuestro Padre Jesús Caído, de San Cayetano, en Santa Marina junto al monumento al más grande torero de la historia: Manolete; al maestro y compositor de mi pasodoble taurino José Rodríguez López, de Cabra, y a la banda de música Cristo del Amor, de la plaza de toros de Los Califas, que lo interpretó en la Feria de Mayo. Y en definitiva a toreros, aficionados, periodistas, gráficos, amigos... A todos quiero daros las gracias de corazón y deciros que este año 2018 me han hecho todos ustedes sentirme vivo y torero.

Cuando un torero se retira, supone un cambio muy duro en su vida. Es una decisión que cuesta trabajo asimilar. Pero ahí estuvo apoyándome mi esposa Ángela, que me ha hecho inmensamente feliz y me ha dado unos hijos extraordinarios, continuando la historia con una nieta guapísima que nos tiene locos. Me considero un hombre con suerte: soy cordobés, he sido torero, y he formado una familia maravillosa. Soy feliz, qué más puedo pedir. Por todo esto doy gracias a Dios.

Opinión

Seres humanos

María Jesús Monedero

El arca de Noé

Milena Busquets

El vecino

Raúl Ávila

La jauría ¿humana?

Federico Medina Ramírez

Volver a la normalidad

Clara Gregorio Rey

Sobrevivir

Emma Riverola

La pregunta

José Manuel Ballesteros Pastor

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

Residencia de mayores

Desde la Residencia de Mayores Séneca, le escribo para enviar un agradecimiento a los cuerpos de ...

CARTAS AL DIRECTOR / AL AYUNTAMIENTO

Tomen medidas urgentes por el confinamiento

Por favor, hagan llegar a los responsables del Ayuntamiento que tienen que limitar el sacar ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

La incompetencia

Dice un refrán «cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar». Desde que al ...

CARTA ILUSTRADA

El aislamiento de los mayores

La sociedad vive ahora en su conjunto la reclusión obligada que han vivido muchas personas de edad ...