+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Dame fuego

¡Fuego!

 

David Márquez David Márquez
08/11/2018

Con esta pistola de agua dispararé a la cabeza de otro imbécil hijo de papá daselotodo, porque ya la palabra no funciona. Su siniestra excusa, su argumento acusador y, finalmente, la trola pura y dura ya no admiten discusión, ni verdad objetiva de los hechos con pruebas y señales. Creció bajo el aplauso, la permisividad, la «tolerancia», el entendimiento, siempre, de los demás hacia él. Porque él (o ella) vale tela, oh, sí: artista, amigo de sus amigos, trabajador, pero ante todo, buena gente. ¿Qué significa esto? Pues que sonríe, saluda, campechanea, sale, entra, en fin, gente sana: buena gente. Por eso merece ser va-lo-ra-do y sus fallos y faltas no son sino «accidentes». Somos los demás, oiga, los pelmas, con nuestro: «hombre, déjame pasar, cierra la puerta, por favor, mea dentro, si no es mucho pedir». No. Ni siquiera una buena hostia resulta eficaz porque esta gente ya no pelea, te denuncia. Así que fulminaré su recuerdo con un helado chorro de agua, una ráfaga transparente de mi flamante pistola, directa, entre los ojos del mamón insubordinado. Ya no existe. Con ella, una vez me relaje, también haré diana en la cabeza de otra joya, un enterao de esos que nunca cierran la boca, saben de todo y exhiben agudos comentarios, indispensables opiniones, añadidos, encabezados y cierres. Un tragador de documentales a medias, uno de esos analfabetos voluntarios que leen por encima y nunca asimilan e inventan lo que se les escapa o no entienden, y no escatiman, oh no, en soltar frescas tal que: «eso es (o no es) cáncer, aquello funciona así, tienes que, deberías, ya verás cómo». Para uno de estos burros sin educación ni sensibilidad va mi disparo, deliberadamente a bocajarro, esta vez en la nuca, bien frío. Y ya para terminar, encañonaré mi sien mirando a la luna llena y apretaré el gatillo, sonriente, riéndome de mí mismo, pasando página... Mientras lleno el cargador.

* Escritor

Opinión

May salva el primer escollo

Diario Córdoba

El pequeño Salah

Miguel Santiago Losada

La perversión

José Manuel Ballesteros Pastor

Vacuna de información

MARÍA González Cano-Caballero

Tipejos de interés

Cristina Pardo

Mi gran noche

Manuel Muñoz Rojo

Nada, que no hay manera

Ángel Pessini Tevar / Córdoba

Ana Sáenz, ‘Pipa’

Diario Córdoba

Marina Castaño

Diario Córdoba

Lectores
Carta ilustrada

Nada, que no hay manera

Nada. Que no hay manera de que adecenten los arcos tapiados del Patio de los Naranjos. Esta ...

CARTAS AL DIRECTOR / CALLEJERO

¿Y la calle de Berhanyer?

Hoy han decidido el cambio de nombres fascistas del callejero, cosa que me satisface, pero a la ...

CARTAS AL DIRECTOR / ENSEÑANZA

Segrego a mi hijo

Estoy esperando que la policía llegue a mi casa, porque seguro que la Junta de Andalucía ya me ha ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

Al hospital Reina Sofía

Una vez pasados los días de hospitalización de mi esposa, deseamos expresar nuestro agradecimiento ...