+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Flechas incendiarias

 

CARLOS Rivera
26/09/2013

Me viene a la memoria el momento histórico de la inauguración de la olimpiada de Barcelona de 1992, cuando aquel arquero entusiasta, Antonio Rebollo, lanzó la flecha certera que encendió el pebetero de la llama olímpica. Mágica noche en la que el Mare Nostrum se nos metió en la conciencia de nuestra cultura mediterránea mientras el inolvidable Fredy Mercury acompañando a Monserrat Caballé encendía los primeros juegos olímpicos de España en el nombre de Barcelona. Por fin fuimos conscientes de haber alcanzado aquella noche la modernidad, la europeidad y la universalidad verdaderas tras tantas vanas promesas de unidad de un destino que tardamos siglos en conquistar después de haber perdido un imperio del que fanfarronear diciendo que era tan grande que nunca en él se ponía el sol. Tanta retórica tenía que ser única y cierta aquella noche, con un gobierno socialista, el de Felipe González, cuyo mayor mérito fue habernos llevado a la modernidad, y una ciudad que tenía no sólo un proyecto olimpico sino un ambicioso proyecto urbanístico que puso a sus pies el mar Mediterráneo y a los ojos del mundo un proyecto de ciudad cosmopolita, nada parecido ni por asomo a ese proyecto de un Madrid y un país gobernado por una derecha errática y comisionista, más partidaria de eurocasinos estilo Las Vegas que de proyectos olímpicamente insostenibles en vergonzosas demostraciones de catetismo idiomático. Una derecha en actitud política de permanente enfrentamiento con Cataluña, contrario a lo que Don Ramón Carande llamaba "escribir la historia bajo palabra de honor", o peor aún, con dogmática ideología. Allá el señor Rajoy y su partido, que con flechas incendiarias en el pebetero de la política prefieren una confrontación con Cataluña de imaginarios réditos electorales a participar, con todas las consecuencias, en una negociación que requiere la responsabilidad plena del arco parlamentario. En la línea relativista del equilibrio en la cuerda floja que marca la postura unánime y uniformada de Rajoy y del PP no hay la menor fisura. Los argumentos de la izquierda de apostar de una vez por todas por un Estado federal quedan reducidos a ceniza. Eso ocurrió también con los debates de los estatutos de Cataluña y Andalucía, que fueron recurridos en su día al Tribunal Constitucional, presidido por un señor que no tuvo reparos en ocultar su filiación política, por haber militado en el PP. Un Tribunal Constitucional que cuando se debatía el Estatuto de Cataluña no tuvo reparos en apartar por supuesta parcialidad manifiesta a uno de sus magistrados, el señor Pérez Tremps, nacido en Cataluña. Lo que es decir que, una vez más, la derecha española es fiel a sus inalterables principios fundamentalistas, con sus verdades absolutas mantenidas a base de agitación y propaganda. El cuadro es curioso y esperpéntico. Está pintado al estilo de las "pinturas negras" de Goya; pincelado en monocromía utilizando la tinta indeleble de una falacia retórica cual es la indisoluble unidad de la nación española, tan rica, tan plural y tan diversa como el pensamiento de sus ciudadanos. Esa posición tan negativa de la derecha a lo largo de toda la historia de este país se sostiene sin "enmendalla" no sólo por su visión exclusivista y patrimonial del poder político sino porque tienen, tuvieron siempre, miedo al futuro. ¿Qué sería de la pobre España sin ellos, los vigilantes de unas esencias tan racias? Fueron muchas las ocasiones perdidas hasta llegar a la Transición de 1978, arrancada tras largos pactos y renunciaciones porque no había otro camino. Largo y dificultoso fue el parto de aquella Constitución que la mayoría de la derecha aceptó como una especie de "trágala" y que hoy curiosamente defienden como si fuera inmutable y eterna cuando es evidente que necesita cambios, y no sólo en los estatutos de autonomía, para adecuarla a las nuevas necesidades y problemas de los tiempos que corren. Años llevan desde la derecha lanzando flechas de intolerancia olímpica hacia Cataluña, educando en el odio a lo catalán a los ciudadanos ignorantes, desde las campañas contra el cava a los desprecios del nacionalismo españolista. Con tanto agravio del poder central desde 1714 todavía habrá que darles las gracias a Cataluña por seguir siendo parte de España.

* Poeta

Opinión

Las pirámides de Beirut

Miguel Ranchal

Elecciones en EEUU

Francisco Pineda Zamorano

Somos de tocarnos

Francisco García-Calabrés Cobo

Los nuevos delincuentes

Antonio J. Mialdea

Populismo

Ricardo Rivera Pereira

De Troya a Buridán

Francisco García-Calabrés Cobo

Coacción a la libertad

Abogado MARCOS Santiago Cortés

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
3 Comentarios
03

Por Upps 13:36 - 26.09.2013

"la derecha española es fiel a sus inalterables principios fundamentalistas, con sus verdades absolutas mantenidas a base de agitación y propaganda". Me pregunto, Sr. Rivera, si los principios fundamentalistas, las verdades absolutas, la agitación y la propaganda son privativos de la derecha. En ninguno de sus artículos he apreciado nunca ni la más ligera sombra de un matiz. Tal vez, de vez en cuando, no sea perjudicial ver la viga en el ojo propio, antes de criticar la paja en el ajeno.

02

Por Y que conste que ni soy del PP ni de derechas 12:45 - 26.09.2013

Cuando un catalán menciona la fecha de 1714 puedes reconocer su pelaje, es un nacionalista independentista de los pies a la cabeza. Esa fecha es un mito para el independentismo mucha fuera de Cataluña ignora que para los nacionalistas catalanes España invadió Cataluña en la guerra de sucesión, porque según ellos Cataluña era libre hasta entonces, y que España bombardeó y arrasó Cataluña, y que desde entonces Cataluña es un territorio humillado y expoliado por España. Difícil de creer, pero en Cataluña hay gente que se traga estas cosas, que las enseñan en los colegios y en las universidades. El ministro de propaganda del Tercer Reich, un nacionalista, hacía cosas parecidas para lavar el cerebro de los alemanes. En Cataluña se está alienando a la población al más puro estilo kafkiano, y al margen de las miserias que haya en España, del cagorrio que es el PP y la derecha española, lo que está sucediendo en Cataluña es un nacionalismo en eclosión y eso, si examina la historia acaba en fascismo, el nacionalismo es un componente del fascismo, lo fue con Franco, con Hitler, con Mussolini, pero siempre saldrán pseudointelectuales que te dirán que el fascista es el que critica su inutilidad intelectual, que es lo que sucede hoy en Cataluña.

01

Por Hombre de confianza 11:14 - 26.09.2013

Tiene razón con respecto al Estatuto de Cataluña. Tenía que intervenir el PP para enconar posturas. Hay una realidad intemporal que acabará imponiéndose: el sentimiento de la mayoría de catalanes. "educando en su odio a lo catalán" Dice usted bien. Es la verdad