+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

Fin de fiesta

 

Pasaron otras navidades. En la bandeja quedan aún polvorones, pero ya nadie los quiere. Aún están los adornos en las paredes, las cortinas y las puertas. ¡Quién pudiera detener el tiempo en un momento feliz, y hacerlo eterno! ¡Se ha quedado todo tan sin nada! En la ventana, una sola nube negra. ¡Cómo se apaga el cielo de la tarde! La casa se ha llenado de penumbras. ¿Qué secreta tristeza la ha vuelto vacía y silenciosa? Los recuerdos de risas y conversaciones se pierden por los cuartos abandonados. ¡Tantas ilusiones un mes antes! La lotería, el árbol, las visitas, las compras, el amor... Ahora, raptados por el gigante de un cuento roto, parece que no existieron nunca. Los sueños se han convertido, ¡una vez más!, en melancolía, porque vivieron en una realidad de mentiras y apariencias. Siempre ocurre lo mismo, y siempre construimos más sueños. Durante unos instantes, volvimos a creer en la inocencia. ¡Pobre ser humano, siempre abrazando aire y reteniendo agua; sonriendo tras las lágrimas para llorar de nuevo; engañándose con la esperanza; buscando amor y recogiendo soledad! La Nochebuena, las campanadas de fin de año, las felicitaciones de año nuevo, la noche de Reyes... Y la inocencia se perdió donde gime el olvido. Se despidió la burrita que iba a Belén cargada de chocolate; y el pastorcito con su rebaño; y los Reyes Magos en sus lugares remotos. Ahora, el silencio, los días sin luz, las largas noches y las fotografías. Ahí nos miran los seres queridos desde su tiempo congelado. Se fueron; todos se fueron. ¡Hasta el año que viene, mula y buey, árbol, molino, arroyo, instantes de inocencia!... Llueve gris sobre las calles solas. ¡Es tan frío el atardecer oscuro! La noche será interminable con su dolor de insomnio. ¡Quién puede soñar que vendrá la primavera y renovará sus rosas! ¡Quién espera ya que brote una nueva juventud, creyéndose dueña de la vida y del amor! Se dirá a sí misma que ningún dolor la atrapará jamás. ¡Lejano jardín de sueños!, ¿en qué tiempo perdido exististe alguna vez? De entre la tierra muerta, regresará la vida; otros ojos sobre los ojos tristes, otras manos sobre las manos viejas... Y así, otra Navidad; y otra voz que cantará alejándose: «La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va, y nosotros nos iremos y no volveremos más».

* Escritor

Opinión

La maternidad subrogada

Diario Córdoba

Japón encara un año crucial

Georgina Higueras

Nadie hizo nada el 1-O

Enric Hernández

Discursos comestibles

Cristina Pardo

El político eficaz

Francisco Javier Pereda

Con ocho basta

Francisco Dancausa

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Despedir a un padre nunca es fácil

Un gesto con sonrisa contenida se dibuja hoy en nuestro interior. Hoy la «entrega» y el «ejemplo» ...

CARTAS AL DIRECTOR / VALLE DE LOS CAÍDOS

El ejemplo de Alemania: ¡Sacad a Franco!

Ya que la derecha utiliza tan a menudo a Alemania como referente económico y político, quiero ...

CARTAS AL DIRECTOR / RECONOCIMIENTO

A mi hermana Carmeli, que tiene la rara costumbre de amar

Un cuarto de siglo estuvo mi hermana/ atendiendo enfermos en su propio hogar,/ su vida completa ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Las promesas de Juanma Moreno

Señor presidente de la Junta de Andalucía, antes de entrar en sus promesas electorales, como le ...