+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cielo abierto

Feminismo

 

Toda fiesta tiene su poema encendido de fiebre, con lumbre o desencanto. La fiesta de estos días, con las mujeres convertidas por acción o silencio en protagonistas de una posición sobre la titularidad de sus vidas, el festejo de las que han trabajado y las que no, las que han hecho huelga y las que no, la algarabía de la mujer que ha salido a la calle todos estos años con pancarta o sin ella, reivindicando una región propia de experiencia y dolor, de brillantez y esfuerzo, de lucha por la igualdad de derechos y su asimilación en la conciencia múltiple de los días, puede tener también su correlato lírico, su aliento de paciente intensidad. Por eso he celebrado el Día de la Mujer Trabajadora leyendo a tres poetas cordobesas: Juana Castro, Matilde Cabello y Ana Castro. Hay más y estupendas, y vienen unas jóvenes muy buenas. Pero quería volver a territorios conocidos y hondos, volver a pisar tierras de raíces profundas. La poesía es militancia de la condición humana y lo es especialmente en estas tres mujeres. Como Juana Castro, un factor referencial --y diferencial-- de la poesía cordobesa reciente no solamente escrita por mujeres, sino de la poesía en general. Pienso siempre en Los lugares oscuros: cuántas mujeres entregadas a ese cuidado lento de la vejez caída, una memoria familiar en fuga mientras también la vida se diluye al final de los cuerpos. Pienso en Matilde Cabello, quien mejor puede hablarnos de Wallada, la princesa andalusí, esa sensualidad brillante de la mujer que aspira a su destino y decide escribirlo. Y pienso en la más joven, Ana Castro, reciente Premio Solienses, que ha descubierto una identidad en su libro El cuadro del dolor, con todas las mujeres familiares y la maternidad a fuego, temblor y deseo, con un poema tan bueno como Las hilanderas: manos de mujeres enlazadas en una costura de la vida. Son mujeres fuertes que han sufrido dentro y fuera del poema. Son también mujeres que nos besan los ojos antes de salvarnos.

* Escritor

Opinión

Las cuentas del Consejo Europeo

Gabriel M. Pérez Alcalá

El subsuelo

Magdalena Entrenas

La hora del rey

Miguel Aguilar

No somos tan buenos

Marcos Santiago Cortés

Un final deshonroso

Joaquín Rábago

Salvar la monarquía

Francisco Dancausa

Mucho más carilla

José Manuel Ballesteros Pastor

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...