+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cielo abierto

F. Garea

 

Fernando Garea, ya expresidente de la Agencia EFE, en una fotografía tomada en marzo del 2019. - EFE/JAVIER LIAÑO

Intento imaginar la cara de Fernando Garea cuando el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, le comunica en un Rodilla su cese como presidente de la agencia EFE. La meca de los sándwiches en el viejo Madrid, pero también en este nuevo tiempo de pactos increíbles. El modus operandi recuerda al empleado con María José Rienda, avisada por teléfono por el ministro de Cultura y Deporte, Rodríguez Uribes, de su cese como Secretaria de Estado para el Deporte. La esquiadora olímpica llegaba de Estocolmo, donde asistió a la final del Europeo de balonmano ganado por España. Por teléfono: Oye, que lo dejas. La sustituta fue Irene Lozano, autora de la autobiografía de Pedro Sánchez sin que el nombre de Lozano apareciera en la portada. Toma honestidad. El hombre de las tesis doctorales de humo o infumables comunica así sus decisiones: por teléfono o en una cafetería, cuando uno está pendiente de elegir el sándwich. «Una agencia pública de noticias no es una agencia de noticias del Gobierno, ni siquiera una agencia oficial», ha afirmado Fernando Garea en su comunicado posterior al cese. Fue nombrado presidente de Efe en julio de 2018, tras la moción de censura a Mariano Rajoy. Lo sustituirá Gabriela Cañas, que no le ha escrito a Sánchez ningún libro -que sepamos- y ha sido corresponsal de El País en Bruselas. Durante este año y medio la agencia EFE presidida por Fernando Garea denunció el éxodo de cientos de miles de niños venezolanos abandonando sus estudios y dejando el país. Un día antes de su cese, EFE publicó un vídeo con unos refugiados en el basurero municipal de Paracaima, en la frontera de Venezuela con Brasil, buscando cobre y restos de comida entre una nube de buitres. EFE no ha sido una agencia de noticias del Gobierno y ha informado sobre Venezuela con objetividad. Garea es un buen periodista que además ha tratado con respeto a la oposición. Su cese es otra muesca en el revólver de esta presunta renovación democrática.

* Escritor

Opinión

Coronavirus y el mundo rural

JAVIER CABRERA DE CASTRO *

Dolores

Francisco García-Calabrés Cobo

Cuando llegue el martes

Miguel Aguilar

Primavera de duelo

Desiderio Vaquerizo

El virus y la familia

Magdalena Entrenas

Camus y ‘La Peste’

Antonio González Carrillo

Entender la realidad

Francisco José Bocero

Seres humanos

María Jesús Monedero

El arca de Noé

Milena Busquets

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

Anhelos

En estos tiempos de incertidumbre, en estos momentos de preocupación, no cabe otra cosa que ...

CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

'Arenga' a los vecinos

Oído en una comunidad después de los aplausos de las ocho: «Queridos vecinos, los que ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

La verdad duele

Ante la ruina que padecemos y con el fin de financiarnos para luchar contra el coronavirus, hemos ...

CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

Gente que vale

Solo quiero decir que en estos días de encierro forzoso por el covid-19 estoy viendo algunas ...

   
1 Comentario
01

Por Pilniak 13:54 - 22.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Cuando en el mandato de José Antonio Nieto se nombró al Sr. Azaustre como uno de los responsables de Cosmopoética nadie dijo que se estaba derechizando el evento, pero cuando la agencia EFE nombra como directora a una periodista de El País, periódico en el que también trabajó el señor Garea y que es el periódico más importante de habla española, parece que se está cometiendo un crimen. ¿Habría sido mejor nombrar a Jiménez Losantos?