+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Entre líneas

Extravagantes que lo petan

 

Extravagantes que lo petan -

Juan M. Niza Juan M. Niza
11/07/2018

Ha nacido una nueva clase de dirigentes sociales y políticos. Porque así hemos dejado que sea: son los extravagantes.

Y para definirlos utilizo un término muy moderado que proporciona la Real Academia Española (RAE), cuyo propio nombre es tan preciso que no se llama Real Academia de la Lengua Española, como muchos creen que se denomina. Y es que cuando se creó no hacía falta. No había otra academia española.

Pues bien, la RAE define extravagante en su segunda acepción como «raro, extraño, desacostumbrado, excesivamente peculiar u original». Viene esto a cuento porque hace casi 30 años me llamó la atención la portada de una revista social de gran tirada que titulaba: «El retorno de los groseros», con una foto de Jesús Gil, todo un personaje que tras su éxito en tele 5 acababa de ser entronizado en 1991 como alcalde-imperator de Marbella.

Gil fue un precursor de una forma popular (por no decir populista) de ser extravagante y de entender la política. Un antecedente que, salvando todas las distancia, nos permite comprender más a Donald Trump, Kim Jong-un, los impulsores del brexit, Matteo Salvini, los ideólogos de los campos de (des)concentración entre Alemania y Austria... Incluso en la política local hemos tenido casos extravagantes. No me extenderé en esto último.

Porque se puede ser un revolucionario muy serio (Lennin, Che Guevara, Mandela, Gandhi), conservador con más o menos peculiaridades (Ronald Reagan, Churchil, Margaret Teacher), socialdemócrata, democristiano, liberal, radical, comunista... pero sin ser extravagante. De hecho, a estos líderes de antes y de ahora se les podrá adjudicar todo el resto de adjetivos del diccionario: de héroe a genocida y de sanguinario a glorioso. Pero no el de extravagante.

Y sobre todo, lo que llama más la atención es lo bien que se entienden los extravagantes entre sí, como escuché recientemente a un acertado analista político para explicar el éxito de la cumbre entre Trump y Kim Jong-un. Lógico, porque los extravagantes lo que no quieren es hablar con gente seria que aborde asuntos complicados con los argumentos densos que requiere todo problema complejo. Se aburren.

Habrá que luchar contra ello o adaptarse, porque en estos tiempos de la dictadura del ‘like’ en las redes sociales, de escasas letras en Twitter y de mensajes simplistas de pocos segundos en youtube, el extravagante es el que lo peta. De verbo ‘petar’, término admitido por la Real Academia (ha tenido que tragar) y que hace furor desde hace una década de una forma... digamos extravagante.

* Periodista

Opinión

El bucle infinito

CARMEN Lumbierres

Luis Almagro

Diario Córdoba

Puertas / Cabrera

Diario Córdoba

Más que una película

Desirée de Fez

¿Quiénes son violentos?

Miguel Santiago Losada

Deuda pública

Ricardo Rivera Pereira

Profeta en su tierra

Ricardo Crespo

‘Campeones’, camino de Hollywood

José Antonio López García

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / RECUERDO DE LOS 90

El acoso suena menos que el parapente

El pasado 28/8 aparece una carta al director con foto de un parapente, en el Diario CÓRDOBA. El ...

CARTA ILUSTRADA

Sobre la Mezquita-Catedral

Voy a opinar en nombre de muchos cordobeses que estamos viendo, alarmados y hartos, el uso y abuso ...

CARTAS AL DIRECTOR / COMPARECENCIA

Un embustero altivo en el Congreso

La soberbia disfrazada de Aznar, jaleada por Casado y los suyos, visitó la comisión de ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

A Serunión

Apreciada Itziar Íñigo Sobejano, representante de la empresa Serunión en Córdoba. A iniciativa de ...

   
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 11:43 - 11.07.2018

A veces, al leer a algunos Sres. Escribidores/creadores de opinión los veo sentados en una silla estilo árbitro de tenis, viendo a la gente normal y a la gente que dirige/manda a su derecha, bandos separados por el muro de cemento de los Trump, Kim Jong-un que impide se mezclen ambas clases de personas. Y, así, dicen: Ha nacido una nueva clase de dirigentes sociales. ¿Sin intervención alguna de los de este lado? – se pregunta el lector. Y aquí es donde entra nuestra discrepancia, porque, por mi edad, yo podía ser el padre del Kim Jong o de Pedro Sánchez por no irse tan lejos. Por tanto, a mí no me habría nacido un líder; yo habría criado, educado, …un dirigente. Estoy de acuerdo con el Sr. escribidor. No nos nace nada. Somos nosotros, la sociedad, los hacedores de hijos extravagantes, maleducados, hedonistas, trabajadores, responsables,…Lleva razón cuando afirma que somos nosotros los que hemos dejado que ahora un presunto remedo de Jesús Gil juegue con la bola del mundo. Habrá que luchar contra nosotros mismos. Adaptarse sería reconocer que los extravagantes somos nosotros. Y de tal palo,….