+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Un exilio poco republicano

Reflexión al cumplirse 80 años del éxodo por la guerra civil española

 

Un exilio poco republicano -

Reyes Mate Reyes Mate
09/05/2019

El exilio que hace 80 años emprendieron miles de españoles, huyendo de la muerte o de la cárcel, está siendo objeto estos meses de múltiples actos conmemorativos. Se aprovecha la ocasión para dar un repaso a la barbarie que supuso el golpe de Estado franquista y honrar de paso la memoria republicana.

Todas esas efemérides pueden ser vistas como una forma poética de justicia para quienes tuvieron que abandonar su país por haber defendido una causa justa. Justicia memorial, pues, para los exiliados, pero ¿también para el exilio? Hay que preguntarse, en efecto, si todos estos actos, que se presentan bajo el rótulo de exilio republicano, hacen justicia a lo que significa el exilio o, dicho en otras palabras, si el sentido del exilio se sustancia en legitimación del Estado republicano o apunta más bien a otra forma de entender la política.

Es innegable que muchos exiliados vivieron el exilio como un sacrificio por la República, esperando que un día pudiera fructificar en restauración. Algunos pocos, como María Zambrano o Max Aub, sin embargo, pensaron que con el exilio se cerraba una forma de entender el Estado y se abría otra que nada tenía que ver con el pasado.

Para entender esto hay que tener en cuenta la diferencia entre un exiliado y un refugiado (que nunca se va del todo) y un desterrado (que solo piensa en volver) o un transterrado (que cambia de tierra). El exiliado sabe que cuando se va, se cierra definitivamente la puerta de salida porque ese mundo que deja, desaparece. Descubre entonces que estar exiliado es ser exiliado. El exilio aparece entonces no como una circunstancia pasajera, sino como una forma de existencia. María Zambrano recurre a un término cargado de historia para explicar ese cambio: el exilio, dice, se convierte en diáspora. Es un término judío que los profetas acuñaron en el exilio de Babilonia.

Su particular Estado había sido derrotado por sus enemigos y, tras una penosa reflexión llegaron a la conclusión de que la forma política de existencia, propia del pueblo judío, era vivir en diáspora, es decir, dispersos por el mundo conviviendo pacíficamente con los demás pueblos. El exilio como diáspora significa renuncia a un Estado propio y una patria material. Es significativo que el libro donde cuentan su vuelta a casa se llame Éxodo.

María Zambrano toma prestada esa herencia para exprimir y expresar su experiencia de exiliada. Ya no tiene patria porque la ha perdido pero no renuncia a ella, solo que esta consiste en renunciar a cualquier reconstrucción identitaria. «La patria verdadera tiene por virtud crear exilio», dice lúcidamente.

La filósofa malagueña es ciertamente una excepción porque son pocos los exiliados que han reflexionado sobre su exilio. La mayoría vivieron con las maletas listas para el regreso. Lo que no deberíamos es privar a esa enorme experiencia de todo su alcance político, sobre todo hoy cuando el exilio, en su modalidad de migración, se ha convertido en el mayor problema político del mundo. El exilio abre una puerta a la universalidad que trasciende todo recuperación identitaria, incluida la republicana.

* Filósofo e investigador del CSIC

Temas relacionados
 
Opinión

Augures

Miguel Ranchal

Poderes previsibles

Alberto Díaz-Villaseñor

Satisfacción

José Luis Casas Sánchez

Ser escritor

Isabel Agüera

‘Morrosidad’

Rosa María Sánchez

Sobre el Día de la Arquitectura

Juan E. Benito Pérez

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Sobre el Día de la Arquitectura

El Colegio de Arquitectos de Córdoba programa cuatro líneas de acción en el marco de la efeméride

CARTAS AL DIRECTOR / CATALUÑA

Autoridad y libertad

Existen dos palabras claves en todo orden democrático: autoridad y libertad, que no son conceptos ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Al doctor Sánchez, experto en economía

De un tiempo a esta parte, supongo que bastantes españoles se habrán dado cuenta de los progresos ...

CARTAS AL DIRECTOR / BOMBARDEO EN SIRIA

Carta del arzobispo Kissag Mouradian

Con profundo dolor recibí la noticia de un nuevo bombardeo del gobierno turco en el norte de ...

   
1 Comentario
01

Por Unlocal 10:47 - 09.05.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Exiliados “por haber defendido una causa justa”. Sistemáticamente todos los exiliados defendieron una causa justa. Pues no. Miles de esos exiliados se dedicaron de noche y de día a asaltar casas particulares, iglesias y conventos, a sacar a mujeres, hombres y menores de edad y darles el paseíllo en las cunetas. Población civil indefensa que era “ajusticiada” (a cientos de kilómetros del frente donde se luchaba) por esos “defensores de causas justas”. Cuando se hable de exiliados, diferénciese, por favor.