+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

¡Estos hijos!

 

Nosotros, los abuelos de la Transición, somos los responsables de esta ola de cinismo y estupidez que va creciendo en epidemia. Heredamos de nuestros padres la reconciliación ante el odio, y en vez de cuidar y disfrutar de esa herencia, para legarla a nuestros hijos definitivamente injertada en nuestra historia, nos dedicamos a tomar el poder para dilapidarla, porque nos dijimos mejores que nuestros padres y teníamos que hacer nuestra propia Transición hacia la violencia renovada. Convertimos la hierba sembrada para tapar definitivamente los campos del odio en un mazacote intransitable de confusión. Y nos inventamos motivos para la revancha. Y parimos esta generación de cínicos y estúpidos, que gracias a nuestras rancias manipulaciones nunca se han enterado de lo que llevó a España a la ruina histórica y moral. Nosotros, los padres ya abuelos, nos dedicamos entonces en las escuelas, institutos, universidades, películas, novelas, discursos, periódicos a pasarle nuestra revisión a la Guerra Civil y a la Dictadura; nosotros, que nos habíamos amamantado del desastre. Pero el caso era medrar. Y caímos en recrear una Guerra Civil y una Dictadura de buenos y malos. Los malos eran los otros, claro, y nosotros, los buenos siempre; y nos reinventamos un pasado con su rabia y su venganza. Esto sin contar con los que venían de ese pasado y se reciclaron cuando vieron que la Dictadura hacía aguas, y se las dieron de modernos riéndonos las gracias de nuestras borracheras, nuestras drogas y nuestros abortos. Y engendramos esta generación de cínicos violentos que no cumplen lo que hablan, y que en cuanto se les tuerce su poder, saltan con que hay que tomar la calle y hacer la revolución, y toda esta vaina trasnochada que ya va para cincuenta años, primero en el franquismo, luego en la transición y ahora en este caldo de manipulaciones, porque ellos sí tienen justificada siempre su violencia. ¡Qué bien lo hicimos! Y ahora a ver quién acaba con esta epidemia. Ya estamos viejos; solo conservamos esa imagen patética de revolucionarios de café de facultad, con nuestra barriga, nuestro belfo, nuestra alopecia y nuestra incontinencia urinaria. Pero conseguimos cumplir el objetivo: ya prospera nuestra violencia en nuestros hijos y nuestra nada en nuestros nietos.

* Escritor

Opinión

El violador eres tú

Magdalena Entrenas

La siesta del irlandés

Ramón de España

Grotesco

Francisco García-Calabrés Cobo

La Ciudad de la Justicia

Manuel Fernández

Lo que no mata engorda

Miguel Aguilar

La verdad desnuda

Pilar Redondo. Escritora / Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / FORMACIÓN

Réquiem por la Escuela Municipal de Idiomas de Baena

Concebida para suplir la carencia  de una Escuela Oficial de Idiomas, que los políticos de turno ...

CARTA ILUSTRADA

Contaminación visual en el Paseo de Córdoba

El Defensor del Pueblo Andaluz solicita al Ayuntamiento de Córdoba aclaraciones sobre la legalidad ...

CARTAS AL DIRECTOR / ESTADO DEL BIENESTAR

La indignidad de los Servicios Sociales Comunitarios

Me produce pudor y respeto hablar de ello, del deterioro y desgaste profesional de un servicio ...

CARTAS AL DIRECTOR / NUEVAS TECNOLOGÍAS

Atrapados en las redes

Caminaba con la cabeza agachada y sus manos enganchadas al móvil. Viviendo cada momento de su ...