+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

España en espiral

"Releo a nuestro novelista. Galdós es siempre un refugio seguro"

 

Ejemplar antiguo de los 'Episodios Nacionales' de Galdós extractados para lectura infantil. - ÁNGEL DE CASTRO

El pasado día 4 de este enero frío, el centenario de la muerte de Benito Pérez Galdós. Para sacudirme la abulia de tanta nada en la literatura actual, releo a nuestro novelista. Siempre es un refugio seguro, y siempre me lleno de espanto de que hayan pasado más de dos siglos en nuestra historia contemporánea, y sigamos dando vueltas y vueltas apresados en la misma violencia egoísta, como si nuestra raza se hubiese quedado fosilizada para siempre en una especie de idiocia histórica y política, que nos arruina y nos hunde en este lodazal de cretinos. Por eso os invito a releer Fortunata y Jacinta. ¡Qué maravillosa reflexión sobre esa clase social representada por Juanito Santa Cruz, que debería asumir la responsabilidad de guiar al pueblo, y sin embargo lo traiciona en las figuras de esas dos mujeres! Y la historia se repite, tozuda, como si hubiese sido poseída por un ente maniático, neurótico hasta en la coincidencia de las fechas. Más o menos cada treinta o cuarenta años, ¡vuelta al suicidio! Y si no, contad desde la guerra de la Independencia, 1808. 1833, primera guerra carlista; 1868, periodo revolucionario; 1875, restauración borbónica... Seguid vosotros, y así hacéis un poco de ejercicio patriótico, que falta nos hace, si es que nos queda algo de historia sin corromper he releído también Cánovas, el último Episodio Nacional. Y para aliviarme de tanto bodrio de novela histórica,, y he sufrido un temblor con la carta de la Madre, que cierra las cuarenta y seis novelas. Esta vez me he quedado sin resuello. Firmada en 1912, acaba: “Los políticos se constituirán en casta, dividiéndose hipócritas en dos bandos igualmente dinásticos e igualmente estériles, sin otro móvil que tejer y destejer la jerga de sus provechos particulares en el telar burocrático. No harán nada fecundo; no crearán una Nación...". Seguid vosotros, y así leeréis algo que valga la pena. Lo trágico es que no aprendemos y no aprendemos. ¿Por qué? Porque somos unos sanchos subidos sobre los hombros de nosotros mismos, hasta aplastarnos para nada; porque somos tan ruines, que nos dedicamos a destrozarnos para nada; porque somos tan egoístas, que nos dedicamos a engañarnos y arrinconarnos para nada. ¿Qué nuevas generaciones podremos engendrar sembrando siempre estas simientes?

* Escritor

Opinión

Un hombre bueno

Desiderio Vaquerizo

Hijos del campo

Juan M. Niza

Dioses de pacotilla

Marcos Santiago Cortés

Calle de en medio

Francisco Dancausa

Esperando valentía

Emma Riverola

Mascaradas

Miguel Ranchal

El 28F como símbolo

José Luis Casas Sánchez

Máscaras y mascarillas

Josep María Pou

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / ANDALUCÍA

A contracorriente

Por una u otra circunstancia nuestra región está abocada a nadar a contracorriente. Durante casi ...

CARTAS AL DIRECTOR / Agradecimientos

Ayuda al autismo

Aprovechando que el Diario CÓRDOBA nos brinda la oportunidad de mostrar nuestro más sincero ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTOS

Al hospital Quirón

Hoy, 20 de febrero, al encontrarme mejor, desearía dar enormemente las gracias al Hospital Quirón ...

CARTAS AL DIRECTOR / MAYORES

Pensionistas y farmacia

Dicen que la constancia es una virtud. La reiteración de los pensionistas en sus reivindicaciones ...