+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Al paso

Encuentro gitano

 

No hablo de encuentros en jornadas ni congresos sino en aceras paralelas donde el más joven iba para abajo y el pureta para arriba. Enchaquetados y con los abrigos echados por los hombros. Andaluces desde lejos y gitanos solo desde cerca por no ser muy morenos, pero dispuestos a serlo en verano; y no por disfrutar en la playa sino de currar cuando el sol más se recrea por esos mundos de Dios. Caminaban mirando para el suelo, para el frente y para el cielo pensando cómo resolver los problemas ajenos. Los andares los tenían de quien no se achanta porque sabe que nada hay más resistente, valiente, justo y listo que un hombre que se viste por los pies. Fue emocionante cómo pararon en seco cuando se cruzaron. El viejo se puso erguido con esfuerzo por la edad avanzada; iba limpio como el jaspe y cuidado por una prole que lo adoraba. Porque tras él, iban doce que se detuvieron también. Y es que al otro lado bajaba otro gitano que no era su pariente, que nunca lo había visto; ni falta que hacía porque él notaba que era de su misma estirpe: elegante, educado e indomable. El de mediana edad lo advirtió exactamente por el mismo motivo y atendiendo a los años, se cruzó para presentarle sus respetos y simplemente le dijo: «¿cómo estamos?». Ambos sonrieron como si hubieran estado juntos toda una vida en espíritu, pero físicamente separados por motivos de buscar el pan donde el pan esté. «Ahí vamos, que tengo aquí a un familiar malusquillo. ¿Y tú?». «Ea, míralo, igual. ¿Te hace falta algo?». «No. ¿Tienes lumbre?». «No.». «Quítate ya de fumar» --dijo el más joven--. «No puedo, me consuela mucho porque el humo me quita los malos pensamientos». «¿De dónde eres?» --preguntó atrevidamente el más joven cuando sabía que entre gitanos que se acaban de conocer, eso nunca se pregunta por aquello de las antiguas contrariedades--. «A ti sí te voy a dar el norte porque se te ve buena persona y porque, además, yo no tengo nada con nadie. Mira, mi abuelo era del Reino de Jaén, pero tuvimos que irnos por cosas que pasan y nos cambiamos los apellidos y tiramos para Francia. Hemos vuelto a los sesenta años porque dicen que aquí en Córdoba hay muy buenos médicos». Y antes de despedirse se repitieron la preciosa frase: «¿necesitas algo?». «No, estamos bien. Si vas por Montpellier allí tienes tu casa». «Ea, pues yo no te tengo que decir na». Así fue como dos perfectos desconocidos se trataron como hermanos y todo porque se notaron mutuamente que por donde andaban iban derramando educación gitana; pero de la de verdad.

* Abogado

Opinión

El bucle infinito

CARMEN Lumbierres

Más que una película

Desirée de Fez

¿Quiénes son violentos?

Miguel Santiago Losada

Deuda pública

Ricardo Rivera Pereira

Profeta en su tierra

Ricardo Crespo

‘Campeones’, camino de Hollywood

José Antonio López García

No, pero quizá

Diario Córdoba

Cambio de cromos

Cristina Pardo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / RECUERDO DE LOS 90

El acoso suena menos que el parapente

El pasado 28/8 aparece una carta al director con foto de un parapente, en el Diario CÓRDOBA. El ...

CARTA ILUSTRADA

Sobre la Mezquita-Catedral

Voy a opinar en nombre de muchos cordobeses que estamos viendo, alarmados y hartos, el uso y abuso ...

CARTAS AL DIRECTOR / COMPARECENCIA

Un embustero altivo en el Congreso

La soberbia disfrazada de Aznar, jaleada por Casado y los suyos, visitó la comisión de ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

A Serunión

Apreciada Itziar Íñigo Sobejano, representante de la empresa Serunión en Córdoba. A iniciativa de ...

   
1 Comentario
01

Por gañán de Fernán Núñez 10:54 - 24.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Usted cree que si la realidad fuese así,existiría algún rechazo? A todos nos gustan las buenas maneras. Ese tipo de educación y ese respeto por los demás sean de donde sean y tengan el color de piel que tengan. Las personas no tenemos razas.Somos sólo eso personas. El rechazo, es a la forma de vivir que adoptemos y eso,es igual para uno nacido en el Himalaya o en Fernán Núñez.